«
»

Top

¿Qué beneficios psicológicos tiene compartir tus experiencias con una comunidad de pacientes?

Publicado el 7 ene. 2021 • Por Gilda Teissier

Los humanos son seres bio-psico-sociales que aprenden y crecen gracias a la sociedad en la que viven. Las personas tienen la necesidad del contacto con los demás, por lo que desde siempre han creado formas para mantenerse en contacto y es gracias a este carácter social que la humanidad se ha desarrollado correctamente y ha sobrevivido.

Así que, ¿cómo puede esta cercanía "necesaria" impactar el bienestar general? y ¿cómo compartir en una comunidad en línea puede aportar beneficios psicológicos?

¡Te contamos todo en nuestro artículo!


¿Qué beneficios psicológicos tiene compartir tus experiencias con una comunidad de pacientes?

Estudios antropológicos muestran que los homínidos (primates) podrían haber empezado a desarrollar una forma de lenguaje hablado debido a su necesidad de compartir sus ideas. La investigación también ha demostrado que los humanos son innatamente compasivos y empáticos. Estos hechos enfatizan la forma en que los humanos están acostumbrados a compartir información, a ayudar a otros y a sentirse comprendidos. 

Si estas interacciones son una "necesidad" se plantea entonces la pregunta ¿qué partes del cuerpo humano se ven afectadas o privilegiadas gracias a la interacción social? Según la psicóloga Susan Pinker, "las interacciones sociales generan dopamina, la que nos pone un poco eufóricos y elimina el dolor, es como una morfina producida naturalmente".

Se sabe que la conexión social brinda confort, bien-estar psicológico y es un componente clave de relaciones sólidas con otras personas. Incluso las personas más introvertidas buscan el contacto social de vez en cuando. El apoyo social significa tener una red de personas a las que se puede recurrir en momentos de necesidad. Estas necesidades pueden ser emocionales, instrumentales y/o informativas. 

Gracias al apoyo social las personas pueden prosperar en tiempos difíciles. Es recomendable tener un grupo de personas cercanas o compañeros que estén pasando por la misma situación para poder afrontar mejor una crisis, la ansiedad o el estrés. Se ha demostrado que el estrés tiene graves consecuencias para la salud, que van desde la reducción de la inmunidad hasta el aumento del riesgo de enfermedades cardíacas. Rodearse de personas atentas y solidarias, ayuda a las personas a considerarse más capaces de lidiar con el estrés que la vida trae consigo.

En un plano más científico, se ha demostrado que la función cerebral se ve alterada a causa de la depresión y de la soledad, ambas consecuencias de la falta de socialización. La investigación también ha confirmado que la interacción con otros entrena nuestro cerebro. El contacto social mejora la formación de la memoria y la memorización, y protege al cerebro del deterioro mental y las enfermedades neurodegenerativas. Bajos índices de ansiedad y de depresión, mayor autoestima, mayor empatía, relaciones de mayor confianza y más cooperativas son todas el resultado del contacto social. Las relaciones sólidas y saludables también pueden ayudar a fortalecer el sistema inmunológico, a recuperarse de las enfermedades e incluso a prolongar la vida.

La soledad tiene consecuencias dramáticas en la salud. Perturba el sueño, eleva la presión arterial y aumenta el estrés. Las personas que no tienen apoyo social son cinco veces más propensas a experimentar una enfermedad mental como el comportamiento antisocial, la depresión y el suicidio. La soledad y el estar solo no son lo mismo. Sentirse solo es un problema, pero estar solo puede no serlo. Muchas personas viven solas y tienen vidas felices y satisfactorias, la clave es saber cuándo y con quién compartirla.

¿Cómo puede ayudarte una comunidad?

Existen dos aspectos fundamentales del mundo social que contribuyen a la salud: el apoyo social y el formar parte de una comunidad. Ser parte de una comunidad puede tener un efecto positivo en la salud mental y el bienestar emocional. La participación en la vida en comunidad proporciona un sentimiento de pertenencia y de vínculo social. También puede dar un significado y un propósito extra a la vida cotidiana.

Este contacto puede ser físico, que es el más aconsejado para tener mejores resultados psicológicos y físicos, pero también puede ser a distancia a través de cualquier tipo de dispositivo. Es una realidad, y sólo a causa del Covid-19, a veces es muy difícil salir o encontrar gente con ideas o problemas afines cerca de casa. Aquí es donde intervienen las redes sociales de apoyo en línea. 

Un estudio reciente reveló que para muchas personas, comunicarse con otros - a través de foros en línea, medios sociales o en persona - puede ayudarles a tener un estado de ánimo más sano, una mayor autoestima y un mayor disfrute de la vida. El hecho de tener personas con las que hablar y de las que depender, puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedad mental.

