«
»

Top

Complementos alimenticios: ¿qué precauciones hay que tomar?

Publicado el 21 dic. 2020 • Por Doriany Samair

Cada vez más, los complementos alimenticios invaden los estantes de nuestras farmacias y parafarmacias, proclamando y reivindicando virtudes relajantes, energizantes, de bienestar o incluso nutricionales, etc. Sin embargo, los complementos alimenticios no son medicamentos. Pero entonces, ¿cuál es su verdadero estatus? ¿Qué normas o exigencias les permiten reivindicar tales beneficios en la salud? ¿Por qué es necesario estar atentos en cuanto a su uso?

Complementos alimenticios: ¿qué precauciones hay que tomar?

¿Cuál es el estatus de los complementos alimenticios? ¿A qué reglamentos están sujetos?

Definiciones

Los complementos alimenticios son "productos alimentarios destinados a complementar la dieta normal y que constituyen una fuente concentrada de nutrientes u otras sustancias con un efecto nutricional o fisiológico, solos o en combinados...". Según la Directiva 2002/46/CE del Parlamento Europeo.

Su estatus es diferente al de los medicamentos y en particular al de los medicamentos a base de plantas, con los que a menudo se confunden.

Considerando que un medicamento a base de plantas cumple los requisitos de un medicamento habitual, es decir, tiene propiedades curativas o preventivas y ejerce una acción farmacológica, inmunológica o metabólica, pero "cuyo principio activo es exclusivamente una o más sustancias vegetales o preparados a base de plantas o una combinación de varias sustancias vegetales o preparados a base de plantas". Según el artículo L. 5121-1, 16° del Código de Salud Pública.

Normativa

A pesar de su presentación (cápsulas, polvos, pastillas, comprimidos, jarabes, etc.) y su envasado similar, los complementos alimenticios están sujetos a una normativa menos estricta y menos prohibitiva que los medicamentos.

Un medicamento a base de plantas debe tener una autorización de comercialización (MTP) para poder ser comercializado. Se trata de una evaluación previa por parte de las autoridades sanitarias que piden al fabricante que proporcione datos de eficacia y de seguridad que demuestren, mediante ensayos clínicos, la pertinencia del uso del medicamento en una indicación terapéutica concreta. La Agencia Española de medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) emite esta autorización y se encarga de registrar el medicamento.

A diferencia de los medicamentos, los complementos alimenticios no requieren una autorización individual para su comercialización y no están bajo la autoridad de las instancias sanitarias. El fabricante es responsable de la conformidad de su producto, en lo que respecta a la seguridad y la normativa. Deben referirse a los textos reglamentarios nacionales o europeos. Por ejemplo, existe una lista de ingredientes autorizados en la composición de los complementos alimenticios en la que debe respetarse una dosis límite de estos componentes. En el caso de estos ingredientes, se pueden atribuir "alegaciones de salud" de conformidad con los reglamentos europeos. Además, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) es la encargada de evaluar la inocuidad de las sustancias presentes en los complementos alimenticios.

Además, y a diferencia de los medicamentos, los complementos alimenticios no están sujetos a reglamentos que restrinjan su publicidad. La AESAN pide el consumo informado de este tipo de productos para limitar los riesgos para nuestra salud.

¿Por qué es necesario estar atentos a su uso?

¿Por qué consumir complementos alimenticios?

Lo ideal es que el consumo de complementos alimenticios tenga por objeto compensar una deficiencia o déficit causado por una necesidad nutricional no cubierta de forma natural. Sin embargo, a veces, la ingesta de complementos alimenticios puede llevar a superar los límites de la dosis de seguridad, especialmente cuando la dieta ya cubre estas necesidades.

