«
»

Top

Epilepsia y vida cotidiana: nuestros consejos

2 jul. 2019

Sufrir de epilepsia tiene un impacto en la vida diaria. La enfermedad condiciona aspectos importantes de la vida, como las relaciones sociales, la actividad física, el trabajo y las actividades recreativas.

Epilepsia y vida cotidiana: nuestros consejos

¿Por qué es necesario tomar ciertas precauciones?

Algunos pacientes pueden sentir el inicio de una crisis epiléptica (irritabilidad, dolores de cabeza, sensaciones estomacales extrañas...). Estos síntomas que indican una crisis epiléptica se denominan "aura". Sin embargo, en muchos pacientes, este inicio es totalmente inesperado. Para algunos individuos, la convulsión es casi imperceptible, mientras que para otros puede ser necesario recurrir a la hospitalización.

>> Descubre el grupo "Síntomas y complicaciones de la epilepsia"

Gestionar los riesgos para vivir normalmente

Algunos pacientes, especialmente aquellos con convulsiones no controladas, tienen un riesgo significativo de lesiones. Sin embargo, aunque sea esencial evitar las actividades de riesgo, la vida diaria del paciente epiléptico no debe ser demasiado limitada.

Los estudios demuestran que sólo el 1% de las crisis epilépticas causan lesiones. Al ser conscientes de los riesgos potenciales, todas las actividades pueden ser seguras y las personas con epilepsia pueden tener una vida plena y activa. El diagnóstico de la epilepsia no significa tener que limitarse a entornos seguros. Es muy posible llevar una vida normal con epilepsia.

Equiparse en casa

Algunas acomodaciones y hábitos se pueden poner en práctica para vivir con seguridad en casa. Por ejemplo, ducharse es menos arriesgado que bañarse; sin embargo, si deseas bañarte, es aconsejable no llenar demasiado la bañera, no cierres la puerta con llave y avisa a alguien. Para las personas que sufren crisis frecuentes con caídas, es aconsejable el uso de un casco protector. Para aquellos que viven solos, puede ser útil instalar alarmas de caída.

Epilepsia y alcohol

El consumo moderado de alcohol no aumenta el número de crisis ni causa su desarrollo. No es incompatible con la mayoría de los medicamentos antiepilépticos. Sin embargo, el consumo excesivo de alcohol y la consiguiente abstinencia pueden causar convulsiones e incluso estado de epilepsia, que es una complicación grave.

El alcoholismo o el abuso crónico de alcohol pueden estar asociados con el desarrollo de la epilepsia en algunas personas. Por ejemplo, las personas que tienen convulsiones epilépticas causadas por el consumo excesivo de alcohol pueden comenzar a tener convulsiones epilépticas independientemente de su consumo de alcohol.

Alcohol y medicamentos antiepilépticas

Los medicamentos antiepilépticos pueden reducir seriamente el nivel de tolerancia al alcohol, por lo que los efectos inmediatos del consumo de alcohol son mayores. De manera similar, la tasa de intoxicación es mucho más alta entre las personas que toman medicamentos antiepilépticos. Mareos, somnolencia, dolores de cabeza son posibles efectos secundarios de algunos tratamientos para la epilepsia. Combinado con los síntomas del alcohol, que son similares, el resultado puede ser muy peligroso y doloroso para la salud de la persona con epilepsia. Por eso está fuertemente contraindicado consumir mucho alcohol (más de dos vasos) cuando se toman ciertos tratamientos farmacológicos para la epilepsia.

¡Pídele consejo a tu médico!

Practicar deporte cuando se tiene epilepsia

El deporte es beneficioso para quienes sufren ataques de epilepsia, ya que las actividades deportivas colectivas ayudan a socializar y a mejorar las capacidades cognitivas, a la hora de reconocer las propias capacidades y limitaciones. Las actividades deportivas como la gimnasia son igual de beneficiosas porque mejoran la coordinación de los movimientos; así, cuando el paciente ha adquirido un buen nivel de coordinación, las crisis epilépticas serán menos frecuentes, pero sobre todo menos violentas.

