«
»

Top

Día Mundial del Linfoma: síntomas, causas, diagnóstico y tratamiento

Publicado el 15 sept. 2021 • Por Claudia Lima

El Día Mundial del Linfoma (DML), que se celebra cada año el 15 de septiembre, es una nueva oportunidad para concienciar sobre esta enfermedad cancerosa que afecta a las células del sistema linfático, conocidas como linfocitos. Como estos linfocitos circulan por todo el cuerpo, el linfoma puede afectar a todos los órganos. 

¿Cuáles son los síntomas? ¿Cuáles son los factores de riesgo? ¿Cómo se hace el diagnóstico? ¿Qué tratamientos existen? 

Si deseas tener todas las respuestas, ¡lee nuestro artículo!

Día Mundial del Linfoma: síntomas, causas, diagnóstico y tratamiento

Los linfocitos son tipos de glóbulos blancos encargados de defender el organismo.  

El linfoma se caracteriza por una elevada multiplicación de linfocitos en los ganglios linfáticos, el bazo, el hígado y, más raramente, en otros órganos. Existen dos tipos de linfoma: el linfoma de Hodgkin o enfermedad de Hodgkin, que es menos conocido, y el linfoma no Hodgkin, que es mucho más común.  

Ambos tipos de linfoma afectan a diferentes tipos de linfocitos. 

Algunos datos para una mejor comprensión

Los pacientes que sufren de linfoma, también conocidos como neoplasias hematológicas, representan casi la mitad de todos los pacientes de cáncer de sangre. 

La enfermedad de Hodgkin, que lleva el nombre de Thomas Hodgkin, un médico británico que la describió en 1832, afecta principalmente a adultos jóvenes de entre 20 y 40 años. Representa el 15% de los linfomas.  

Los LNH o linfomas no hodgkinianos, el 85% de los linfomas, afectan a todas las edades, pero el riesgo es mayor para las personas mayores de 60 años, con dos tipos principales de células afectadas: los linfocitos B (85%) y los linfocitos T (15%). 

Existen muchos otros linfomas no hodgkinianos: linfoma folicular, linfoma del manto, linfoma linfoblástico, linfoma difuso de células B grandes y muchos otros. Su diagnóstico sólo puede hacerse analizando una muestra de ganglio linfático al microscopio

Una descripción de los síntomas y el anuncio del diagnóstico 

En la mayoría de los casos, este cáncer se manifiesta por un aumento del tamaño de uno o varios ganglios linfáticos. Este aumento de volumen se debe a la acumulación incontrolada de linfocitos llamados anormales. Sólo una biopsia puede establecer un diagnóstico definitivo y, por tanto, su naturaleza exacta. Se utilizarán otros exámenes, como análisis de sangre e imágenes médicas, para evaluar la extensión del linfoma en el organismo. 

En el caso de los LNH, los síntomas relacionados con el tamaño anormal de un ganglio linfático no siempre permiten detectar el cáncer; los médicos tendrán que detectar otras manifestaciones en el cuerpo del paciente: hinchazón, fiebres y/o pérdida de peso inexplicable. Lamentablemente, esto puede llevar a una errancia diagnóstica

Según el tipo de linfoma: hodgkiniano o no hodgkiniano, se propondrá un tratamiento adecuado. 

Diferentes causas del linfoma 

En el caso del linfoma de Hodgkin, existen varios factores de riesgo que no implican necesariamente el desarrollo de un cáncer de sangre.  

Estos pueden estar relacionados con el historial familiar. Sin embargo, la investigación aún no ha identificado las mutaciones genéticas específicas de esta enfermedad.  

Otros factores están relacionados con el estado inmunitario del paciente. Una disminución de las defensas inmunitarias debida a enfermedades autoinmunes, infecciones por determinados virus o tratamientos inmunosupresores es a veces la causa del linfoma.  

En el caso del LNH, la exposición a sustancias tóxicas también es una causa de la enfermedad. Por ejemplo, la sobreexposición a disolventes, tinta de impresión o pesticidas en la agricultura. 

