«
»

Top

¡Todo lo que necesitas saber sobre la dieta cetogénica (principio, beneficios e inconvenientes)!

Publicado el 14 nov. 2020 • Por Candice Salomé

Reconocida en el tratamiento de la epilepsia resistente a los medicamentos desde los años 20, la dieta cetogénica se ha hecho popular en los últimos años, permitiendo una rápida pérdida de peso. Esta dieta alta en grasas y baja en carbohidratos va en contra de las recomendaciones nutricionales habituales. 

Pero entonces, ¿en qué consiste realmente la dieta cetogénica? ¿Cómo se puede aplicar en la vida cotidiana? ¿Cuáles son sus beneficios sobre ciertas enfermedades crónicas? ¿Es fácil de seguir? ¿Es un peligro para la salud?

¡Te contamos todo en nuestro artículo!

¡Todo lo que necesitas saber sobre la dieta cetogénica (principio, beneficios e inconvenientes)!

¿Cuál es el principio de la dieta cetogénica?

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) considera que la ingesta de energía para un adulto debe provenir de :

  • 10 a 20% de proteína,
  • 30 a 35% de lípidos (grasas),
  • y el 40-55% de los carbohidratos (azúcares).

Por el contrario, la dieta cetogénica se basa en una reducción drástica de la ingesta de carbohidratos (sólo 50 gramos por día, es decir, el 2%) a favor de una ingesta de grasas del 90%. La ingesta de proteínas, por su parte, debe limitarse al 8%.

Por lo tanto, la dieta cetogénica consiste en favorecer en gran medida los lípidos en la dieta. Sin embargo, sabemos que el cuerpo produce energía principalmente a través de los carbohidratos, luego a través de los lípidos y finalmente a través de las proteínas. 

Así, cuando los carbohidratos están presentes en cantidades muy pequeñas en el cuerpo, el hígado comienza a producir "cuerpos cetónicos" a partir de la grasa dietética o de las reservas de grasa del cuerpo. Se dice que el cuerpo está en "cetosis". Se convierte en una máquina de quemar grasa. El principio es el mismo cuando uno ayuna (el cuerpo extraerá las grasas presentes en el cuerpo).

La dieta cetogénica implica grandes cambios en los hábitos alimenticios y, además, debe seguirse muy estrictamente para conducir a la producción de cuerpos cetónicos y así ser eficaz.

Cuando se hace un seguimiento de la epilepsia, se prescriben regularmente análisis de orina para comprobar la presencia de cetonas en el cuerpo.

¿La dieta cetogénica hace perder peso?

El cuerpo generalmente obtiene su energía de los carbohidratos consumidos durante el día. En una dieta cetogénica, con los carbohidratos casi prohibidos, el cuerpo comienza a utilizar sus reservas de carbohidratos almacenados en los músculos y el hígado (llamados "reservas de glucógeno"). Dado que cada gramo de glucógeno está ligado a 3-4 gramos de agua en el cuerpo, la pérdida de peso al principio de la dieta cetogénica está en gran parte relacionada con la pérdida de agua. 

Así, cuando se agotan las reservas de glucógeno, el cuerpo comienza a utilizar los lípidos para producir energía. El cuerpo produce entonces productos de desecho llamados, como se vio anteriormente, "cuerpos cetónicos". Los cuerpos cetónicos comienzan entonces a acumularse en la sangre y su olor (que se asemeja al del esmalte de las uñas) se hace notar en el aliento. Este indicador muestra que el cuerpo está en "cetosis". Lleva de dos a cuatro semanas alcanzar el estado de cetosis.

Este estado de cetosis causa una marcada disminución del apetito, reduciendo la cantidad de comida ingerida. La dieta cetogénica no se basa en el recuento de calorías, pero quienes la siguen en realidad ingieren muchas menos calorías, lo que resulta en una pérdida de peso.

Según el profesor Luc Cynober, profesor de nutrición de la Facultad de Farmacia de París: "Una dieta drástica de este tipo ciertamente conduce a la pérdida de peso. El individuo puede perder varios kilos en un mes. Pero el problema con estas dietas extremas es que hay un efecto de rebote. La gente a menudo recupera más peso del que perdió en primer lugar". Se llama el efecto "yo-yo".

¿Qué alimentos están permitidos y qué alimentos están prohibidos?

Los alimentos autorizados en grandes cantidades en la dieta cetogénica son:

  • Carne
  • Pescado
  • Marisco
  • Huevos
  • Aceites vegetales
  • Mantequilla
  • Vinagre
  • Zumo de limón
  • Aguacate
  • Aceitunas
  • Verduras con bajo contenido en carbohidratos (espinacas, lechuga, col rizada, coliflor, pepino, calabacín...)
  • Queso curado (100 gramos por día)

Los alimentos autorizados, para ser consumidos con moderación, son :

  • Leche entera
  • Yogures de leche entera
  • Verduras más ricas en carbohidratos (excepto zanahorias, remolachas, batatas, guisantes y maíz)
  • Café sin azúcar

Los alimentos prohibidos, que no permiten que el cuerpo entre en un estado de cetosis, son:

  • Azúcar
  • Productos azucarados
  • Feculentos
  • Cereales
  • Pan
  • Bollería
  • Pasteles
  • Galletas
  • Frutas (excepto los frutos rojos)
  • Patata
  • Leguminosas
  • Verduras dulces (maíz, zanahoria, batata, remolacha...)
  • Queso blando y queso fresco
  • Miel y mermelada
  • Chocolate
  • Leches vegetales o yogures a base de leches vegetales
  • Yogures aromatizados
  • Compotas de frutas dulces
  • Bebidas gaseosas
  • Zumos de frutas y/o de verduras

¿Cuáles son los beneficios de la dieta cetogénica en las enfermedades crónicas?

