Tratamiento de la colitis ulcerosa

El tratamiento de la colitis ulcerosa se compone de un tratamiento de fondo y un tratamiento específico durante los brotes.
/static/themes-v3/default/images/default/info/maladie/intro.jpg?1516194360

El objetivo del tratamiento de fondo es reducir la frecuencia e intensidad de las crisis, con el fin de reducir las lesiones. En general, el tratamiento consiste en derivados del 5-ASA, los cuales se utilizan también durante los brotes. Sin embargo, la dosis es más baja.  Este tratamiento tiene la ventaja de reducir el riesgo de cancerización. Si este tratamiento no resulta eficaz, o es mal soportado por el paciente, entonces se recurre a los mismos tratamientos que para la enfermad de Crohn.

Para el tratamiento de los brotes leves o moderados, se administran aminosalicilatos (5-ASA) y corticoesteroides, por vía oral o rectal. Si el brote es muy intenso, se recurrirá a los corticoesteroides por vía intravenosa o a los agentes anti-TNFα.

Debido a la diarrea frecuente que acompaña esta enfermedad, es necesario seguir un régimen bajo en fibras (vegetales o animales) y en grasas, con el objetivo de reducir el volumen de las heces.

Intervención quirúrgica para tratar la CU

Cuando los medicamentos dejan de ser eficaces o en caso de complicaciones (hemorragia importante, perforación, megacolon tóxico, cáncer, etc.), aparecen lesiones en la zona inflamada.
En estos casos se contempla el tratamiento quirúrgico para retirar la totalidad o la práctica totalidad de las lesiones producidas en el colon, y de este modo aliviar los síntomas observados.

¿Te gustaría saber más sobre esta condición?

Únete a los 72 000 pacientes inscritos en la plataforma, infórmate sobre tu enfermedad
o la de tus allegados y comparte con la comunidad

Únete

Es gratuito y anónimo