«
»

Top

“Anemia, enfermedad de Hashimoto, insuficiencia aórtica, diabetes de tipo 1… esta es mi historia”

Descubre el testimónio de @pseudónimo oculto‍, miembro de Carenity. Ella nos ha hecho parte de su experiencia a través de este mensaje muy sincero y emotivo en el cual relata toda su historia llena de diferentes diagnósticos.

Una historia, una sucesión de diagnósticos

Esta es mi historia: todo empezó hace demasiado tiempo, casi no sobrevivo el primer día de mi nacimiento, porque fui sietemesina y pesaba apenas 1 kg. Recuerdo que unos años más tarde (no tendría ni 5 años), pregunté a mi madre por qué tenía que ir médico tan a menudo cuando yo no tenía dolor. A los 15 años me detectaron una anemia extrema: me inyectan hierro y tuve que pasarme todo el verano en cama. La anemia me ha acompañado casi toda la vida. A los 23 años me diagnosticaron hipotiroidismo debido a una tiroiditis de Hashimoto. Me trataron con Levotiroxina pero no me estabilizaron hasta que encontramos la dosis correcta, es decir, 88mg y no 100mg. 

entrevista93

Tenía un soplo en el corazón pero los médicos no me detectaban nada. A los 32 años me diagnosticaron insuficiencia aórtica de grado medio... me extirparon el útero a los 36 por desarreglos y para evitar una presión suplementaria en mi corazón. Poco después depués de una intervención por hemorroides me detectaron la Diabetes tipo 1.

Mi corazón ya no puede más. Resulta que cuando era niña, tenía válvulas, pero estas dejaron de crecer. Fue necesario ensanchar mi aorta en forma de embudo. Mi especialista dice que no tengo un cuadro autoinmune y tampoco soy celíaca. Parece ser que podría ser genético porque también tengo dos hermanas con hipotiroidismo y una con artritis reumatoide.

Situación personal: total incomprensión

Bueno, a día de hoy es la válvula mitral la que falla. Los médicos esperaban que fuera a mejor, pero pronto tendré que pasar por el quirófano. En cuanto a la diabetes, mi nivel de glucosa se está estabilizando y nunca he tenido que ir a urgencias, excepto una vez cuando tuve una ligera caída a 50: no había prestado atención hasta que me dieron espasmos. En estas situaciones, ¡la Coca-Cola me es muy útil! Sigo una dieta muy estricta, pero sigo débil, especialmente debido a mi ansiedad. 

Todas estas enfermedades me trastornan porque siento que mis amigos y familiares no entienden por lo que estoy pasando, hasta el punto de que acabo de pedir el divorcio. A veces también siento que los médicos no me toman en serio. Sin embargo, estoy de muy buen humor y tengo muchisimas ganas de vivir.

Cómo salir del pozo, cómo resurgir de sus cenizas

Ahora, comienzo porfin a salir del pozo. Creo que también tengo artritis o artrosis en los dedos de las manos, pero mi médico de cabecera está al corriente  y se hará cargo de esto. Soy fuerte, que remedio, aguanto el dolor, la escoliosis, los pólipos en el colón, el ojo vago... en fin, no sigo, jajaja. No me privo de nada, todo lo que agarro es para siempre.

“El ánimo es lo más importante, cuando carezco de él, todo se hunde”

Cuando estoy bien anímicamente puedo con todo, siempre creo que ya no me tocará nada más, que tengo el cupo cubierto, pero quien sabe... si esto llega algún día, encajaré el golpe. En fin, me siento como la personificación del Ave fénix, siempre resurgiendo de sus cenizas. A todo esto, ¡tengo 52 años y puedo pasar por 40!

Bueno. Este es mi testimonio: ánimo, paciencia y sobre todo, tener la fuerza para aceptar lo que no podemos cambiar. Mi consejo: al mal tiempo, buena cara.

¡Muchísimas gracias a @pseudónimo oculto‍ por este testimonio tan sincero!


Y tu, ¿sufres de varias patologías? ¿Cómo aprendiste a aceptar la enfermedad?


No olvidéis que también podeis hacer preguntas más abajo. No olvidéis que la experiencia de una persona, puede ser útil para otras.

avatar AndreaB

Autor: AndreaB, Community Manager

Especialista en marketing y en comunicación de formación, con experiencia en la creación de contenidos para los sectores del bien-estar, del turismo y de la salud. Ahora, como Community Manager de Carenity España, Andrea desea poder apoyar a todos los usuarios en la búsqueda de información, de consejos o simplemente, de consuelo.

Comentarios

avatar
el 27/3/19

Muchísimas gracias par este testimonio @pseudónimo oculto‍ ! Muchas gracias por tu sinceridad y por darnos fuerzas para seguir luchando!

avatar
el 30/3/19

Hola @pseudónimo oculto‍. Te diré que yo soy diabetica 1,desde los 16, ahora tengo 53 y me pasa igual que tu, así tengo 600, como 50, y lo normal para mi son 300, también tengo tiroides, un poco tocado el riñón, me falta medio pié, hice láser en los ojos, me estirparon ovarios, bueno no quiero ser cansina. Y también resurjo, que remedio, lo que pasa que ahora estoy muy cansada y no puedo conmigo, pero siempre tiro para adelante, y con la mejor de mis sonrisas. Te diré que yo ya estuve en coma 3 veces por subida, tenía 1000 y una por bajada, 25, y me pusieron una máquina de insulina en la cena, ya dos veces, estando ingresada y no fueron capaces de controlarla, así que hay diabetic@s como nosotras que tenemos que tener muuucha paciencia y mucho coraje, porque a mi la diabetes no me va a poder, tirar la toalla, un saludo y ojalá que lo consigas. 

avatar
el 3/4/19

@pseudónimo oculto ufff. 1000 de azúcar! En bajadas he tenido mínimo 22 pero en subidas no he llegado a 700. Querida amiga, tu caso es mucho más grave, cuando tu empezaste no estaba lo de la diabetes como ahora. Tu lo tuviste mucho peor. La insulina no es la de ahora ni tampoco estaba tan avanzado su control. De ahí que much@s que la desarrollaron por aquel entonces estén con los pies, riñones y ojos tan mal ... ánimo y a seguir..... un besazo.

avatar
el 5/4/19

Si, es lo que nos queda  seguir, muakkkks.