«
»

Top

Eutanasia: "Anne construyó su vida y su muerte"

Publicado el 18 jun. 2018

Eutanasia:

"Feliz", "curiosa", "sociable", así fue Anne Fleet, una mujer decidida hasta el día de su eutanasia en Bélgica a la edad de 73 años, para respetar "su concepción de la vida" frente a la enfermedad, testifica su compañero Pierre Franchi.

sunset-1526983252.jpeg

"Anne murió el 23 de noviembre de 2017". Así comienza la historia a AFP de este hombre herido por la ausencia pero apoyado por la elección de aquella a quien amó durante 20 años. Él, que inicialmente no podía convencerse de esta decisión, y que "se mataba para hacerla vivir", eligió "acompañarla" y habla de una última "prueba de amor" de su mujer.

Anne Flottes era una psicodinámica reconocida y consultora en salud mental en el trabajo, activista sindical, madre de hijos ya grandes y abuela. Caminante, esquiadora, bailarína de clásico. Ella disfrutaba de una jubilación activa cuando aparecieron los primeros síntomas de la enfermedad.

Último paseo

En el otoño de 2015 cae el temido diagnóstico: esclerosis lateral amiotrófica (ELA), también conocida como enfermedad de Charcot, una enfermedad neurodegenerativa paralizante e incurable. Una Anne diferente, Bert, escritora, también se habia visto afectada. Y prefirió, como ella y casi en el mismo momento, extinguir este cuerpo-prisión que traiciona a un espíritu que permanece intacto. "El tiempo pasa, los síntomas empeoran", dice Peter, con una voz que se encoge como las facultades físicas de su amada.

En julio de 2016, llega la discapacidad y "nuestro último paseo". "Subimos al Col de la Balme". Una caminata de 600 metros de altura con un panorama impresionante en el Vercors. D donde es necesario ayudarla a descender, el equilibrio se vuelve precario. "En septiembre, octubre de 2016, ya casi no puede escribir y apenas come sola". La pareja retirada deja Lyon y se muda a Fontaine, cerca de Grenoble, "porque siempre habíamos prometido vivir allí".

En la primavera de 2017, asistentes de atención domiciliaria vienen a relevar a Peter. "Ya no podía ir al baño, tenía que estar allí cada dos horas". En mayo, "ella sabe que no esperará la muerte 'normal', pero queda por ver qué se puede hacer". En junio, la compra de la silla de ruedas. Una visita al Hospital Universitario de Grenoble los deja desamparados: los cuidados paliativos no son para ella, la sedación profunda y continua proporcionada por la ley Leonetti solo se permite 15 días antes de su muerte. Que nadie puede predecir.

"¡Estábamos completamente agustiados!", se indigna aún ahora Pierre Franchi. "Comenzaba a tener dificultades en el habla y quería poder decir lo que quería". "En su vida ella había estado hablando, intercambiando, era esencial, y ese era su límite. Cuando se habla de dignidad, todos tienen la suya. La de Anne era poder conversar. No poder hacerlo era el umbral más allá del cual la vida ya no era posible para ella".

Una "buena muerte"

A través de la Asociación por el Derecho a Morir con Dignidad (ADMD), entran en contacto en septiembre con un médico belga, el Dr. François Damas del Hospital de Lieja. Intercambios largos y repetidos llevan al practicante a escribirle: "Puedes contar conmigo". "Un soplo de aire fresco, un apaciguamiento", recuerda Pierre. "No paralizarse más por el miedo", escribió Anne en una carta final que habla de una "buena muerte" que viene.

Después de la despedida de los niños, el lanzamiento de su último libro ("Trabajo y Utopia"), las últimas comidas cocinadas por Pierre --pato confitado, fondue de endivias--, parten de camino a Bélgica. Paran una noche en Metz, piensan visitar el Centro Pompidou pero "llovía a cántaros", almuerzo en las alturas de Lieja "donde había sol".

Entonces el hospital. "¿Este último viaje cuándo quieres hacerlo?", será una de las últimas preguntas hechas a Anne, además de su reiterado consentimiento tres veces. "Mañana". Pierre simplemente respondió "espero que después, aún continue el buen tiempo". "Quería vivir, incluso si ...", dice. Las lágrimas ruedan sobre su cara.

Al día siguiente, el gotero se alimentó con un producto letal. "Anne obtuvo lo que pidió". Pierre concluye: "Murió como vivió, construyó su vida y construyó su muerte".

AFP

9 comentarios


Careni • Miembro Embajador
el 18/6/18

Increíble .


Yodiazca
el 18/6/18

Madre mía. Qué descanse en paz y todo mi animo para Pierre.


Viki*G
el 25/6/18

Una muerte digna que debería estar al alcance de todos!! Descanse en paz.


el 4/7/18

Por el derecho individual para decidir cuando y como morir.


mbermudezma
el 9/7/18

Una enfermedad dura, un testimonio duro...es triste pero creo que aunque es una decisión muy difícil cada un@ tenemos que decidir de como vivir y como morir...

Fuerza y animo para la familia...

También te gustará

Accidente cerebrovascular, demencia o Parkinson: 1 de cada 2 mujeres y 1 de cada 3 hombres en riesgo

Enfermedades neurologicas

Accidente cerebrovascular, demencia o Parkinson: 1 de cada 2 mujeres y 1 de cada 3 hombres en riesgo

Leer el artículo
La eliminación de células 'zombie' dificulta el progreso del Alzheimer en ratones

Enfermedades neurologicas

La eliminación de células 'zombie' dificulta el progreso del Alzheimer en ratones

Leer el artículo
La contaminación atmosférica relacionada con un mayor riesgo de demencia

Enfermedades neurologicas

La contaminación atmosférica relacionada con un mayor riesgo de demencia

Leer el artículo
Identifican una nueva diana cerebral para el tratamiento del Alzheimer y el deterioro cognitivo

Enfermedades neurologicas

Identifican una nueva diana cerebral para el tratamiento del Alzheimer y el deterioro cognitivo

Leer el artículo