Dieta y deporte contra la diabetes
Diabetes tipo 2

picture testimonial
/static/themes-v3/default/images/default/opinion/temoignage/intro.jpg?1516194360

COMO DIABÉTICO, TENER UNA BUENA HIGIENE DE VIDA ES PRIMORDIAL

Descubre en este artículo el testimonio de Michel, un miembro de Carenity que ha estado luchando contra la diabetes tipo 2 desde 2010.

Hola Michel, ¿cómo supiste que tenías diabetes tipo 2?

Buen día a todas y a todos. En 2010, me encontraba bastante mal y bajo de salud debido a una pancreatitis severa. Fue cuando salí del coma cuando supe que era diabético.

¿Te esperabas este diagnóstico?

Sí, escuchar la palabra "diabetes" fue difícil al principio. Tuve que descubrir por mí mismo cómo lidiar con eso. La buena surte en ese momento: mi hija estaba estudiando medicina, lo que me ayudó muchísimo.

Por ejemplo, estaba bajo el tratamiento prescrito por mi médico de cabecera, pero vi con varias señales que las cosas no iban bien. Así que gracias a unos cuantos consejos, consulté en nuestro hospital a un especialista en la patología que me dijo que suspendiera el tratamiento porque me hacía más mal que bien. Posteriormente mis análisis fueron mucho mejores.

¿Cuáles han sido las peores dificultades que has encontrado hasta ahora?

Al principio de mi diabetes, tuve que evaluar mis necesidades dietéticas durante mis jornadas. Me tomó mucho tiempo encontrar el equilibrio adecuado para evitar las hipoglucemias.

Creo que hay que conocerse primero. Por supuesto, es más fácil decirlo que hacerlo. Por mi parte, es más fácil detectar los síntomas de hiperglucemia (zumbidos, cansancio, bostezos...) en lugar de los efectos hipoglucémicos, más traicioneros.

Hoy dices que tienes un estilo de vida diferente. ¿Podrías decirnos más?

Curioso y emprendedor por naturaleza, rápidamente me interesé en lo que debería tener una dieta para diabéticos. Rápidamente me di cuenta de que el rigor en este tema era necesariamente apropiado. Me gusta cocinar, así que aposté primero por verduras crudas o cocción básica con agua y plantas aromáticas, carnes blancas, pescado y frutas a voluntad antes de los esfuerzos programados. El pan, estoy seguro, debemos seleccionar con multi- grano o harinas completas. En mi opinión es necesario no consumir pan blanco convencional. Para el desayuno, me preparo un yogur magro de frutas con stevia y avena. Cocino evitando la mantequilla, los aceites, excepto la ensalada y aquí selecciono aceites ricos como el aceite de oliva o de avellanas. Esta forma de alimentación estricta me permite de vez en cuando una pequeña pausa tipo un postre en un momento en el que sé que me moveré después.

Y cuando estoy fuera de casa, por lo general llevo conmigo algunos pasteles hechos con trigo y frutos secas.

Además, otro tema que creo que es importante es la actividad física. Noté desde el comienzo del camino del diabético que el deporte era ideal. Es cierto que no es fácil para todos, especialmente para las personas con movilidad reducida o para las personas mayores.

Dicho esto, moverme un poco todos los días ayuda a controlar mi peso, a tener una presión arterial perfecta y a pasar noches tranquilas. Personalmente estoy discapacitado por mi tobillo y durante más de un año, practico todas las mañanas la marcha nórdica. Es un deporte para todos y una buena manera de mejorar tu respiración. No hace falta ir al campo, lo hago en la ciudad.

De lo contrario, para mí también hay tareas domésticas. Y sí, frotar me hace sentir bien con el cuerpo y la mente. Es bueno saber que todo está limpio y ordenado emoticon blush

¿Qué mensaje te gustaría enviar a nuestros lectores?

Transmito mi mayor esperanza a quienes aún hoy dudan. Somos un país donde se tiene en cuenta la salud de todos, que nuestros investigadores y laboratorios han hecho todos los esfuerzos posibles para combatir todas las patologías conocidas, que por el momento tenemos, un sistema de salud envidiable, que tenemos los medios para informarnos y que varias organizaciones nos protegen. Entonces, juntos, digamos a nuestros hijos que es probable que algún día sean diabéticos. ¡Cuidado con la comida grasa y a los platos precocinados!