Las plantas medicinales pueden ser tóxicas

El uso medicinal de las plantas siempre puede tener algún riesgo. Haciendo la referencia a la idea de la "medicina de la abuela" o al uso de la "naturaleza" para curarse a sí mismo, el uso de las plantas medicinales ha explotado. Existen complementos alimenticios para todos los usos y todos los consumidores: algunos están destinados a adelgazar, otros a mejorar la función cerebral, ayudar a la digestión, tener un pelo y unas uñas bonitas, hacer frente al invierno, superar los problemas de la piel, la fatiga y el estrés, o reducir los efectos indeseables del embarazo o la menopausia...

De la misma manera que se debe ser cauteloso con el uso de un medicamento a base de plantas, se debe estar atento al uso de los suplementos alimenticios. De manera insospechada, una planta tiene virtudes medicinales pero también puede ser tóxica.

¿Qué vigilancia para los complementos alimenticios?

Como para los medicamentos (farmacovigilancia), existe un dispositivo de vigilancia en tiempo real de los productos establecido por la AESAN. El objetivo es informar, recopilar e identificar los efectos indeseables vinculados al consumo de complementos alimenticios y productos alimentarios (especialmente enriquecidos o destinados a un objetivo concreto, como los lactantes o los deportistas o los intolerantes alimentarios). Todo ello contribuye a reforzar la seguridad de los consumidores, ya que la AESAN formula, a partir de estos datos, recomendaciones actualizadas sobre el consumo de estos productos.

Las recomendaciones de la AESAN: complementos alimenticios que deben considerarse con precaución

El dispositivo de vigilancia ha permitido identificar muchos casos de alergias graves tras el consumo de determinados complementos alimenticios. Por ejemplo, se ha puesto de relieve el riesgo de que los pacientes alérgicos al polen declaren una alergia grave, en particular a los productos que contienen jalea real o propolis e incluso miel.

La Agencia afirma claramente que hay situaciones y poblaciones de riesgo para las que no se recomienda el consumo de complementos alimenticios o para las que es imprescindible buscar la opinión de un médico.

Podemos citar: 

  • las mujeres embarazadas y lactantes;
  • los niños y adolescentes; 
  • los pacientes con enfermedades inflamatorias; 
  • los pacientes con enfermedades autoinmunes;
  • los epilépticos, los asmáticos; 
  • los pacientes con trastornos del estado de ánimo, del comportamiento o de la personalidad;
  • los pacientes con un tratamiento a largo plazo, ya que su uso puede comprometer la eficacia de algunos medicamentos.


Hierba de San Juan y pomelo: fuentes de interacción medicamentosa

La hierba de San Juan

La hierba de San Juan es una planta medicinal que se vende en farmacias, tiendas de productos dietéticos e incluso en supermercados. En los últimos años, se ha promovido fuertemente, alegando beneficios sobre la ansiedad o la depresión, mientras que hoy en día ninguna medicina basada en la hierba de San Juan tiene una autorización de comercialización en el mercado y, por lo tanto, no se ha demostrado aún ninguna eficacia. Cabe señalar que la hierba de San Juan es la causa de numerosas interacciones medicamentosas que provocan una disminución de la eficacia de ciertos fármacos al reducir su concentración sanguínea. Es un inductor enzimático, es decir, acelera el metabolismo (proceso de degradación) de ciertos medicamentos.

No obstante, una interrupción abrupta daría lugar a una elevación inapropiada del efecto del medicamento en curso. Esto puede ser peligroso, y más aún para ciertos medicamentos llamados con "estrecho margen terapéutico", es decir, aquellos con una dosis tóxica cercana a la dosis terapéutica efectiva. Entre estos medicamentos, la digoxina, la teofilina, la warfarina, la ciclosporina y los anticonceptivos orales requieren una mayor vigilancia.

El pomelo

A diferencia de la hierba de San Juan, se sabe que el pomelo aumenta el efecto de los medicamentos, lo que va acompañado de un aumento de los efectos secundarios. Es un inhibidor enzimático. El consumo de complementos alimenticios o incluso de zumo de pomelo puede ser desaconsejable o incluso contraindicado con ciertos medicamentos. En general, el prospecto de los medicamentos menciona este uso como desaconsejable, pero es aconsejable pedir el consejo de un especialista.

