«
»

Top

5 superalimentos que debes incluir en tu dieta diaria

23 nov. 2016

5 superalimentos que debes incluir en tu dieta diaria
Estar en forma no es algo fácil, sobre todo cuando luchamos contra alguna enfermedad, pero existen superalimentos que nos pueden ayudar a mantenernos mejor nutridos, con más enegría e inclusive prevenir algunas enfermedades. 
Es por ello que quiero compartir con ustedes estos 5 super alimentos y sus propiedades.

1. Arándano
El arándano forma parte de muchos estudios científicos. Es una fuente de antioxidantes que permite luchar contra algunas patologías diarias como inflamaciones en la boca y garganta, diarrea y azúcar alta. Un consumo regular de esta fruta puede ayudar a reducir los riesgos de cáncer y de enfermedades cardiovasculares. Recientemente también se ha descubierto que los arándanos tienen poderes reparadores en la perdida de la memoria y pueden prevenir el Alzheimer. Sus elementos hacen que las células del cerebro se puedan comunicar mejor y que eliminen las proteínas dañinas del cerebro.
Por otro lado, el arándano también ayuda a regenerar el pigmento violeta dentro de la retina, el cual se encarga de ayudar a ver mejor en la penumbra. Aún si algunas de las propiedades benéficas que se le atribuyen al arándano no han sido probadas científicamente, otras, como las mencionadas anteriormente, sí han sido comprobadas y es por ello que lo hacen un superalimento para mantenerse saludable. 

2. Betabel
El betabel es una fuente de ácido fólico, fibras y de compuestos orgánicos. Es uno de los mejores superalimentos debido a sus propiedades antioxidantes, pero también por ser rico en calcio, hierro, vitaminas y minerales. Es un vegetal lleno de nitratos que, entre otros, aumenta el desempeño deportivo. Además, según un estudio, el jugo de betabel ayuda a las personas de edad a luchar contra el Alzheimer, ya que dilata los vasos sanguíneos y ayuda a reducir la presión arterial. Está comprobado que el betabel ayuda a aumentar la taza de glóbulos blancos y rojos, lo que permite facilitar la circulación de la sangre. 

3. Chocolate negro
El placer de los superalimentos es el chocolate negro. Rico en antioxidantes gracias a sus flavonoides (10%), favorece la reducción de radicales libres en el organismo. El ácido esteárico presente en los ácidos grasos saturados y el hierro presente en el chocolate serán benéficos para el sistema cardiovascular, así como el magnesio contenido en el mismo. Un estudio reciente muestra también sus beneficios en los riesgos de arterosclerosis: el chocolate negro permite restaurar la flexibilidad de las arterias y evita la acumulación de placas de glóbulos blancos sobre las paredes arteriales. Forma parte también de los alimentos que ayudan a elevar el humor y que ayudan a luchar contra el estrés. 

4. Salmón
Es un pescado rico en Omega-3, en grasas y su contenido de lípidos varía según la especie. Es considerado como un alimento que disminuye los riesgos de enfermedades cardiovasculares y de mortandad por enfermedades coronarias. De hecho, los ácidos grasos omega-3 favorecen el buen funcionamiento inmunitario, ayudan a la presión arterial, a reducir los triglicéridos sanguíneos y a prevenir la formación de coágulos sanguíneos. Ya que está enriquecido en vitamina D, ayuda a la protección de los huesos, del corazón e impedirá el endurecimiento de las arterias. Algunos estudios afirman que el consumo del salmón puede contribuir a la prevención de problemas de humor como por ejemplo la depresión. El selenio presente en este pescado contribuye a la destrucción de radicales libres y a la conversión de hormonas tiroidinas en su forma activa, lo que permite luchar contra la fatiga. Es recomendado consumir salmón por lo menos 2 veces a la semana, quitando siempre la piel que contiene dioxinas. 

