«
»

Top

Alcohol y depresión: ¿qué relación? ¿Cuáles son los riesgos?

Publicado el 15 abr. 2022 • Por Candice Salomé

El alcohol y la depresión suelen estar estrechamente relacionados. No siempre es posible, a primera vista, diferenciar entre causa y efecto. 

En efecto, el alcohol puede ayudar a aliviar o eliminar un sentimiento depresivo a corto plazo gracias a sus efectos eufóricos y estimulantes.  

Pero, ¿qué relación existe entre el alcohol y la depresión? ¿Cuáles son los riesgos? ¿Cómo debe tratarse? 

¡Te lo contamos todo en nuestro artículo! 

Alcohol y depresión: ¿qué relación? ¿Cuáles son los riesgos?

¿Cuál es la relación entre alcohol y depresión?

Los pacientes afectados por la depresión a veces recurren al consumo excesivo de alcohol para anestesiar las emociones que les acosan y que no son capaces de gestionar o expresar. Beben para olvidar su malestar, para sobrellevar su sufrimiento o para dormir un poco

En efecto, el sufrimiento mental puede fomentar el consumo de alcohol. A corto plazo, el consumo de alcohol proporciona a estos pacientes una sensación de alivio, de distanciamiento de sus problemas y proporciona un efecto calmante o tranquilizador. El alcohol se ve a menudo como un intento de automedicación

Los efectos inmediatos del alcohol son engañosos y pueden agravar el estado depresivo

Así, la sensación de mejora del estado de ánimo es efímera y se disipa rápidamente. Además, el alcohol tiene efectos depresivos (reducción de las funciones cerebrales, fatiga, dificultad de concentración, tristeza, etc.) que están estrechamente relacionados con su interferencia en el funcionamiento de varios neurotransmisores

Los primeros signos de depresión (insomnio, fatiga, irritabilidad, desinterés general) son los mismos que los del alcoholismo. 

Además, una gran mayoría de las personas dependientes del alcohol experimentan síntomas de depresión a lo largo de su vida. La depresión suele estar vinculada a la baja autoestima o a las relaciones sociales y emocionales dificultadas por el consumo crónico de alcohol. 

La combinación de depresión y dependencia del alcohol no es rara. Casi una de cada diez personas deprimidas presenta signos de dependencia del alcohol. Del mismo modo, alrededor del 40% de los pacientes dependientes del alcohol presentan trastornos depresivos. 

Sin embargo, sigue siendo difícil determinar si los trastornos depresivos preceden a los problemas relacionados con el alcohol o viceversa. 

Una de las teorías que más a menudo esgrime la profesión médica es que en cuanto aparecen los primeros síntomas de la depresión, la pena y la tristeza, el alcohol puede ayudar a enterrar estos sentimientos y dar una impresión de bienestar. Esto es sólo temporal, ya que una vez que los efectos del alcohol han pasado, la infelicidad regresa. El paciente tiene entonces la tentación de repetir la experiencia hasta entrar en el círculo vicioso de la dependencia del alcohol

Estas dos patologías no son compatibles. De hecho, una puede llevar a la otra, o incluso agravarla, lo que dificulta aún más su tratamiento. 

¿Cuáles son los riesgos asociados a la depresión y al consumo de alcohol?

Desde el momento en que el alcohol adquiere una importancia especial en la vida cotidiana, sus efectos se vuelven cada vez más perversos. En efecto, el alcohol ya no tiene los efectos eufóricos deseados y, por el contrario, se convierte rápidamente en un factor de ansiedad, lo que empuja al paciente a una depresión más grave

Además, los antidepresivos, prescritos para la depresión bajo supervisión médica, deben ser estrictamente observados y controlados. Se desaconseja encarecidamente el consumo de alcohol, ya que puede aumentar los posibles efectos secundarios del medicamento

Los efectos secundarios de los antidepresivos dependen de su clase de medicamento. Son transitorios y se deben a la impregnación serotoninérgica inicial. 

Ciertos antidepresivos pueden provocar sofocos, ansiedad, insomnio, mareos o problemas digestivos como diarrea o estreñimiento al principio del tratamiento. 

Así, la ingesta de alcohol puede amplificar los efectos secundarios de los antidepresivos, pero sobre todo disminuir sus efectos terapéuticos. El alcohol acentúa los comportamientos violentos e impulsivos provocados por una crisis nerviosa. 

También hay que destacar otros riesgos: el alcohol, combinado con los antidepresivos, puede provocar somnolencia (ya favorecida por el alcohol) y también puede aumentar el riesgo de daño hepático

Por lo tanto, es importante evitar el alcohol durante el tratamiento y respetar estrictamente la dosis prescrita por el psiquiatra y sus recomendaciones. 

Además, con el alcohol, la depresión es aún más violenta y mucho más difícil de superar incluso con tratamientos eficaces. 

Alcohol y depresión, ¿qué tratamiento? 

Para salir de esta situación, es necesario abordar la depresión y la dependencia del alcohol, pero esto no siempre ocurre simultáneamente

En la gran mayoría de los casos, se da prioridad al abandono del alcohol. En efecto, el abandono del alcohol y el tratamiento que ello implica permite a algunos pacientes salir de la depresión. Sin embargo, otros pacientes necesitarán un tratamiento antidepresivo antes de dejar el alcohol para facilitar la abstinencia. 

La comorbilidad de ambos trastornos es muy frecuente. Un psiquiatra debe buscar siempre la depresión en un paciente dependiente del alcohol y viceversa. 

Por lo tanto, el diálogo entre el médico y su paciente es fundamental, ya que será imprescindible encontrar un tratamiento eficaz para la depresión, pero también para la dependencia del alcohol. El estado inicial del paciente determinará el tratamiento. 

Un paciente con pensamientos suicidas tendrá que tratar primero su depresión. Un paciente con hepatitis alcohólica, en cambio, será tratado primero por su adicción al alcohol. 

Aparte de estos casos extremos, el psiquiatra tendrá en cuenta la psique del paciente, su estado y su disponibilidad para orientar el tratamiento. 

En todos los casos, hay que considerar un acompañamiento a largo plazo

Por último, se puede recomendar la hospitalización a corto plazo para los pacientes dependientes del alcohol y deprimidos. Sin embargo, el tratamiento es específico para cada situación y se define en consulta entre los pacientes y los profesionales sanitarios. 


¿Este artículo te ha sido útil?     
    
¡Haz clic en "Me gusta" y comparte tu opinión y tus interrogantes con la comunidad más abajo en los comentarios!     
       
¡Cuidate!   


2
avatar Candice Salomé

Autor: Candice Salomé, Redactora de Salud

Candice es creadora de contenidos en Carenity y se especializa en la redacción de artículos de salud. Le interesan especialmente los campos de la psicología, el bienestar y el deporte. 

Candice tiene un máster... >> Saber más

Comentarios

También te gustará

Decir “¡reacciona!” a una persona deprimida es inútil

Depresión

Decir “¡reacciona!” a una persona deprimida es inútil

Leer el artículo
Un libro polémico revive el debate sobre los antidepresivos en Francia

Depresión

Un libro polémico revive el debate sobre los antidepresivos en Francia

Leer el artículo
Un cómic explica porqué es tan dificil luchar contra la depresión y la ansiedad

Depresión

Un cómic explica porqué es tan dificil luchar contra la depresión y la ansiedad

Leer el artículo
5 consejos para afrontar el día a día con depresión

Depresión

5 consejos para afrontar el día a día con depresión

Leer el artículo

Discusiones más comentadas

Ficha descriptiva de la enfermedad