«
»

Top

Inmunología, anticuerpos y pruebas inmunológicas: ¿qué son?

Publicado el 16 mar. 2021 • Por Clémence Arnaud

Las enfermedades autoinmunes son una clase de afecciones que tienen consecuencias muy diferentes para las personas que las padecen. Aproximadamente entre el 5 y el 8% de la población mundial padece una enfermedad autoinmune, con una alta prevalencia en las mujeres (8 de cada 10 personas afectadas por una enfermedad autoinmune son mujeres).

¿Cómo definir las enfermedades autoinmunes? ¿Qué es un anticuerpo? ¿En qué consisten las pruebas inmunológicas? ¿Para qué enfermedades existen ya estas pruebas? 

Inmunología, anticuerpos y pruebas inmunológicas: ¿qué son?

Inmunología y enfermedades autoinmunes: definición

El sistema inmunitario tiene la capacidad de reconocer lo propio de lo ajeno y de desencadenar una respuesta para eliminar las células potencialmente dañinas. También puede eliminar las células anormales del organismo. Este sistema está formado por órganos y células. Pueden producirse varios tipos de reacciones inmunitarias: la inmunidad innata (se produce sin que el organismo conozca el antígeno) o la inmunidad adquirida (se produce cuando el organismo ha tenido un contacto previo con el antígeno).

Las enfermedades autoinmunes se producen cuando el sistema inmunitario ataca los órganos de una persona en lugar de protegerlos. Los elementos de nuestro sistema inmunitario (anticuerpos, citoquinas...) provocarán lesiones diversas y más o menos importantes según la patología. Más de 80 patologías forman parte de esta clasificación, podemos mencionar los cánceres, la artritis reumatoide, la esclerosis múltiple, el lupus sistémico...

Anticuerpos

Son proteínas cuya función es defendernos de las agresiones que puede sufrir nuestro organismo y, en particular, de los virus y las bacterias. Las inmunoglobulinas de tipo G (IgG) son las más comunes en el cuerpo humano. 

Estos anticuerpos, también conocidos como inmunoglobulinas, son producidos por el sistema inmunitario y, en particular, por unas células llamadas linfocitos B.

Estos últimos, en respuesta a la intrusión de un cuerpo extraño (antígeno) en el organismo, producirán anticuerpos. Los anticuerpos atacarán, neutralizarán y promoverán la eliminación del antígeno de forma específica. Cada anticuerpo tiene una especificidad para un antígeno y lo mantiene en la memoria. Esto significa que pueden producirse más rápidamente en caso de un nuevo ataque del mismo antígeno.

En las enfermedades autoinmunes, los autoanticuerpos se dirigen contra las propias células del individuo. No son 100% específicos de una patología y no permiten por sí mismos el diagnóstico de la misma.

Principio de las pruebas inmunológicas

Estas pruebas buscan los autoanticuerpos presentes en las enfermedades autoinmunes, pero también en otras enfermedades.

Test de inmunofluorescencia

Este método se aplica a las células sanas, pero también a la detección de células patógenas.

Test ELISA

Existen 3 técnicas de prueba ELISA diferentes:

  • el método directo: se mezcla previamente una inmunoglobulina con el antígeno. También se añade una inmunoglobulina libre. Tras el lavado, sólo queda la inmunoglobulina libre que se unirá al antígeno. Otra inmunoglobulina acoplada a una enzima se unirá a este complejo inmunoglobulina-antígeno. Una vez añadido el sustrato, el color percibido será proporcional a la cantidad de antígeno.
  • el método indirecto: el antígeno está presente en la muestra a analizar. Se añade una inmunoglobulina que se une al antígeno. A continuación, se añade una enzima y la adición posterior de sustrato creará una reacción coloreada proporcional a la cantidad de antígeno.
  • el método sándwich: el antígeno se une a una primera inmunoglobulina. Se añade una segunda inmunoglobulina que se une a este antígeno. Se añade un sustrato coloreado que es convertido por la enzima, dando una reacción coloreada proporcional a la cantidad de antígeno.

