/static/themes-v3/default/images/default/home/bg-generic.jpg?1516194360

Pacientes Enfermedad hepática grasa no alcohólica

0 respuesta

18 visualizaciones

Temática de la discusión

Miembro Carenity • Animadora de la comunidad
Publicado el

La esteatohepatitis no alcohólica (EHNA) afecta principalmente al hígado. Sin embargo, los investigadores del Centro Alemán de Investigación de Diabetes descubrieron que también puede afectar otros órganos, incluido el páncreas.

Fotolia_50008472_XS.jpg

La EHNA, o esteatohepatitis no alcohólica, es una enfermedad hepática causada por una acumulación de grasa en el hígado, debido a un exceso de azúcares. Sin embargo, los investigadores del Centro Alemán de Investigación de la Diabetes (Deutsches Zentrum für Diabetesforschung, DZD) han demostrado que también puede alterar otros órganos, como el páncreas.

Una proteína responsable de la inflamación del páncreas

Publicado en la revista Diabetologia, el estudio muestra que la EHNA podría afectar órganos distintos del hígado, incluido el páncreas. En efecto, la enfermedad produce más glucosa, grasas peligrosas y algunas proteínas, incluida la hepatocina fetuina A, que se libera en el torrente sanguíneo y afecta a otros órganos, como el páncreas. Según lo explicado por el sitio de información de Pourquoidocteur, los investigadores expusieron células pancreáticas a esta proteína, lo que causó un aumento de la inflamación. Creen que la EHNA puede causar fibrosis que puede afectar el páncreas y "desencadenar o agravar la diabetes tipo 2".

Los riñones también podrían verse afectados

Según los informes de Pourquoidocteur, el estudio publicado originalmente en Scientific Reports muestra que la proteína hepatocina fetuina A también puede causar inflamación de los riñones, favorecida por la envoltura de grasa que los rodea. "El factor que dirige los cambios patológicos es el fetuina A, que es producida por un hígado graso", dice la profesora Dorothea Siegel-Axel, autora del estudio y diabetóloga de la Universidad Eberhard Karl en Tübingen (Alemania).

Enfermedad de EHNA: algunos factores involucrados

"La afirmación de que la obesidad causa la enfermedad en sí es demasiado vaga", dice el Dr. Hans-Ulrich Häring, miembro de la junta del centro, según declaraciones recogidas por Pourquoidocteur. Añadió que otros parámetros deben tenerse en cuenta: "Mientras otros parámetros tales como la gravedad de la EHNA, los niveles de hépatokine, o los cambios inducidos en otros órganos, no han sido evaluados, no podemos decir si una persona tiene un mayor riesgo o no".

Por lo tanto, es difícil encontrar una causa exacta para esta enfermedad. De acuerdo con las Directrices mundiales de la Organización Mundial de Gastroenterología, "la causa exacta de EHNA no se ha elucidado formalmente" porque no es la misma en todos los pacientes. Sin embargo, está estrechamente relacionada con la "resistencia a la insulina, la obesidad y el síndrome metabólico". El azúcar puede estar implicado porque detrás de la cirrosis EHNA a menudo se oculta la resistencia a la insulina. Este trastorno metabólico es la causa de otra enfermedad, la diabetes tipo 2. La cirrosis EHNA también puede ser causada por la obesidad, un nivel muy bajo de HDL (colesterol bueno) o un nivel muy alto de azúcar en la sangre (hiperglucemia). Al igual que la cirrosis alcohólica, puede promover el desarrollo de cáncer de hígado.

Aunque no todos los pacientes que padecen algunas de estas causas pueden desarrollar esta afección, es importante prestar atención ya que puede poner en peligro la vida y conducir a cirrosis, insuficiencia hepática y/o carcinoma hepatocelular.

Si el paciente tiene ascitis (acumulación de líquido en el abdomen), el médico prescribe diuréticos y recomienda una dieta baja en sal. A veces, las punciones son necesarias para eliminar el líquido presente en el peritoneo. El consumo de bebidas alcohólicas y alimentos azucarados debe suspenderse de inmediato. Cuando la insuficiencia hepática se vuelve muy grave y el hígado ya no puede realizar sus funciones, se indica un trasplante de hígado.

El sobrepeso y la obesidad pueden provocar muchas enfermedades crónicas, como "diabetes, enfermedades cardiovasculares y cáncer", según el Instituto de Cardiometabolismo y Nutrición. La OMS afirma que en 2014, más de 1.900 millones de adultos (18 años de edad) tenían sobrepeso, 600 millones de los cuales eran obesos.

Fuente: Medisite

icon cross

¿Este tema te interesa?

Únete a los 75 000 pacientes inscritos en la plataforma, infórmate sobre tu enfermedad o la de tus allegados y comparte con la comunidad

Es gratuito y anónimo