Tener acceso o dar consejos, orientación e información es el tipo de apoyo que más necesitan las personas con enfermedades crónicas, porque es lo que brinda luz y perspectiva sobre la enfermedad. Las enfermedades muy a menudo generan una sensación de aislamiento y de disyunción del pasado y del futuro. Tener una enfermedad, enfrentarse a un problema de salud o ser cuidador y/o familiar puede poner en tela de juicio la identidad personal, y algunas personas pueden sentirse avergonzadas o incluso estigmatizadas por su condición. Saber que otras personas pasan por problemas similares y aprender cómo se enfrentan a cuestiones difíciles puede reducir estos sentimientos de aislamiento, aportando un sentido de pertenencia a un grupo y reconfortando, ya que a veces, nuestras experiencias y reacciones pueden parecer nos "anormales".

Compartir en línea con personas afines también puede ayudar a tomar decisiones importantes o a saber cómo actuar frente grandes cambios en la vida. Gracias a este tipo de apoyo, las personas se sienten menos ansiosas o estresadas por los problemas relacionados con su enfermedad. Hablar sobre las experiencias de otros puede inducir sentimientos de compasión, de modo que nos concentramos menos en nosotros mismos y obtenemos una mejor perspectiva. Al contar con una sólida red de apoyo social en línea y fuera de ella, es más probable que se reciba el tipo de ayuda emocional e informativa que se necesita cuando realmente se necesita.

Al mismo tiempo, para las personas que tienen enfermedades poco comunes, que se someten a tratamientos inusuales o que están aisladas geográficamente, Internet puede ser su única fuente de este tipo de apoyo y, por lo tanto, ser especialmente importante.

La idea de la conexión social es compartir su tiempo, experiencias e historias con la gente, y también escucharla. Gradualmente, construirás un grupo de personas en tu vida que se preocupan por ti, y que te importan. Tanto tu mente como tu cuerpo cosecharán los beneficios. 

Conclusión:

Es un hecho que, a veces, todo el mundo necesita su espacio y ser socialmente activo no es algo que todos puedan hacer todo el tiempo. Sin embargo, al menos de vez en cuando, socializar o simplemente estar en contacto a través de Internet con otras personas puede permitirte salir de tu propia cabeza y tener una nueva visión de lo que está pasando a tu alrededor y en el mundo.

Además de ser más feliz, aprender mejor, tener bajas tasas de estrés y un bienestar físico global más alto debería motivarte a salir y a socializar o, por el contrario, a abrir tu navegador y empezar a hablar con personas afines a ti.

Y recuerda siempre, que el apoyo social no es una vía de sentido único, además de poder contar con los otros, también puedes convertirte en un gran apoyo para muchas personas. Es una situación en la que todo el mundo gana.

¿Te ha sido útil este artículo?

¡Comparte tus sentimientos e interrogantes con la comunidad en los comentarios más abajo!

¡Cuidate!


avatar Gilda Teissier

Autor: Gilda Teissier, Responsable de Contenido y Colaboraciones

Gilda Teissier es la encargada de Contenido y Colaboraciones en Carenity. Su misión es doble.

Por un lado se encarga de definir e implementar la estrategia de contenido para todos los sitios Carenity, velando... >> Saber más

1 comentario


Teresa74
el 17/1/21

¡Hola!

Yo empecé a los 7 años con crisis epilépticas, ahora tengo 46 pero, hace 11 años que me operaron. Ahora estoy en el paro porque mi Jefe se jubiló y cerró la Asesoría fiscal Contable que trabajé durante 17 años, ya llevo años ayudando por redes o por teléfono a personas con esta enfermedad para que no se húndan, dice que les ánimo y que doy buenos consejos.

Yo soy Administratava y contable pero, también he estudiado, primeros auxilios, RCP, DEA, Control del estrés, Coaching, PNL y Mindfulness, así que estoy bien formada para ayudarles y ayudarme.

Todos estamos hartos de que las personas nos desprecie por no tener información, la Epilepsia es 1 enfermedad Neurológica y no mental, 21 siglos, en cualquier trabajo te lo puedes encontrar, que se empecie en los Colegios a estudiar que han de hacer en cada caso.

Gracias y adiós.

También te gustará

Trastornos del sueño: ¡lo que piensan los miembros de Carenity!

Trastornos del sueño: ¡lo que piensan los miembros de Carenity!

Leer el artículo
Covid-19: ¿Cuáles son los efectos secundarios relacionados con el uso de la mascarilla?

Covid-19: ¿Cuáles son los efectos secundarios relacionados con el uso de la mascarilla?

Leer el artículo
Trabajar con una enfermedad crónica: ¡los miembros de Carenity comparten su experiencia!

Trabajar con una enfermedad crónica: ¡los miembros de Carenity comparten su experiencia!

Leer el artículo
Entrevista con un experto: Comprender la neuropsicología (1/3)

Entrevista con un experto: Comprender la neuropsicología (1/3)

Leer el artículo