Uso de las pruebas inmunológicas en el cribado de ciertas enfermedades autoinmunes

Test en el marco del cáncer colorrectal

Para las personas de entre 50 y 69 años, se ofrece una prueba de cribado en el marco del programa nacional de cribado organizado. Este cribado consiste en realizar una prueba en casa, cada 2 años, para buscar sangre oculta en las heces.

Si se detecta sangre en las heces, se realiza una colonoscopia. Puede diagnosticar el cáncer colorrectal en una fase temprana, o incluso prevenir el cáncer al revelar pólipos o adenomas antes de que se conviertan en lesiones cancerosas.

Test en el marco de la artritis reumatoide

En la artritis reumatoide, los autoanticuerpos aparecen varios años antes de los primeros signos clínicos. Estos autoanticuerpos se denominan anti-CCP o ACPA.

Las pruebas biológicas miden los marcadores de inflamación (velocidad de sedimentación y PCR) y buscan la presencia de estos autoanticuerpos. También se analizan otros factores, llamados factores reumatoides.

El factor reumatoide es una inmunoglobulina, a menudo del tipo IgM, que tiene actividad contra la inmunoglobulina G. Se encuentra en el 80% de las poliartritis que llevan varios años de evolución, pero sólo en el 30% de las poliartritis que acaban de empezar.

Este factor no es específico (especificidad del 60 al 80%) para la artritis reumatoide, lo que significa que puede estar presente en otras enfermedades. Puede estar presente en las enfermedades infecciosas, en las enfermedades autoinmunes (10 a 20% de los pacientes con lupus, > 90% de los pacientes con síndrome de Sjögren, etc.) o en personas sin ninguna patología, especialmente en los ancianos.

Algunos equipos utilizan la determinación del genotipo HLA-DR.

Test en marco del lupus

Esta técnica busca los anticuerpos antinucleares presentes en el 99% de los lupus mediante inmunofluorescencia indirecta de las células Hep2. 

Los anticuerpos anti-DNA nativos son muy específicos para el lupus, especialmente si son altos. Sin embargo, no son constantes, ya que sólo están presentes en el 50-80% de los casos. 

Los anticuerpos anti antígenos nucleares solubles, o anti-ENA (Antígenos Nucleares Extraíbles) se dirigen con mayor frecuencia contra las ribonucleoproteínas nucleocitoplásmicas y se detectan mediante inmunodifusión por inmunoblot. Los anticuerpos anti-Sm se describen exclusivamente en el lupus, pero sólo están presentes en el 10-20% de los casos.

Los anticuerpos anti-Ro/SS-A y/o anti-La/SS-B se describen en el 30-70% de los casos de lupus, especialmente cuando hay lesiones cutáneas. No son específicos del lupus, ya que también se observan en el 40-70% de los síndromes primarios de Gougerot-Sjögren.

¿Este artículo te ha sido útil?

¡Comparte tu opinión e interrogantes con los miembros de la comunidad más abajo en los comentarios!

¡Cuidate!

avatar Clémence Arnaud

Autor: Clémence Arnaud, Asistente de marketing digital

Actualmente, Clémence ARNAUD es estudiante en prácticas en el equipo de marketing digital. Su papel es animar y moderar a la comunidad para que los usuarios tengan la mejor experiencia posible en la plataforma.... >> Saber más

11 comentarios


Granada9
el 17/3/21

Muchas gracias 


Eridania
el 17/3/21

Gracias , es muy interesante conocer 


Tintin007
el 18/3/21

Muy importante conocer muchas gracias


kika85
el 18/3/21

Gracias por la información🙂


Eridania
el 18/3/21

Gracias es bueno conocer 

También te gustará

Vacunas contra el COVID-19 y sus variantes: ¡te lo explicamos!

Vacunas contra el COVID-19 y sus variantes: ¡te lo explicamos!

Leer el artículo
Coronavirus o gripe, ¿cuáles son las diferencias?

Coronavirus o gripe, ¿cuáles son las diferencias?

Leer el artículo
¿Cuáles son los peligros de la venta sin receta de ciertos medicamentos?

¿Cuáles son los peligros de la venta sin receta de ciertos medicamentos?

Leer el artículo
El impacto psicológico del Covid-19

El impacto psicológico del Covid-19

Leer el artículo