«
»

Top

Ejercicio físico y terapia farmacológica, claves en EPOC

12 sept. 2016 • 2 comentarios

Ejercicio físico y terapia farmacológica, claves en EPOC
Las estrategias a la hora de tratar a los pacientes que sufren enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) han centrado algunos de los debates más interesantes del congreso. Y uno de los temas en los que han hecho énfasis los especialistas es el de la importancia de realizar ejercicio físico. En este sentido, se presentó un trabajo realizado con 509 pacientes de Holanda y Suiza que muestra que aquellos que hacían ejercicio físico de forma regular presentan un menor riesgo de sufrir depresión o ansiedad.
 
Por otro lado se expusieron datos de un estudio fase 3 que indican que tiotropio más olodaterol (comercializado como Spiolto Respimat por Boehringer Ingelheim), en combinación con el ejercicio físico, ayuda a los pacientes con EPOC a caminar periodos de tiempo más largo en comparación a los pacientes que tomaron placebo. Después de 8 semanas, la capacidad para hacer ejercicio en los pacientes con EPOC de moderado a severo se incrementó significativamente un 45,8 por ciento.
 
Asimismo, Wisia Wedzicha, del Imperial College de Londres (Reino Unido), señaló que este fármaco mejora la calidad de vida de los pacientes ya en las fases tempranas de la enfermedad.
 
También se comentaron los resultados positivos procedentes del estudio fase 3 SLS (Salford Lung Study) diseñado para evaluar la efectividad y seguridad de furoato de fluticasona/vilanterol FF/VI 92/22mcg (Relvar Ellipta, de GSK). En los pacientes que habían exacerbado en el año previo al inicio del estudio y que recibieron tratamiento con este fármaco, se demostró una reducción estadísticamente significativa de 8,4 por ciento en la tasa de exacerbaciones moderadas o graves, en comparación con aquellos pacientes que recibieron tratamiento habitual. La mayoría de los pacientes del estudio estaban recibiendo un régimen terapéutico que contenía corticoides inhalados (CI).

Gaceta Médica

Comentarios

el 16/9/16

Muy correcto! Yo en mi experiencia he podido experimentar las dos condiciones. Cuando empecé con le EPOC hace dos años casi no salia de mi hogar, me pasaba mis días en el sillón mirando tele. El echo de depender del cilindro de oxígeno era aterrador. Renuncié de todo a caminar, aunque tenia un carrito, solo podía andar por ciertos caminos y con el ansia que tenia que regresar rápido a casa para recargar.

Después he pasado a un concentrador portátil che no pesa y puedo llevarlo donde sea. Entonces he podido empezar a salir, caminar... ahora todos los días hago por lo menos 2/3 horas caminando en el parque y los domingos me voy al lago a pescar.

He notado una gran gran mejoría en mi condición física, no se si por el echo de caminar o por el aspecto psicológico. Como paciente que lo experimenta sobre su piel, puedo decir que para quien sufre de EPOC continuar con sus costumbres pero sobre todo salir a la calle a caminar es FUNDAMENTAL!

el 16/11/16

Yo cuando ingrese ya estaba haciendo ejercicio periodicamente, desde el fallecimiento de mi madre, empece porque mis aticulaciones me mataban de dolor y sigo haciendolo, les conte a los monitores del gimnasio lo ocurrido ya que me hecharon de menos y hago otras clases diferentes para mayor capacidad pulmonar, me enseñaron hacer respiraciones profundas y ayuda mucho el ejercicio para todo enfermo o no es aconsesable.

Un saludo

También te gustará

Diabetes: entender la dieta de bajo índice glucémico

Diabetes: entender la dieta de bajo índice glucémico

Leer el artículo
Seguridad informática, mejoras del sitio web... Conoce a Jérémy, responsable técnico

Seguridad informática, mejoras del sitio web... Conoce a Jérémy, responsable técnico

Leer el artículo
¿Qué enfermedades y medicamentos son incompatibles con la aspirina?

¿Qué enfermedades y medicamentos son incompatibles con la aspirina?

Leer el artículo
Los tratamientos del cáncer: bioterapia e inmunoterapia

Adamantinoma
Astrocitoma
Cáncer colorrectal
Cáncer de amígdalas
Cáncer de ano
Cáncer de boca
Cáncer de cuello uterino
Cáncer de esófago
Cáncer de estómago
Cáncer de garganta
Cáncer de glándula parótida
Cáncer de hígado
Cáncer de huesos
Cáncer de la pleura
Cáncer de la vesícula biliar
Cáncer de laringe
Cáncer de lengua
Cáncer de mama
Cáncer de nasofaringe
Cáncer de ovario
Cáncer de paladar
Cáncer de páncreas
Cáncer de piel
Cáncer de próstata
Cáncer de pulmón
Cáncer de riñón
Cáncer de testículo
Cáncer de timo
Cáncer de tiroides
Cáncer de vagina
Cáncer de vejiga
Cáncer endometrial
Cáncer vulvar
Carcinoma basocelular
Carcinoma de células de Merkel
Carcinoma de células escamosas de la cabeza y cuello
Carcinoma primario peritoneal
Condrosarcoma mixoide extraesquelético
Cordoma
Coriocarcinoma
Dermatofibrosarcoma protuberante
Feocromocitoma
Glioblastoma
Gliomas
Leucemia linfoide aguda
Leucemia linfoide crónica
Leucemia mieloide aguda
Leucemia mieloide crónica
Linfoma de Hodgkin
Linfoma no Hodgkin
Macroglobulinemia de Waldenstrom
Mesotelioma
Mielofibrosis
Mieloma múltiple
Nefroblastoma
Neoplasia endocrina múltiple
Neuroblastoma
Retinoblastoma
Sarcoma de Ewing
Sarcoma de Kaposi
Síndrome de Sezary
Síndromes mielodisplásicos
Tumor cerebral
Tumor del estroma gastrointestinal
Tumor maligno de las trompas de Falopio
Tumor neuroendocrino
Tumor neuroendocrino enteropancreático
Tumor rabdoide

Los tratamientos del cáncer: bioterapia e inmunoterapia

Leer el artículo