Los tratamientos 

Los médicos disponen de soluciones eficaces para el tramiento de los pacientes, las estrategias terapéuticas serán diferentes en función de la agresividad del linfoma. 

  • La quimioterapia, a menudo una combinación de varios fármacos (poliquimioterapia) prescrita durante un periodo de varias sesiones (de 6 a 12) y con un intervalo de unas 2 semanas. Se administra por perfusión. Los efectos secundarios más comunes son náuseas, vómitos, diarrea, estreñimiento y caída del cabello.
  • La radioterapia es el uso de la radiación para destruir las células cancerosas sólo en las zonas de los ganglios linfáticos afectados. Los efectos secundarios habituales dependen de la zona tratada. Entre ellos se encuentran las náuseas, los vómitos, la fatiga, las erupciones cutáneas, etc. 
  • La inmunoterapia, para ayudar a las células inmunitarias a combatir las células del linfoma. El tratamiento se realiza por vía intravenosa, con varias inyecciones (entre 4 y 8) administradas a intervalos de varias semanas. Este método mejora los resultados de la quimioterapia. Durante la quimioterapia, el paciente puede experimentar dolores de cabeza, náuseas y vómitos. 
  • El trasplante de células madre: si el linfoma reaparece, se administra una nueva quimioterapia, lo que hace que la médula ósea se vuelva frágil, es necesario regenerarla realizando un trasplante de células madre hematopoyéticas
  • Los cuidados complementarios permiten a los pacientes controlar el dolor, consejos y las recomendaciones sobre el estilo de vida (dieta y actividades deportivas) son esenciales. Existen métodos alternativos para sentirse mejor, como la relajación

¿Y después? ¿Qué seguimiento? ¿Cómo se vive? 

Tras el tratamiento, muchos pacientes vuelven a llevar una vida normal, especialmente los pacientes de Hodgkin. La tasa de curación del linfoma es alta

Más allá de los efectos secundarios físicos, hay que tener en cuenta las consecuencias psicológicas. La moral se verá afectada, de ahí la necesidad de apoyo psicológico. La ansiedad de la recurrencia es real, y los pacientes necesitan ser escuchados, especialmente durante el seguimiento médico después de los tratamientos. 

Los tratamientos para el linfoma Hodgkin y no Hodgkin mejoran constantemente. Por supuesto, las perspectivas de curación dependen de varios criterios, como el tipo de linfoma, la extensión del cáncer, la edad, el tratamiento propuesto y otras enfermedades. 

Para ser apoyado como paciente o como familiar de un paciente, existe el entorno y también muchas asociaciones de ayuda, información, evasión. 


¿Te ha gustado este artículo?    
 
¡Haz clic en "Me gusta" o comparte tu opinión y tus interrogantes con la comunidad más abajo en los comentarios!
  
¡Cuidate! 


avatar Claudia Lima

Autor: Claudia Lima, Redactora de salud

Claudia es creadora de contenidos en Carenity, especializada en la redacción de textos sobre salud.

Claudia tiene un MBA en Dirección Comercial y Marketing y sigue desarrollándose en Marketing Digital.

En... >> Saber más

Comentarios

También te gustará

Testimonio fotográfico: el síndrome de KISS, de madre a hijo

Linfoma de Hodgkin

Testimonio fotográfico: el síndrome de KISS, de madre a hijo

Leer el artículo
Las personas con linfoma no Hodgkin y VIH tienen la misma probabilidad de curarse que los que no tienen el sida

Linfoma no Hodgkin

Las personas con linfoma no Hodgkin y VIH tienen la misma probabilidad de curarse que los que no tienen el sida

Leer el artículo
Las terapias biológicas han logrado mejorar los porcentajes de curabilidad del linfoma no hodgkin

Linfoma no Hodgkin

Las terapias biológicas han logrado mejorar los porcentajes de curabilidad del linfoma no hodgkin

Leer el artículo
Linfoma no Hodgkin: "No pensamos en la curación sino en la muerte"

Linfoma no Hodgkin

Linfoma no Hodgkin: "No pensamos en la curación sino en la muerte"

Ver el testimonio

Ficha descriptiva de la enfermedad