5. Té verde o negro
Los superalimentos se pueden encontrar también en las bebidas. Encontramos así los tés verde y negro, que contienen flavonoides y catequinas, los cuales tienen poderes antioxidantes. En cuanto al té verde, ciertos estudios demuestran que ayuda a reducir el nivel de colesterol y los problemas digestivos gracias a su fuerte concentración de catequinas. Otros estudios recientes suponen que el consumo de té verde permite prevenir los riesgos de cáncer de piel y pulmón. El interés de los científicos por el té verde no es reciente: sus beneficios son estudiados desde hace años y cada vez se comprueban más y más propiedades. 
Con respecto al té negro, nos referimos a una variedad de té más fuerte en cafeína. Mejora así las capacidades mentales y el humor en general, aportando también una mejor hidratación al cuerpo. Como el té verde, también tiene virtudes antioxidantes, además de una fuerte concentración de calcio que ayuda a proteger la masa ósea. Tomar tres tazas de té negro al día puede ayudar a reducir los riesgos de infarto en un 11%. 

----------------------------------------------
Recuerden siempre consultar a su médico si tienen alergia a algún alimento o si puede estar contraindicado con la dieta que deben seguir según su enfermedad.
Si conocen algún otro superalimento o tienen algún comentario no duden en hacerlo aquí :)

Slaudos,
Gilda
 

Passeport Santé

Comentarios

También te gustará

Diabetes: entender la dieta de bajo índice glucémico

Diabetes: entender la dieta de bajo índice glucémico

Leer el artículo
Seguridad informática, mejoras del sitio web... Conoce a Jérémy, responsable técnico

Seguridad informática, mejoras del sitio web... Conoce a Jérémy, responsable técnico

Leer el artículo
¿Qué enfermedades y medicamentos son incompatibles con la aspirina?

¿Qué enfermedades y medicamentos son incompatibles con la aspirina?

Leer el artículo
Los tratamientos del cáncer: bioterapia e inmunoterapia

Adamantinoma
Astrocitoma
Cáncer colorrectal
Cáncer de amígdalas
Cáncer de ano
Cáncer de boca
Cáncer de cuello uterino
Cáncer de esófago
Cáncer de estómago
Cáncer de garganta
Cáncer de glándula parótida
Cáncer de hígado
Cáncer de huesos
Cáncer de la pleura
Cáncer de la vesícula biliar
Cáncer de laringe
Cáncer de lengua
Cáncer de mama
Cáncer de nasofaringe
Cáncer de ovario
Cáncer de paladar
Cáncer de páncreas
Cáncer de piel
Cáncer de próstata
Cáncer de pulmón
Cáncer de riñón
Cáncer de testículo
Cáncer de timo
Cáncer de tiroides
Cáncer de vagina
Cáncer de vejiga
Cáncer endometrial
Cáncer vulvar
Carcinoma basocelular
Carcinoma de células de Merkel
Carcinoma de células escamosas de la cabeza y cuello
Carcinoma primario peritoneal
Condrosarcoma mixoide extraesquelético
Cordoma
Coriocarcinoma
Dermatofibrosarcoma protuberante
Feocromocitoma
Glioblastoma
Gliomas
Leucemia linfoide aguda
Leucemia linfoide crónica
Leucemia mieloide aguda
Leucemia mieloide crónica
Linfoma de Hodgkin
Linfoma no Hodgkin
Macroglobulinemia de Waldenstrom
Mesotelioma
Mielofibrosis
Mieloma múltiple
Nefroblastoma
Neoplasia endocrina múltiple
Neuroblastoma
Retinoblastoma
Sarcoma de Ewing
Sarcoma de Kaposi
Síndrome de Sezary
Síndromes mielodisplásicos
Tumor cerebral
Tumor del estroma gastrointestinal
Tumor maligno de las trompas de Falopio
Tumor neuroendocrino
Tumor neuroendocrino enteropancreático
Tumor rabdoide

Los tratamientos del cáncer: bioterapia e inmunoterapia

Leer el artículo