«
»

Top

EPOC: "Con el paso del tiempo, me convencí de que, por desgracia, tengo que vivir con esta enfermedad.

Publicado el 20 abr. 2022 • Por Baptiste Eudes

Antonio17, miembro de Carenity Italia, padece EPOC. Nos cuenta su historia con la enfermedad, desde su diagnóstico hasta el tratamiento que recibe. 

EPOC:

Hola Antonio17, muchas gracias por aceptar hablar de tu experiencia con Carenity.

Para comenzar, ¿podrías presentarte en unas cuantas líneas?

Me llamo Antonio, tengo 68 años y después de 45 años de trabajo he llegado al límite de edad para una merecida jubilación. Hasta los 35 años fui un hombre muy activo, practicaba todo tipo de deportes, iba al gimnasio, jugaba al fútbol sala, daba largos paseos y también hice un curso de natación. 

¿Cuándo aparecieron los primeros síntomas de la enfermedad?

Cuando pasaron los años y llegué a los 40, algo cambió en mi cuerpo. Todo comenzó con síntomas molestos en el tórax. Sentía como si algo me pesara. Ese fue el comienzo de mi calvario, cuando empecé a toser cada vez más, y a veces incluso me faltaba el aire. No podía correr tanto como antes, y empecé a sentir fuertes dolores en la espalda, como si alguien me clavara un cuchillo entre las costillas. 

¿Pasó mucho tiempo antes de tener el diagnóstico preciso?

Desgraciadamente, fui muy testarudo y no quise rendirme a la evidencia de inmediato. De acuerdo con mi médico, empecé a tomar Ventolin según la necesidad, aunque me aconsejó que fuera a un especialista. Esto duró un año con altibajos. 

¿Podrías hablarnos de tu experiencia durante el diagnóstico? 

Seguí así durante un año, con altibajos, hasta que un día, gracias a la tos seca más fuerte y frecuente, sentí que mi aliento salía de verdad y empecé a respirar como un perro, con respiraciones más cortas y frecuentes. Fue entonces cuando tomé la decisión de ir por urgencias, aunque sabía que pasaría todo el día allí antes de que pudieran examinarme. Llamé a la puerta de la unidad de triaje y me abrió una doctora que, al ver mi cara y verme respirar con dificultad, comprendió inmediatamente mi problema y llamó enseguida a sus colegas, que me tendieron inmediatamente en una camilla y midieron mi oxigenación y se dieron cuenta de que estaba por debajo del límite de seguridad, había entrado en hiperventilación. Me pusieron una aguja en la ingle conectada a un tubo de oxígeno y me dijeron que me quedara tranquilo y callado durante unas horas y me tranquilizaron diciéndome que había llegado a tiempo antes de que hubiera consecuencias graves. Estuve hospitalizado durante 15 días y me hicieron todo tipo de pruebas hasta que un día el médico en jefe me dijo que sufría una fuerte enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

¿Cómo reaccionaste a este anuncio?

Este es el comienzo de mi historia. Al principio me preocupaba mucho, pero con el paso del tiempo me convencí de que desgraciadamente tenía que vivir con esta enfermedad, dándome cuenta de que ya no podría hacer lo que hacía antes, y así empecé a tomar mi medicación y a apoyarme en mi neumólogo, que quería verme cada mes durante un año para una revisión.

¿Qué tratamientos estás tomando?

Seguí con sprays y otros tipos de medicación, pero a veces, cuando entraba en crisis, también tomaba una inyección intramuscular de 15 ml de cortisona en suspensión. Con el tiempo, decidí buscar tratamiento en el instituto especializado en neumología Maugeri de Tradate, y comencé a tomar aerosoles especiales, Spiriva Respimat y Symbicort, y un comprimido de 5 mg de Deltacortene, hasta que un día el personal médico me sugirió un tratamiento especial. 

¿Podrías decirnos algo más sobre esta cura? 

Me dijeron que estudios recientes habían demostrado que el estado inflamatorio de los pulmones se debía a la progresión de los eosinófilos en mi sangre y que un tratamiento adecuado podría mejorar mi enfermedad. Se trataba de una terapia monoclonal bajo control del anestesista y debían hacerme un pequeño pinchazo bajo la piel del brazo, primero cada mes y luego prolongarlo en el tiempo. Así que acepté, sin saber en qué me metía, porque también podía tener rechazo o síntomas indeseables. Afortunadamente, todo salió bien. 

¿Cómo te sientes a día de hoy?

Este es el octavo pinchazo que me hago, empecé en diciembre de 2020, pero he notado que ya no tengo esos síntomas de falta de aire y ahogo ni siquiera cuando cargo pesos, a diferencia de antes que tenía que parar en las escaleras. Estoy muy contento con mi estado de salud, por supuesto que ya no podré hacer grandes carreras, pero estoy en protección civil y cuando tengo que hacer servicios muy especiales como la búsqueda de personas en medio del bosque siempre estoy listo para hacer 20 km en un solo día como ocurrió hace una semana. 

¿Una última palabra?

Espero que esta historia sea de ayuda para todos los que sufren mi enfermedad.

¡Muchísimas gracias a Antonio17 por su testimonio! 

¿Te ha sido útil este testimonio? 
¡Haz clic en "Me gusta" y comparte tu opinión y tus interrogantes con la comunidad más abajo en los comentarios!

¡Cuidate!


7
avatar Baptiste Eudes

Autor: Baptiste Eudes, Redactor de Salud

Baptiste está especializado en la gestión de comunidades de pacientes en línea. Tiene un interés especial por los campos de la salud, el deporte y lo digital en los cuales trabaaja desde hace 7 años. 

Baptiste... >> Saber más

3 comentarios


carambilla • Miembro Embajador
el 21/4/22

Hay tantas enfermedades que no conozco como esta que me hace sentir mal no conmigo sino con la sociedad por no informar, pero claro con todo lo que hemos pasado y estamos pasando, entre virus , pandemia y ahora la guerra de Rusia que comprendo que necesitarían mas tiempo del que disponen.

De todas formas es una enfermedad sin cura y en eso estamos juntos, ambos sufrimos a diario unos síntomas que nos limitan así que nos comprendemos igualmente. Me alegro de que estés mejor , de corazón te lo digo y deseo que sigas mejorando , suerte y animo todos somos mas fuertes de lo que imaginamos.


NuriMon • Miembro Embajador
el 21/4/22

Yo la conozco de primera mano pues mi madre tiene EPOC, y encima es una fumadora empedernida, de paquete diario, y ha bajado a la mitad, que ni dejó de fumar en los embarazos.

Me alegro en el alma que el tratamiento te haga bien y puedas hacer casi casi una vida muy parecida a la de antes. Ojalá sigas mejorando cada vez más.

Ánimo campeón! A por ello!!!

También te gustará

Ver el testimonio
Asma y EPOC: cómo dejar de fumar

EPOC

Asma y EPOC: cómo dejar de fumar

Ver el testimonio
EPOC: enfrentar el aislamiento y la depresión

EPOC

EPOC: enfrentar el aislamiento y la depresión

Leer el artículo
EPOC: consejos para el día a día

EPOC

EPOC: consejos para el día a día

Leer el artículo

Discusiones más comentadas

Ficha descriptiva de la enfermedad