/static/themes-v3/default/images/default/info/maladie/intro.jpg?1516194360

Cuando un tratamiento médico deja de ser suficiente para mantener el funcionamiento adecuado de un órgano, puede ser necesario un trasplante. Las causas varían según el órgano de que se trate.

En relación con el trasplante de corazón, se distinguen principalmente dos casos:

- Los pacientes que sufren una enfermedad del corazón, una insuficiencia cardíaca grave e irreversible potencialmente mortal, son candidatos prioritarios para un trasplante de corazón. Para estos pacientes suele ser la única solución posible. 

- En pacientes que han tenido un cáncer y han recibido quimioterapia de forma regular, es frecuente que el corazón quede debilitado y no pueda garantizar su función de bombeo. En estos casos se recomienda un trasplante de corazón. En Francia, el 5 % de los pacientes de cáncer reciben posteriormente un trasplante de corazón.

No obstante, en este segundo caso deben reunirse ciertas condiciones, especialmente una remisión superior a cinco años si se trata de un cáncer reciente. Para los cánceres más antiguos se realizará un reconocimiento exhaustivo antes de recomendar un trasplante de corazón. Esto se debe principalmente al riesgo de recidiva asociado a los cánceres más antiguos y garantiza un índice de éxito del trasplante comparable al de los pacientes que no han tenido cáncer.

DIVERSAS CAUSAS DE TRASPLANTE

Son varios los motivos que conducen a realizar un trasplante pulmonar. Las enfermedades que conllevan una obstrucción de las vías respiratorias, con frecuencia asociadas al tabaco, la fibrosis pulmonar o la mucoviscidosis son las principales causas. Cabe señalar que para los enfermos con mucoviscidosis el trasplante pulmonar es la única opción de supervivencia una vez la enfermedad ha alcanzado su umbral crítico.

El trasplante hepático está indicado para los pacientes con una insuficiencia hepática en fase terminal. Esta situación se produce en los enfermos que padecen una enfermedad crónica como la cirrosis o una afección aguda como la hepatitis fulminante.

El cáncer de hígado es también motivo de trasplante hepático en un tercio de los casos.

El trasplante de riñón es necesario en el caso de insuficiencia renal o cuando se produce el fallo total del riñón (fase terminal de una insuficiencia renal).

¿Te gustaría saber más sobre esta condición?

Únete a los 76 000 pacientes inscritos en la plataforma, infórmate sobre tu enfermedad o la de tus allegados y comparte con la comunidad

Es gratuito y anónimo