flag es
flag fr flag en flag de flag it flag us
/static/themes-v3/default/images/default/home/bg-generic.jpg?1516194360

Pacientes Esteatosis hepática no alcohólica (EHNA)

ninguna respuesta

14 visualizaciones

Temática de la discusión


anonymous avatar Miembro Carenity • Animadora de la comunidad
Publicado el
Buen consejero

Es una enfermedad emergente que se ha vuelto común, a veces grave, que afecta al hígado. El Profesor Didier Samuel* la describe así.

¿Qué significa NASH?

Profesor Didier Samuel. este término especialista es la abreviatura de Non Alcoholic Steatohepatitis: esteatohepatitis no alcohólica o EHNA. La esteatosis se refiere a la sobrecarga de grasa de las células hepáticas. La enfermedad por hígado graso en humanos se conoce desde hace mucho tiempo, pero dos hechos recientes (15 años) le han dado un nuevo relieve. En primer lugar, su frecuencia se ha duplicado en todo el mundo en paralelo con la generalización de la comida basura, el estilo de vida sedentario, las epidemias de obesidad y de diabetes. Y apareció una forma agresiva de esteatosis hepática, que no se conocía antes, y que puede evolucionar hacia la cirrosis y el cáncer, la NASH.

¿A cuántas personas afecta en España?

Se estima que el 26% de los españoles padecen de una esteatosis del hígado en diversos grados, que entre el 30-40% de estos pacientes tienen NASH, que evolucionará en el 20% de los casos a fibrosis y cirrosis. Se estima que el 30-40% de los pacientes  progresará a formas graves. Todo comienza con unas gotitas de grasa en las células del hígado. Esta sobrecarga causa una inflamación que induce la formación de un tejido cicatrizal (fibrosis) en el lugar de las células dañadas. El hígado se endurece, su estructura se modifica, hasta el punto de desorganizar, a veces, su arquitectura: es la cirrosis. Esto abre el camino a otras complicaciones: insuficiencia hepática, cáncer. A diferencia del hígado alcohólico, que nunca cancera antes de la etapa de la cirrosis, el hígado de la NASH puede saltarse esta etapa y evolucionar más rápidamente hacia estados malignos.

¿Qué factores son los que la causan?

Nuestra alimentación hipercalórica y nuestro estilo de vida sedentario. Un "síndrome metabólico", o al menos uno de los problemas que lo definen (sobrepeso, obesidad, diabetes de tipo 2, exceso de lípidos en sangre, presión arterial alta) existe en 8 de cada 10 pacientes con NASH. Estamos antes una enfermedad de la civilización nacida en los Estados Unidos hace diez años, mucho antes de que llegue a nosotros. Y, por supuesto, todas las enfermedades que atacan al hígado (alcohol, virus de la hepatitis, sobrecarga de hierro) ¡actúan como cofactores para la progresión de la enfermedad!

¿Cuáles son los signos clínicos o biológicos?

A parte de pesadez en el lado derecho del cuerpo, mencionada a veces, los síntomas a menudo faltan. El dolor es ausente. Algunas enzimas del hígado se modifican : el aumento de gamma GT muestra un sufrimiento, el de las transaminasas, bastante constante, una inflamación. Todo esto no es específico, pero tiene el mérito de alertar y de justificar los exámenes.

¿Qué exámenes son practicados?

No invasivos primero. Una ecografía mostrará un hígado grande muy brillante en la imagen (signo de esteatosis). Una resonancia magnética lo confirmará si es necesario. Un Fibroscan, otro examen ultrasónico, puede, midiendo la eslasticida del hígado, evaluar la importancia de la fibrosis y, mediante la atenuación de las ondas ultrasónicas, cuantificar la esteatosis. Al final del doble control, el Fibrotest detectará mediante un simple análisis de sangre, las substancias circulantes que reflejan una fibrosis en curso. Se realizará una biopsia, un procedimiento más invasivo, antes de comenzar un tratamiento. El análisis de la pequeña porción del hígado extraída permitirá un diagnóstico de absoluta certeza.

¿En qué consiste el tratamiento y cuáles son sus resultados?

Se basa en la dieta, la actividad física regular y el tratamiento de los cofactores de progresión (equilibrio de una diabetes, de una enfermedad cardiovascular, corrección de una hipercolesterolemia, interrupción del consumo de alcohol). Medicamentos muy prometedores contra la inflamación y/o la fibrosis del hígado se encuentran en una etapa avanzada de desarrollo (ácido obicílico, Elafibranor...), pero aún no se comercializan. Los estamos esperando. En un tercio de los pacientes, la dieta y el ejercicio regular son suficientes para estabilizar e incluso revertir la enfermedad. En la etapa de cirrosis, no hay posibilidad de mejora, de ahí la importancia de intervenir antes. En formas graves (cirrosis descompensada, cáncer), la única opción es el trasplante del hígado, posible hasta los 70 años: asegura un 80% de supervivencia a los cinco años.

*Jefe de servicio en el Centro Hepatobiliar del Hospital Paul-Brousse, Villejuif (Val-de-Marne, Francia).

Fuente: Paris Match

Calleja Panero J.L. y Crespo García J. Libro blanco de la Hepatología en España; Asociación Española para el estudio del hígado 2015; 189-195.

icon cross

¿Este tema te interesa?

Únete a los 74 000 pacientes inscritos en la plataforma, infórmate sobre tu enfermedad
o la de tus allegados y comparte con la comunidad

Únete

Es gratuito y anónimo