flag es
flag fr flag en flag de flag it flag us
https://www.carenity.es/static/themes-v3/default/images/es/header/diabetes-tipo-2.jpg

Pacientes Diabetes tipo 2

ninguna respuesta

51 visualizaciones

Temática de la discusión


anonymous avatar Miembro Carenity • Animadora de la comunidad
Publicado el
Buen consejero

¿Tienes diabetes tipo 2? Como todos los que la padecen, no sientes ningún síntoma. Esta no es una razón para quedarse de brazos cruzados.

blood-sugar-blood-test-close-up-207381.jpg

Al tomar las cosas en mano, puedes hacer mucho para reducir tu nivel de azúcar en sangre, mantenerte en forma y desempeñar un papel activo en tu tratamiento. ¡Una inversión ganadora a largo plazo!

Regla nº1: ¡Activarse!

Aumentar la actividad física puede reducir el azúcar en la sangre, ayudar a perder algo de peso y mantenerse en buena salud general. En caso de diabetes temprana, la actividad física es incluso tan efectiva, si no más, que los medicamentos.

Sin embargo, a veces es difícil liberar tiempo para practicar deportes. Y seamos honestos, ¡la actividad física a menudo es una tarea ardua! Por lo general, es suficiente dar el primer paso para tomarle cariño: moverse reduce el nivel de estrés y puede ser una fuente real de placer, incluso una forma de recrear el vínculo social.

Aquí os dejamos algunas recomendaciones:

  • - Comienza por intensificar la actividad diaria, por ejemplo, subiendo las escaleras e ir de compras a pie en lugar de ir en coche. 20 minutos de caminata, además de la actividad habitual, pueden ser suficientes para bajar el nivel de azúcar en la sangre.
  • - Disfruta de actividades como la jardinería o el paseo de tu perros, que te permiten caminar más o al menos no sentarte. Los clubes de senderismo o incluso la recolección de setas son buenas excusas para salir de la casa.
  • - Poco a poco, puedes recurrir a un deporte real, como natación, ciclismo, caminar a paso ligero, aeróbic acuático... ¿La forma más fácil de mantenerse motivado? Inscríbete en una actividad de grupo en un horario fijo. Depende de ti encontrar la actividad que más te convenga.

Comer sin privarse demasiado

Esto parece obvio, pero vale la pena recordar que una buena nutrición es crucial para reducir los niveles de azúcar en la sangre y prevenir el empeoramiento de la diabetes. Los expertos son tajantes: perder el 5% de tu peso puede ser suficiente para mejorar significativamente el nivel de azúcar, ya que equivale a perder aproximadamente un 15% de grasa. Por lo tanto, no se trata de hacer una dieta drástica.

El objetivo es aprender cómo comer mejor y adoptar una dieta sana y equilibrada a largo plazo.

¿Las reglas básicas?

Tres comidas al día, suficientemente ricas, mezclando los diferentes grupos de alimentos y prohíbir el picoteo entre horas. Consultar a un nutricionista puede ayudar a detectar los malos hábitos y establecer un plan de alimentación más saludable que consiste en:

  • - Limitar la ingesta de grasas, especialmente grasas saturadas de origen animal, como mantequilla, salchichas, carnes grasas y privilegiar el aceite de oliva y otras grasas vegetales insaturadas.
  • - Limitar el consumo de azúcar, aunque los alimentos azucarados no tienen todos el mismo efecto en la glucosa en sangre, algunos tienen un "índice glucémico" más alto que otros.
  • - Evitar platos cocidos, demasiado salados, y concéntrarse en los alimentos lo menos procesados posible.
  • - Consumir más frutas y verduras, evitar las uvas y los plátanos, que tienen un fuerte poder "edulcorante".
  • - Preferir los cereales completos a los cereales refinados.

Seguir el tratamiento al pie de la letra

Como el resto de las enfermedades crónicas cuyos síntomas no se sienten, es difícil respetar la duración de las prescripciones de los médicos para la diabetes tipo 2. Además, las cifras lo muestran: el pobre "cumplimiento" del tratamiento concierne a la mitad de los diabéticos. Las consecuencias son fácilmente mensurables: aproximadamente la mitad de las personas con diabetes tipo 2 no logran los objetivos de glucosa en sangre necesarios para protegerlos de las complicaciones (estudio de Entred 2007). ¡La diabetes requiere un tratamiento diario y de por vida!

Pero cuidado: no te sientas culpable si olvidas tu comprimido de vez en cuando, le pasa a todos. Sin embargo, es mejor hacer lo posible y tratar de olvidar el menor número de dosis posible. Aquí hay algunos consejos:

  • - Intenta asociar tomar el medicamento con una actividad diaria, como cepillarse los dientes, el desayuno, etc.
  • - Usa alarmas en el teléfono, o incluso una de las mucahs aplicaciones de teléfonos móbiles que ayudan a administrar los tratamientos.
  • - Habla con tu médico sobre los efectos secundarios de los medicamentos para minimizarlos y comprender cómo funcionan las moléculas. Si no estás cómodo con tu tratamiento, ¡dílo! Existen varios medicamentos y es posible cambiarlos.

Intenta el autocontrol para actuar mejor sobre la enfermedad

El autocontrol se trata de medir tu propia glucosa en sangre, gracias a un lector portátil que permite analizar una gota de sangre en la punta del dedo. Esta es una práctica obligatoria para las personas con diabetes tipo 1 o con diabetes tipo 2 tratadas con insulina. No se recomienda de forma rutinaria en personas con diabetes tipo 2 y tratados con medicamentos antidiabéticos orales.

Sin embargo, si tienes problemas para tomar consciencia de tu enfermedad, seguir tu tratamiento o alcanzar tus objetivos de glucosa en sangre, el autocontrol puede ayudarte en varios niveles:

  • - Ayuda a motivarse para convertirse en un actor del tratamiento, ya que permite conocer los efectos casi en vivo de un medicamento, pero también de un alimento o de la actividad física sobre el azúcar en la sangre.
  • - Orienta al médico en la elección de los tratamientos y el ajuste de las dosis, lo que permite una mayor comodidad en la instauración del tratamiento.
  • - Es muy útil para ayudar a prevenir la hipoglucemia cuando se toman sulfonamidas o glinidas hipoglucemiantes, un tipo particular de medicamento antidiabético que puede causar hipoglucemia, especialmente al final de la tarde.

Rodéate bien y sé positivo

La diabetes no es una enfermedad benigna: no existe un tratamiento para curarla y las complicaciones pueden ser graves.

Para mantener la moral y desempeñar un papel proactivo en el tratamiento de tu enfermedad, es imprescindible obtener todo el apoyo que necesita. No dudes en hablar con tu familia o amigos, ni con las personas que también se ven afectadas por la diabetes tipo 2.

Fuente: Passeport Santé

Y tu, ¿qué consejos nos darías?

icon cross

¿Este tema te interesa?

Únete a los 74 000 pacientes inscritos en la plataforma, infórmate sobre tu enfermedad
o la de tus allegados y comparte con la comunidad

Únete

Es gratuito y anónimo