Elegir la diálisis peritoneal
Trasplante / Injerto

picture testimonial
/static/themes-v3/default/images/default/opinion/temoignage/intro.jpg?1516194360

COMO ACEPTAR LA ENFERMEDAD Y EL TRASPLANTE

Descubre la historia de Annelise Cottenet, secretaria de la asociación Montañas de esperanza (Montagnes d'espoir).

Annelise Cottenet tiene una mirada a la vez dulce y penetrante. Ella también tiene una sonrisa que llena el aire y un buen estado de ánimo fuera de lo común. El recorrido de su salud es tan confuso como aterrador.

Todo comenzó en 2009 cuando Annalise fue a vacunarse contra la gripe con su médico de cabecera y le dijo que a menudo tenía moretones en las muñecas y en los brazos (no causados por golpes). Su médico le da una receta para un análisis de sangre completo, diciéndole que no lo haga en seis meses, como de costumbre. Buena suerte, a la mañana siguiente, se levanta temprano para realizar su análisis de sangre.

Unas horas más tarde, recibe una llamada telefónica: "La esperamos en la clínica mañana, prepare una maleta, será hospitalizada". Annelise, que no es de naturaleza inquieta, se presenta con las manos vacías el día siguiente a las 8:30. "Todos me esperaban, lo encontré muy conveniente, se ríe, ¡el examen completo tomó solo quince minutos!" El veredicto, por otro lado, es indiscutible. "Me dijeron,"Estás al borde de la muerte, ni siquiera entendemos cómo puedes mantenerte en pie"".

Los riñones de Annelise estaban atrofiados, medían 3 y 4 cm (contra aproximadamente 11 cm para una persona sana). La joven es hospitalizada de inmediato para realizar un chequeo previo al trasplante, la diálisis se establece a continuación y su nombre es inscrito en la lista de espera para trasplantes. "El equipo estuvo genial, las enfermeras realmente me acompañaron y el médico me dijo: "Vamos a tutearnos de inmediato porque vamos a pasar más tiempo juntos que tú con tu esposo"", recuerda ella sonriente.

JEFA DE LA PANDILLA DE LA NEFRO

Annelise inicia una diálisis peritoneal, es decir que está "conectada" mediante un cable conectado al peritoneo todas las noches durante once horas y media. "Fue una elección, algunas personas están en contra, no quieren llevar el hospital a casa o no tienen espacio porque son máquinas grandes, y luego tienes que hablar de ello con tu familia, porque en este caso, ¡te traes el hospital directamente a tu cama!"

Al principio, Annelise rechaza su enfermedad. Ella siempre se siente en forma y continúa trabajando a tiempo completo hasta que su cuerpo dice “basta”. Luego pasa a media jornada con dificultad. "No quería admitir que estaba enferma, me llevó un año preparar los documentos para la demanda de discapacidad. Todo surgió de la nada, pero aprendí rápidamente, mi enfermedad se convirtió en mi fortaleza".

Es así como Annelise y su contagioso buen humor lanzaron Montañas de esperanza junto a Emmanuel Gastaud. "Soy alguien a quien le gusta el contacto, dice ella, apoyo mucho a través de los grupos de Facebook, pero no como miembro en línea. Envio mensajes privados, llamo por teléfono, me desplazo de un lugar a otro".

En Centro Hospitalario Universitario de Dijon, donde formó su "pandilla de la nefro", se reencuentra con nuevos pacientes y con sus familias para tranquilizarlos. Dirige cursos de capacitación para enfermeras de reanimación. Y de vez en cuando, se encuentra con familias de donantes fallecidos. "Es un intercambio muy valioso para ellos, y es una experiencia muy conmovedora para mí. Al principio no fue fácil y algunos receptores de trasplantes no pueden hacerlo". Annelise también tiene un blog y una página de Facebook donde habla sobre su vida cotidiana. Historia de ocuparse...

 

Descubre la experiencia de Annelise Cottenet en su blog y de su página de Facebook 

Descubre la página web de Montagnes d'espoir y el artículo que hemos dedicado a esta asociación.

avatar
el 22/2/18

Es increíble medimos nuestro capacidad de superación cuidando a las personas que quieres y no padezcan cuando tienes una enfermedad 

enhorabuena ?