>> Ficha explicativa de la epilepsia

Pide consejo antes de lanzarte

El neurólogo y un médico deportivo pueden aconsejar al paciente epiléptico sobre las actividades deportivas adecuadas. Además del examen médico, y antes de iniciar cualquier actividad deportiva, es necesario ser consciente de:

  • - Las funciones cardíacas, pulmonares y renales aumentan, por lo que el equilibrio hidrosalino puede verse alterado como consecuencia de la transpiración, el alto consumo de calorías, grasas y proteínas. Dicho equilibrio de concentración plasmática debe mantenerse lo más estable posible para no alterar la concentración plasmática de los principios activos absorbidos durante el tratamiento.
  • - La concentración de azúcares también debe mantenerse bajo control; con la actividad deportiva, el riesgo de ataques de hipoglucemia es mayor.
  • - El desplazamiento de fase del equilibrio del síndrome epiléptico también se produce a través de las acciones mecánicas ejercidas por los músculos y sobre los músculos a través del ejercicio físico.

Deportes no recomendados:

  • - Correr, carrera de obstáculos, salto de altura, etc. Todas estas actividades deportivas bastante bruscas hacen que muchos músculos se dilaten y luego se contraigan rápidamente (esto puede llevar a crisis epilépticas).
  • - Tenis y squash: Las vibraciones de la pelota en las manos y pies no son recomendables para pacientes epilépticos.
  • - Natación: además de la dilatación y contracción sucesivas de los músculos, hay que tener en cuenta el factor de la diferencia de temperatura entre el aire y el agua. Por lo tanto, el paciente epiléptico debe tener cuidado de entrar en el agua gradualmente para no crear un choque térmico.
  • - Los deportes que requieren rotación de la cabeza (lanzamiento de disco, jabalina, lanzamiento de peso, etc.) tampoco se recomiendan para pacientes con epilepsia.

Trabajar cuando se tiene epilepsia

El trabajo ayuda a socializar, coordinar movimientos y aumentar las capacidades cognitivas. Sin embargo, no es posible imponer el trabajo a una persona con epilepsia, y corresponde al paciente elegir el trabajo que corresponda a sus capacidades.

Precauciones a tomar al elegir el trabajo

Es mejor evitar la presencia de ruido, la presencia de iluminación, la iluminación variable e intermitente. En algunas personas con epilepsia, también es necesario tener en cuenta los movimientos involuntarios (relacionados con el tratamiento farmacológico) que pueden poner en peligro a la persona en determinadas actividades profesionales: no se recomienda trabajar en altura, solo o conducir un vehículo.

>>Vida laboral de los pacientes: los resultados de nuestra gran encuesta

Los trabajos que implican algún esfuerzo físico también deben hacerse con precaución. Se aplican las mismas precauciones que para el deporte.

¿Qué hacer en caso de una crisis inminente en el trabajo?

El trabajo debe detenerse cuando aparece un aura (señal de advertencia), ya que esto indica que el cerebro se está "sobrecalentando" y anuncia una crisis epiléptica inminente. Si el paciente es capaz de hacer disminuir el aura, el trabajo se puede reanudar al día siguiente. En el caso de que el mismo tipo de aura se represente haciendo el mismo trabajo, la actividad profesional seguramente tendrá que ser modificada.

¿Deberías hablar con tu empleador al respecto?

Aunque la persona con epilepsia no tenga que hablar con su empleador sobre su enfermedad, a veces es mejor prevenirla, al igual que a sus colegas cercanos, para anticiparse a una posible convulsión y para que sepan qué hacer.

>> Únete a nuestro foro dedicado a los derechos y procedimientos administrativos

 

Fuentes: Epilepsia Francia, ANABIBLE, Laboratorio de anatomía patológica, Asociación EPI

avatar Louise-B

Autor: Louise-B, Content & Community Manager

Community Manager de Carenity Francia, Louise es también editora en jefe de la Revista de Salud para proporcionar artículos, vídeos y testimonios que se centren en las experiencias de los pacientes y que hagan oír sus voces. Con una formación multidisciplinar en periodismo, coordina la redacción de contenidos para las plataformas Carenity y facilita la experiencia de los miembros en la página.

Comentarios

También te gustará

Crisis epilépticas: reconocer los síntomas y saber cómo intervenir

Epilepsia

Crisis epilépticas: reconocer los síntomas y saber cómo intervenir

Leer el artículo
Comprender la epilepsia: ¿cuáles son los diferentes tipos de ataques?

