Caballeros, por qué necesitamos más que nunca su médula ósea

/static/themes-v3/default/images/default/home/bg-generic.jpg?1516194360

Pacientes Trasplante / Injerto

0 respuesta

4 visualizaciones

Temática de la discusión


• Animadora de la comunidad
Publicado el

Según la Fundación Josep Carreras, el número de donantes de médula ósea ha aumentado más de un 23% por año desde 2016. 

man-1521551363.jpeg

La médula ósea (que no debe confundirse con la médula espinal) tiene un papel vital en el funcionamiento del cuerpo humano: está en el origen de la producción de células sanguíneas. En España, alrededor de 1.000 personas cada año necesitan un trasplante de médula ósea para tratar de curar enfermedades graves de la sangre, como las leucemias.

Para que sea posible el trasplante de médula ósea, se necesita una compatibilidad perfecta entre el donante y el paciente. En ausencia de un hermano compatible (1 entre 4 posibilidades), los médicos deben encontrar una persona compatible en el registro de donantes de médula ósea. En promedio, la probabilidad de encontrar un donante fuera de los hermanos del paciente se estima en 1 en 1 millón. Cuanto más amplio sea el registro de donantes de médula ósea, mayores serán las posibilidades de encontrar un donante compatible para un paciente.

Solamente 40% de hombres en el registro

¡Solamente un 40% de los inscritos en el registro español de donantes de médula ósea son hombres, y por lo tanto, estos representan el 64% de los donantes recolectados! Los médicos de trasplante siempre prefieren al donante con la mayor compatibilidad con el paciente, ya sea que el donante sea una mujer o un hombre. Sin embargo, cuando una opción es posible, son los hombres a los que se suele preguntar porque las células de su médula ósea están privadas de los anticuerpos que las mujeres desarrollan durante sus embarazos. Por lo tanto, estas células ofrecen una mejor tolerancia inmunológica del injerto en los pacientes. Pero, por supuesto, las mujeres también están invitadas a continuar su movilización.

La donación de médula ósea es uno de los regalos más hermosos que uno puede hacer durante la vida. En el 75% de los casos, las células de la médula ósea se extraen de la sangre y el donante las regenera a los pocos días. Para conocer las condiciones para convertirse en donante de médula ósea y preinscribirse en línea en el registro, es muy simple, solo vaya al sitio: Fundación Josep Carreras.

---------------------------------------------------------------------------------

"Mi donante me ha salvado la vida", Valeria, paciente trasplantada

"En noviembre de 2013, unos síntomas de dolor de estómago y dolor de espalda comienzan a volverse insoportables en unos pocos días. En cuidados intensivos cae el veredicto: tengo una leucemia linfoblástica aguda. Yo que nunca había estado enferma, con mis tres hijos pequeños, ¡es imposible! Se me acaba el tiempo: comienzo rápidamente los primeros tratamientos en habitación estéril. Incluso si reacciono bien a los tratamientos, unas semanas después me comunican que el trasplante de médula ósea es inevitable porque mi enfermedad es muy reincidente Desafortunadamente, mi hermano y mi hermana no son compatibles, así que tengo que esperar hasta que identifiquemos a un donante anónimo.

Seis meses después, mi médico me dice que el trasplante es preciso: varios donantes son compatibles conmigo... ¡Al final, una feliz elegida!

La organización de la nueva hospitalización comienza con sus temores sobre los riesgos del trasplante, pero con la esperanza de regresar a una vida normal. El estrés aumenta, la nueva separación de mis hijos me atormenta.

El protocolo es simple: mi cuerpo es preparado durante una semana para acomodar mi nueva médula ósea, finalmente el día D, y luego la espera a que las células madre de mi donante se ubiquen y empiecen a producir nuevas células... Finalmente, salgo de la habitación estéril después de largas semanas y puedo, finalmente, respirar el aire exterior y ¡abrazar a mis seres queridos! Soy una mujer nueva, cansada pero nueva.

Cada día después del trasplante es una victoria, mis visitas médicas están cada vez más espaciadas, incluso si tengo un seguimiento de por vida. Mi cabello vuelve a crecer, poco a poco encuentro una dieta normal y una vida social.

Celebro este año mis 40 años y mis cuatro años de trasplante. Mi donante me salvó la vida. Gracias a su gesto totalmente altruista, ¡ella me dio la oportunidad de vivir! ¡Estoy con mi esposo y mis hijos que puedo ver crecer!"

sang-1521551437.jpeg

---------------------------------------------------------------------------------

Nicolás donó su médula ósea: "Una experiencia humana emocionante"

"Acostumbrado a donar plasma o plaquetas, me he sensibilizado naturalmente a las comunicaciones sobre la donación de órganos y la donación de médula cuando iba a donar sangre.

El desencadenante fue la apelación en beneficio del hijo de un colega que solo podía ser tratado con una donación de médula ósea y que desafortunadamente murió a la edad de 4 años, por falta de encontrar un donante compatible. Poco después, las muertes sucesivas de mis padres por cáncer me hicieron dar el paso.

Al darme cuenta de que las posibilidades de ser compatible con un paciente eran mínimas, me sorprendió que me contactaran tan rápido la primera vez para verificar mi compatibilidad con un posible receptor. Después de realizar el muestreo de sangre adicional, no se probó la compatibilidad. Fui contactado nuevamente unos seis años después y esta vez se estableció mi compatibilidad con el receptor.

Entre los dos modos de extracción, quirúrgicamente en el hueso pélvico o por vía intravenosa, se seleccionó el primero. Operado temprano en la mañana, volví a casa a última hora de la tarde, de pié y autónomo. Solo sufrí unos cuantos días a causa de los moratones en mis nalgas superiores, y ahora ni siquiera se ve ninguna cicatriz en los dos sitios de las extracciones.

Esta experiencia me llevó tres días de mi vida y puede haber permitido que el receptor, que estaba esperando este regalo desde hacía tiempo, viva muchos días más. Puede ser frustrante no conocer el resultado del receptor. Esta frustración puede ser la misma para el receptor.

Finalmente, este episodio me brindó una experiencia humana emocionante con el personal involucrado en el proceso de extracción de muestras, así como con mis allegados. Solo puedo recomendar a todos que se inscriban en el registro de donantes, para poder vivir esta experiencia ".

fuente: Le Huffington Post y Fundación Josep Carreras