El sulfato de condroitina y la glucosamina

Numerosos complementos alimenticios que afirman mejorar la comodidad articular están apareciendo en el mercado. A base de sulfato de condroitina y glucosamina, parece que estos productos exponen a sus usuarios a ciertos efectos indeseables, recogidos por el dispositivo de vigilancia. Estos incluyen: trastornos digestivos, dolor abdominal, erupciones cutáneas, picor, hepatitis o púrpuras (lesiones cutáneas hemorrágicas). Por otro lado, se han identificado poblaciones particularmente en riesgo, incluyendo diabéticos o pacientes que reciben tratamiento anti-vitamínico K o pacientes alérgicos a los mariscos o insectos.

La levadura de arroz rojo

La levadura de arroz rojo ha sido objeto de varios informes de efectos no deseados. Es un moho rojo cultivado en el arroz con reivindicaciones de reducción del normo-colesterol (capaz de mantener niveles normales de colesterol). Esta substancia tiene los mismos efectos farmacológicos que las estatinas (medicamentos utilizados para tratar la hipercolesterolemia) y, por lo tanto, los mismos efectos adversos (daños musculares y hepáticos). El uso concomitante de estatinas está contraindicado. Por lo tanto, se recomienda solicitar el consejo de un especialista de antemano, ya que, al igual que las estatinas, expone a un individuo a las mismas precauciones de uso. Se debe considerar un reconocimiento hepático y el control de la tolerancia muscular. La CE recuerda que los grandes consumidores de pomelo o alcohol, las personas con insuficiencia renal o hepática, así como las personas mayores de 70 años son poblaciones en las que el consumo de este tipo de productos constituye un riesgo.

Los alimentos adelgazantes a base de p-sinefrina o berberina

Berberina

Los productos a base de berberina se utilizan para regular la glucemia (nivel de azúcar en la sangre) y la colesterolemia (nivel de colesterol en la sangre), aunque no se ha declarado oficialmente ninguna propiedad saludable a nivel europeo.

La Agencia Nacional Francesa de Seguridad Sanitaria, Alimentaria y Medioambiental (ANSES) recuerda que hay que tener en cuenta los efectos farmacológicos y toxicológicos de la berberina y pone en evidencia una dosis diaria tóxica crítica (400 mg) a partir de la cual aparecen los efectos. Es decir, que a partir de una determinada dosis, la sustancia actúa como un medicamento y debería estar sujeta a una reglamentación diferente. En la literatura, además de los efectos alegados, se pueden encontrar efectos sobre la presión arterial y la frecuencia cardíaca, anticonvulsivos, antidepresivos, analgésicos e incluso fármacos antiinflamatorios o inmunosupresores. En efecto, en España, no existe una dosis máxima definida, la etiqueta debe simplemente precisar un uso no recomendado para las mujeres embarazadas, mientras que en otros países, como por ejemplo en Bélgica, la dosis máxima diaria se ha fijado en 10 mg.

P-sinefrina

La P-sinefrina se encuentra en la piel de naranja amarga y se utiliza en la composición de muchos productos adelgazantes. Afirma la reducción de la masa grasa. Se han notificado varios casos de efectos adversos, como efectos cardiovasculares, daños hepáticos e incluso daños neurológicos. La ANSES ha estimado que la ingesta de p-sinefrina no debe exceder los 20 mg/día, dosis a la que están expuestos los individuos con una dieta equilibrada (como la contenida en los zumos de cítricos en particular). Por otra parte, no debe asociarse con la cafeína, que también se utiliza muy a menudo en la composición de productos para adelgazar. El consumo de este tipo de suplementos dietéticos se desaconseja encarecidamente a los pacientes con hipertensión arterial o enfermedades cardíacas.