Epilepsia

Comprender la epilepsia: ¿cuáles son los diferentes tipos de ataques?

Leer el artículo
Enfermedad de Lyme: los síntomas inexplicables necesitan atención médica

Adrenoleucodistrofia ligada al cromosoma X
forma cerebral
Afasia
Agenesia de cuerpo calloso
Algodistrofia
Anemia de Fanconi
Anencefalia/exencefalia aislada
Angiopatía
Ataxia - telangiectasia
Ataxia cerebelosa autosómica recesiva
Ataxia de Friedreich
Ataxia de Harding
Ataxia espinocerebelosa
Ataxia espinocerebelosa autosómica dominante
Ataxia espinocerebelosa tipo 2
Ataxia espinocerebelosa tipo 3
Atrofia dentato-rubro-pálido-luisiana
Atrofia multisistémica
Cefaleas
CLIPPERS
Conmoción cerebral
Cordoma
Cutis verticis gyrata
Degeneración corticobasal
Disautonomía familiar
Discinesia paroxística no cinesigénica
Displasia cortical
Distonía
Distonía neurovegetativa
Dolor de cabeza en racimo
Dolor pélvico perineal
Encefalitis
Encefalitis herpética
Encefalitis viral
Encefalopatías espongiformes transmisibles
Enfermedad de Alexander
Enfermedad de Alzheimer
Enfermedad de Charcot-Marie-Tooth
Enfermedad de Huntington
Enfermedad de Kennedy
Enfermedad de Lafora
Enfermedad de Refsum
Enfermedad de Refsum infantil
Enfermedad de Unverricht-Lundborg
Enfermedades neurologicas
Ependimoma
Epilepsia
Esclerosis lateral amiotrófica
Esclerosis lateral primaria
Esclerosis múltiple (EM)
Esclerosis sistémica cutánea difusa
Esclerosis sistémica cutánea limitada
Esclerosis tuberosa de Bourneville
Espina bífida
Esquisencefalia
Hemicrania paroxística
Hemidistonía
Hemiplejía
Hidrocefalia
Hipertensión intracraneal
Lipofuscinosis neuronal ceroide
Lipofuscinosis neuronal ceroide tardía infantil
Lisencefalia
Meningioma
Meningitis meningocócica
Miastenia grave
Mielitis
Mielitis transversa
Miopatía Necrotizante Autoinmune
Narcolepsia
Neuralgia cervicobraquial
Neuralgia crónica
Neuralgia de Arnold
Neuralgia del trigémino
Neuralgia pudenda
Neurodegeneración asociada a pantotenato quinasa
Neurodegeneración con acúmulo cerebral de hierro
Neuroma
Neuroma de Morton
Neuropatía axonal aguda motora y sensitiva
Neuropatía axonal motora aguda
Neuropatía hereditaria con susceptibilidad a la parálisis por presión
Neuropatía motriz multifocal con bloqueo de conducción
Neuropatía periférica
Parálisis
Parálisis cerebral
Parálisis supranuclear progresiva (PSP)
Polineuritis
Polineuropatía
Polineuropatía desmielinizante inflamatoria crónica
Polirradiculoneuropatía crónica
Quiste de Tarlov
Radiculopatia
Síndrome de Aicardi
Síndrome de Alström
Síndrome de Angelman
Síndrome de Brown-Sequard
Síndrome de Guillain-Barré
Síndrome de Korsakoff
Síndrome de las piernas inquietas
Síndrome de Leigh
Síndrome de Lennox-Gastaut
Síndrome de Lesch-Nyhan
Síndrome de Parsonage-Turner
Síndrome de persona rigida
Síndrome de Wernicke-Korsakoff
Síndrome de West
Síndrome del conducto de salida torácica
Síndrome MASA
Síndrome MELAS
Síndrome MERRF
Síndrome miasténico de Lambert-Eaton
Síndrome NARP
Síndrome POEMS
Síndromes miasténicos congénitos
Siringomielia
Sistema nervioso
Temblor esencial
Vejiga neurogénica

Enfermedad de Lyme: los síntomas inexplicables necesitan atención médica

Leer el artículo
Entrevista con un experto: todo sobre la ergoterapia

Entrevista con un experto: todo sobre la ergoterapia

Leer el artículo