«
»

Top

Me encontré con muchos diagnósticos erróneos antes de descubrir mi asma crónica y la NASH.

Descubre la historia de Anna, de 26 años, miembro de Carenity Italia, afectada por el asma y la NASH. De prácticas en una cooperativa solidaria y cansada de ir de un médico a otro, luchó durante muchos años para obtener un diagnóstico.

Hola Annie24, ¿podrías presentarte en unas pocas líneas?

Mi nombre es Anna, tengo 26 años, vivo en un pequeño pueblo de la bella Maremma toscana a pocos kilómetros del mar y actualmente estoy haciendo unas prácticas como secretaria en una cooperativa social.

¿Cómo te enteraste de que tenías EHNA y asma bronquial?

Me diagnosticaron asma bronquial a los 18 años. Vi a varios médicos que no entendían por qué no podía correr como mis compañeros de clase. El catarro se repetía demasiadas veces, sobre todo cuando estaba estresada y siempre tenía taquicardias. Todo el mundo pensaba que se trataba de un problema cardíaco, por lo que fui a ver a algunos cardiólogos. Durante una de las citas, uno de ellos tuvo una muy buena intuición y me prescribió una primera visita a un neumólogo. Pasé la prueba de la espirometría con metacolina y el veredicto cayó: "asma bronquial crónica de grado severo". Desafortunadamente, al no haber tenido crisis evidentes en mi infancia y al tener un diagnóstico tardío, mi patología se volvió crónica, pero mejoró mucho con los medicamentos apropiados.

Con respecto a la NASH, la historia es más o menos la misma: en cada ecografía desde mi adolescencia, resultaba que mi hígado siempre era brillante, es decir que la esteatosis actual daba una imagen completamente blanca de mi hígado, lo que hacía aún más difícil diagnosticar otras enfermedades hepáticas subyacentes. Sin embargo, los médicos echaron la culpa a mi sobrepeso (como tenía bastantes problemas respiratorios, no estaba haciendo suficiente actividad física) y solo me recomendaron que siguiera una dieta. El problema de la esteatosis hepática no ha disminuido ni siquiera variando la dieta. En 2012, sufrí una infección gástrica muy grave y desconocida, que se propagó a varios órganos, incluido el hígado. Primero consulté a un hematólogo, porque mis ganglios linfáticos estaban inflamados y era necesario evitar que causaran un linfoma o incluso una leucemia. ¿La concidencia? El mismo hematólogo también era oncólogo en el Hospital de Grosseto y había seguido a mi abuelo durante toda la fase de su lucha contra un tumor en el hígado, causado por una NASH, que había evolucionado a cirrosis y luego a cáncer. Durante la visita, mi madre enfatizó las similitudes de los síntomas con los de mi abuelo. Le mostró al médico mis últimas ecografías de la parte superior del abdomen: y así es como finalmente conseguí una cita en el departamento de hepatología del Hospital Cisanello en Pisa.

¿Esperabas este diagnóstico?

Esperaba el diagnóstico del asma, aunque no creía que fuera un asma tan grave; en lo que respecta a la Nash, fue más como una bomba porque antes todos los médicos me habían hecho entender que sólo tenía sobrepeso y que la situación podía revertirse con gran esfuerzo. El hígado graso, por otro lado, es una inflamación crónica del hígado, por lo que es una enfermedad que puede tener consecuencias graves.

¿Cuáles han sido las mayores dificultades que has encontrado hasta ahora?

La principal dificultad fue obtener un diagnóstico para ambas enfermedades. Consulté a muchos médicos, que incluso atribuyeron mis síntomas a enfermedades psiquiátricas. Afortunadamente, ¡los psiquiatras que vi no estaban de acuerdo! También me di cuenta de que cada médico hacía un diagnóstico diferente sin tener en cuenta la opinión de sus colegas, hasta tal grado que tuve que repetir los mismos análisis de sangre, porque un médico no confiaba en el análisis de otro laboratorio: en la práctica, no hay diálogo ni colaboración entre los diferentes centros médicos.

¿Estás satisfecha con tu tratamiento actual?

Estoy satisfecha con el tratamiento que estoy sigo para mantener bajo control el asma, porque desafortunadamente tuve la desgracia de conocer a un médico que, durante un año, me trató con un medicamento experimental estadounidense, que no solo no trata mi condición, y que incluso es muy poco aconsejable para los pacientes asmáticos. Durante un año mis síntomas empeoraron, lo que incluso me obligó a ir por urgencias varias veces al mes. Cuando decidí dejar a este médico, me trataron en el departamento de neumología de Grosseto, donde conocí a un médico muy competente, que se horrorizó cuando supo qué medicamento estaba tomando. Inmediatamente cambié de tratamiento y en una semana sentí una mejora real, con una disminución drástica de los ataques de asma agudos.

¿Qué te aporta Carenity en tu día a día?

Vuestra plataforma me da apoyo porque me gusta descubrir los testimonios de otros usuarios y cómo viven con la enfermedad: encuentro ejemplos reales a seguir.

¿Cuáles son las funcionalidades de la pájina web de Carenity que más utilizas?

Me gusta leer los artículos, especialmente cuando se relacionan con nuevos descubrimientos médicos, que podrían curar mis enfermedades en el futuro.

¿Qué mensaje desearías transmitir a nuestros lectores y otros miembros?

Me gustaría insistir en que, desafortunadamente, cada médico tiene su propia visión del diagnóstico, y que esta visión no siempre es científica u objetiva. Si sientes que tu médico no te está escuchando, acude a otro profesional de la salud y trátate lo mejor que puedas, no tengas miedo de pedir una segunda opinión.

Muchísimas gracias por este testimonio Anna.

 

 

avatar Louise-B

Autor: Louise-B, Content & Community Manager

Community Manager de Carenity Francia, Louise es también editora en jefe de la Revista de Salud para proporcionar artículos, vídeos y testimonios que se centren en las experiencias de los pacientes y que hagan oír sus voces. Con una formación multidisciplinar en periodismo, coordina la redacción de contenidos para las plataformas Carenity y facilita la experiencia de los miembros en la página.

Comentarios

avatar
el 16/1/19

@pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ hola a todos y a todas, ¿habéis leído este testimonio? ¿Qué os parece? ¡Compartid vuestras experiencias y opiniones!

Un saludo,
Andrea

avatar
el 22/1/19

Si, en mi caso, yo también me esperaba el testimonio del Asma, creo que es más fácil a deducir, aunque bueno, nunca te das cuenta de la gravedad. Y no hablo solo de esta enfermedad, sino de todas en general...

Muchas gracias Anne por dejarnos conocer tu experiencia, algún día yo también me atreveré a hablar.

Un abrazo,
Sabanda