La melatonina

La AEMPS expresó algunas reservas sobre el consumo de productos a base de melatonina. Como recordatorio, la melatonina es la hormona del sueño, utilizada para regular los ciclos de sueño y de vigilia y facilitar el sueño. También es responsable de los efectos fisiológicos (vasodilatación-vasoconstricción, regulación de la temperatura corporal y la motilidad intestinal, etc.). En España, sólo se pueden comercializar los suplementos alimenticios que proporcionen menos de 2 mg de melatonina por día.

El aporte de algas y de yodo

El consumo de algas se ha puesto de moda, y las algas marinas están muy enriquecidas en yodo. El exceso de yodo puede provocar una disfunción tiroidea o efectos nocivos en el corazón o los riñones. Por esta razón, en España, se ha establecido una dosis máxima diaria de yodo de 150 µg en los complementos dietéticos. Cabe señalar que los complementos alimenticios a base de algas no constituyen un tratamiento para la carencia de yodo.

¿Te ha sido útil este artículo?

¡Comparte tus sentimientos e interrogantes con la comunidad en los comentarios más abajo!

¡Cuidate!


Fuentes:

"Complementos alimenticios" - AESAN

"Tabla resumen de los nuevos alimentos autorizados para la elaboración de complementos alimenticios" - AESAN

"Recommandations de l'Anses à propos des compléments alimentaires à base de p-synéphrine" - ANSES

"Reglamento (UE) 2019/1901 de la Comisión de 7 de noviembre de 2019 por el que se modifica el Reglamento (CE) n.o 1881/2006 en lo que concierne a los contenidos máximos de citrinina en complementos alimenticios a base de arroz fermentado con levadura roja Monascus purpureus" - Comisión Europea 

"Ficha técnica Melatonina" - AEMPS

"Recommandations de l'Anses à propos des compléments alimentaires à base de berbérine" - ANSES

"Certains compléments alimentaires à visée articulaire déconseillés aux populations à risque" - ANSES

"Consommation d’algues : rester vigilant sur le risque d’excès d’apport en iode" -ANSES

"Allergies aux pollens et compléments alimentaires: l’Anses rappelle les précautions à prendre" - ANSES

"Informe del Comité Científico de la AESAN sobre condiciones de usa de determinadas sustancias distintas de vitaminas, minerales y plantas para ser empleadas en complementos alimenticios"- AESAN

"Interacciones alimento/medicamento" - IT del Sistema Nacional de Salud

"Regulación de los medicamentos tradicionales a base de plantas" - AEMPS

"Nota informativa de la AEMPS sobre el riesgo de interacciones medicamentosas con Hypericum Perforatum (Hierba de San Juan)" - AEMPS

"Decálogo para un consumo responsable de los complementos alimenticios" - AESAN

"Safety-labelling-nutrition-claims" - Europa food




avatar Doriany Samair

Autor: Doriany Samair, Asistente de Marketing Digital

En el equipo de Marketing Digital, Doriany está a cargo de escribir fichas de enfermedad así como artículos científicos. También se encarga de la moderación y animación de la comunidad en el foro de Carenity Francia,... >> Saber más

Comentarios

También te gustará

Vacunas contra el COVID-19 y sus variantes: ¡te lo explicamos!

Vacunas contra el COVID-19 y sus variantes: ¡te lo explicamos!

Leer el artículo
Inmunología, anticuerpos y pruebas inmunológicas: ¿qué son?

Inmunología, anticuerpos y pruebas inmunológicas: ¿qué son?

Leer el artículo
Coronavirus o gripe, ¿cuáles son las diferencias?

Coronavirus o gripe, ¿cuáles son las diferencias?

Leer el artículo
¿Cuáles son los peligros de la venta sin receta de ciertos medicamentos?

¿Cuáles son los peligros de la venta sin receta de ciertos medicamentos?

Leer el artículo