Tratamientos del cáncer de próstata, relato de un paciente
Cáncer de próstata

picture testimonial
/static/themes-v3/default/images/default/opinion/temoignage/intro.jpg?1516194360

Cáncer de próstata: tratamiento y vigilancia activa

A los 76 años de edad, @JEGEREMONK padece cáncer de próstata desde 2009. Con motivo del Mes de la lucha contra el Cáncer de Próstata, Movember, aceptó hablar con nosotros sobre su tratamiento, el control activo y los tratamientos alternativos para combatir mejor la enfermedad y convertirse en el actor de su curación.

¿Cómo se enteró de que tenía cáncer de próstata?

En 2009, después de los síntomas del adenoma. Consulté a un urólogo, mi nivel de PSA se había incrementado. Luego me hicieron una biopsia transrectal.

¿Qué tratamiento sigue y cómo lo vive?

En 2010, resección transurectal seguida de complicaciones hemorrágicas vesicales bastante desagradables. En 2015, el PSA incrementó y el médico me puso bajo vigilancia activa, es decir, sin tratamiento. Desde entonces, la tasa de PSA aumentó varias veces, 2 resonancias magnéticas y 1 biopsia transperinal confirmaron un nuevo cáncer pero todavía intraprostático, localizado, no muy extendido y no muy agresivo (gleason 3+3).

El control no es muy restrictivo, pero psicológicamente es difícil de soportar sin una opción terapéutica satisfactoria. El tratamiento por ultrasonido transrectal sería una buena solución, pero en mi caso no es recomendable porque está demasiado cerca de la uretra y podría dañarla. La radioterapia o la cirugía permanecen a la espera con sus inconvenientes significativos.

En diciembre, me haré una próxima resonancia magnética de la próstata que espero que sea favorable, como lo es mi último análisis de PSA. Inevitablemente, esto tiene un impacto en mis relaciones con mis seres queridos ya que es molesto para uno mismo e indirectamente para la pareja.

El cáncer de próstata es a veces un tabú para los hombres. ¿Ha tenido alguna preocupación sobre su virilidad, algún temor sobre una posible impotencia?

Sí, pero al final no soy impotente. Ya no tengo eyaculación prostática, sólo eyaculación glandular, es decir, limitada en volumen y fertilidad (¡pero tener hijos ya no es una de mis preocupaciones!).

¿Qué mensaje le gustaría enviar a los hombres que acaban de ser diagnosticados?

Primero, ¡tratarlo localmente lo antes posible! Luego, buscar un control que no sea, en realidad, sólo pasivo. Es necesario que sea activa, centrándose en la dieta, los suplementos dietéticos, la actividad física y especialmente la termoterapia, aunque todo ello no cuente con el apoyo de algunos profesionales y no esté científicamente establecido.

Aunque sólo sea por alivio psicológico, tener al menos la impresión de que se está haciendo algo por su salud, de lo contrario nos sentimos abandonados por la medicina, esperando a que el caso se vuelva dificil de tratar. Los tratamientos ciertamente tienen resultados convincentes, pero también tienen una serie de efectos secundarios inevitables y complicaciones potencialmente discapacitantes. El médico, e incluso el oncólogo, deben apoyar al paciente en este sentido y no esperar o mirar pasivamente. Este problema que se revela un gran dilema en el tratamiento, debe ser resuelto con un seguimiento más humano y una búsqueda de acción terapéutica.

¿Puede decirnos más sobre el control activo?

El control "activo", que actualmente es la norma en el proceso de cuidados, consiste en el seguimiento de: PSA, IRM, biopsias, exámenes clínicos, etc.... antes de iniciar cualquier tratamiento quirúrgico, radioterapia o cualquier práctica de una nueva tecnología como el ultrasonido de alta energía.

En mi opinión, aunque sólo sea para la comodidad psicológica del paciente, esta debería complementarse con otros métodos que no están científicamente reconocidos pero que, al menos por esta razón psicológica de apoyo moral al paciente, deberían tenerse en cuenta, ya que podrían ser beneficiosos, si se confirmara que no son perjudiciales, lo que parece ser el caso.

Estas son las dietas, la actividad física, los complementos alimentarios, las vitaminas en dosis elevadas, la medicina holística, la termoterapia, etc... información no oficial sobre estos métodos abunda, tal vez es razonable si las consideramos sólo como complementarias, ¿no?

Habla de comida, ¿qué dietas le interesan?

Las dietas comúnmente recomendadas son bajas en carbohidratos, en grasas, en proteínas de carnes rojas, en charcutería, en productos lácteos, etc... pero ricas en proteínas vegetales o en pescados grasos, en verduras verdes y en frutas rojas, etc...... Pueden ser más específicas como la dieta cetogénica, por ejemplo, o incluso como un ayuno más o menos riguroso.

¿Qué es la termoterapia?

La termoterapia consiste en calentar localmente el tumor a unos 42° por radiación no radiactiva, no está reconocida pero se practica en Alemania, en Holanda, en Suiza, en Estados Unidos, etc... No he tenido que usarla y sólo la estoy considerando como parte de un control activo de mi caso. Eventualmente me gustaría usarla antes de las terapias oficiales, efectivas pero pesadas y potencialmente acompañadas de efectos secundarios más o menos graves.

Es imposible que estas técnicas complementarias puedan reemplazar el tratamiento. Digo posiblemente porque espontáneamente, o quizás con estos métodos complementarios, la evolución del cáncer de próstata puede que nunca requiera su uso.

Muchas gracias a @JEGEREMONK por compartir su historia y sus expectativas sobre los tratamientos con nosotros.

Y tú, ¿qué tratamiento te gustaría probar o ya has probado?