En el caso de algunas enfermedades crónicas, un cambio importante en la dieta puede contribuir a mejorar el estado de salud del paciente. La dieta cetogénica mejora la vida diaria de los pacientes con epilepsia y también es de interés para los pacientes con diabetes de tipo 2.

La dieta cetogénica y la epilepsia:

Esta dieta se prescribe para los casos de epilepsia resistente al tratamiento con medicamentos. Ya en los años 20 se reconoció que era un medio terapéutico para tratar la epilepsia grave en niños y adolescentes. Se dejó de lado hasta la década de 1990 debido a los avances en la medicina y en los tratamientos. La dieta cetogénica se está utilizando de nuevo en la epilepsia refractaria y/o en formas comunes para reducir las dosis de los medicamentos. La dieta cetogénica reduce las crisis entre un 30 y un 40% (según el departamento de nutrición del Instituto Pasteur). 

La dieta cetogénica y la diabetes de tipo 2:

Según un estudio estadounidense publicado en la revista Diabetes Therapy, la dieta cetogénica beneficiaría a los pacientes con diabetes tipo 2. Este estudio se llevó a cabo en 349 personas con diabetes tipo 2. 87 personas recibieron atención regular de sus dietistas y 262 personas siguieron una dieta cetogénica.

Un año después del comienzo del estudio, el 83% de los pacientes que habían adoptado la dieta cetogénica todavía la seguían. En promedio, cada paciente había perdido el 12% de su peso en el transcurso del año. Además, el 94% de los pacientes bajo insulina pudieron reducir la dosis o interrumpir el tratamiento y el 60% de ellos tenían niveles de hemoglobina A1C (un marcador de la diabetes) por debajo del umbral diabético. 

¿La dieta cetogénica puede presentar un peligro para la salud?

En la mayoría de los casos, la dieta cetogénica causa problemas digestivos: diarrea (relacionada con su alta ingesta de grasas) o estreñimiento (relacionada con su baja ingesta de fibras), náuseas o vómitos. Como resultado, muchas personas abandonan rápidamente la dieta a pesar de sus efectos positivos. 

La eficacia de esta dieta ha sido demostrada en el tratamiento de la epilepsia y es de interés para la pérdida de peso, así como para los pacientes con diabetes de tipo 2. Sin embargo, es difícil de seguir porque altera enormemente los hábitos alimentarios al excluir muchos alimentos cotidianos.

Además, se desconocen los efectos a largo plazo de la dieta cetogénica. Las deficiencias de vitaminas y minerales y el riesgo de trastornos cardíacos o metabólicos pueden ser inducidos por una dieta desequilibrada que se sigue durante un largo período de tiempo.

Un estado de acidosis metabólica continua también lleva a la desmineralización y al riesgo de deshidratación

Finalmente, los altos niveles de cuerpos cetónicos pueden causar insuficiencia renal e incluso edema cerebral.

La respuesta fisiológica a este tipo de dieta difiere de un individuo a otro. Algunos son más sensibles a una alta relación azúcar/grasas, mientras que otros (por ejemplo, las personas con un alto nivel de resistencia a la insulina) tienen buenos resultados con una dieta baja en carbohidratos.

Por lo tanto, es aconsejable buscar el consejo de su médico antes de embarcarse en tal dieta.


¿Te ha sido útil este artículo?
¡Comparte tus sentimientos e interrogantes con la comunidad más abajo en los comentarios!

¡Cuidate!


3 comentarios


Sekund
el 24/11/20

Muy interesante, siguiendo vuestro consejo lo consultare con mi médico.


jaum.e.
el 28/11/20

Hola.Muy bien Explicado.

Mi neuròlogo no me la aconsejò para la EM

Me lo aclarò diciendo que no hay evidencias cientifivas.En cambio conozco farmaceuticos que controlando la cetona en sangre para no llegar a la acidocetosis lo aconsejan para las enfermedades autoinmunes y diabeticos.Supongo que la finalidad de estas dietas es modificar el PH en sangre y curiosamente el perseguido MMS (hipoclorito sòdico) va por el mismo camino.......

Saludos


Hermetica
el 5/12/20
Yo la hago siempre cuando engordo unos kilitos y los bajo enseguida, es mucho más fácil de seguir que una dieta hipo calórica convencional que a mí, que he tenido trastornos de la alimentación durante muchos años, me causan una ansiedad insoportable, por el contrario la dieta cetogenica la tolero muy bien y me funciona estupendamente.

También te gustará

¿Es el desayuno la comida más importante del día?

¿Es el desayuno la comida más importante del día?

Leer el artículo
¿Qué comer para nutrir su cerebro?

¿Qué comer para nutrir su cerebro?

Leer el artículo
10 Alimentos que estimulan el sistema inmunológico

10 Alimentos que estimulan el sistema inmunológico

Leer el artículo
El ayuno intermitente y las enfermedades crónicas: comprender todo

El ayuno intermitente y las enfermedades crónicas: comprender todo

Leer el artículo