«
»

Top

Conmoción cerebral: vivir con ansiedad por la falta de recuerdos

Publicado el 7 may. 2021 • Por Candice Salomé

souris17, miembro de la comunidad de Carenity Francia, nos habla del accidente que le causó una conmoción cerebral. Entre la pérdida de memoria y las secuelas diarias, ¡ella da su testimonio!

Conmoción cerebral: vivir con ansiedad por la falta de recuerdos

Hola souris17, has accedido a hablar con Carenity y te lo agradecemos.

En primer lugar, ¿podrías hablarnos más de ti?

Hola, estoy casada y tengo tres hijos.

Lo que me gusta en la vida: las obras artísticas, los grandes pintores, las obras pictóricas menos conocidas, la lectura y el mundo vivo (la naturaleza, los animales, el respeto al medio ambiente).

Actualmente estoy descubriendo el mundo ecuestre, sin montar pero se puede decir que sueño con ello. Me gusta cocinar. Antes, solía bordar, dibujar, tejer, etc. También pintaba sobre porcelana. Me gusta la música ecléctica. 

También me gustan: las amistades, hablar con otras personas, las flores y los jardines, el océano y sus conchas para coleccionar... Los trozos de plástico también...

Hace treinta años, sufriste una conmoción cerebral. ¿Podrías explicarnos en qué condiciones ocurrió esto?

Yo trabajaba como suboficial en el ejército de tierra, como jefe de contabilidad, estábamos en las FFA (Fuerzas Francesas en Alemania) en ese momento. Me encargaba de pagar los sueldos de los reclutas, de pedir los billetes de tren para su regreso de permiso, el equipo para vestirlos, para alojarlos y de prever el número de soldados que comerían en el comedor para evitar el despilfarro. Por lo tanto, era necesario conocer el "número" de personas, el equipo para dormir, el equipo "de guerra", etc. 

Esta función requiere, en tiempo de guerra, defender el puesto que forma parte del mando de la unidad y su buen funcionamiento (en el campo, si no hay comida, ni agua... no se mantiene a las tropas en acción por mucho tiempo). Por lo tanto, tienes que proteger el campamento y ser capaz de derribar aviones en vuelo (amenaza rápida que te bombardea muy fácilmente). Así que participé en un curso LATTA (lucha antiaérea con armas) con una ametralladora americana comúnmente llamada 12.7 porque ese es el diámetro de la munición. Para que comprendas mejor, se necesitan dos personas para levantarla... estaba acoplado a la torreta de un camión GBC y a 100 metros, cuando dispara, la munición de la talla de media mano recorre casi un kilómetro por segundo. Es un envío muy rápido y violento, en una dirección (hacia adelante) pero luego está el retroceso del arma. Lo recibí en el maxilar superior, cortó el incisivo izquierdo (el único diente que sobresalía un poco) limpiamente.

Me encontré con el diente cortado en la mano y sangrando.

Me quedé aturdida, estaba KO de pie, pero aún no lo sabía...

La parte posterior de mi cráneo se golpeó cuando mi cabeza se inclinó violentamente hacia atrás a causa del impacto, el borde del casco pesado aplastó, estiró las cervicales superiores, hacia el atlas, el bulbo raquídeo, el reptil, el trigémino y los nervios de Arnold...

Mi columna vertebral se torció violentamente de izquierda a derecha, hacia la banda del sujetador y por encima de los riñones.

La velocidad es una fuerza y esta fuerza invisible, al golpear mi mandíbula superior, atravesó el interior de mi paladar y lo más sensible de mi cerebro: el núcleo central (hipófisis, hipotálamo, tálamo, amígdala).

¿Cuál fue el impacto de esta conmoción cerebral en tu vida (amnesia parcial, pérdida de recuerdos)? 

Me dolía mucho y, como estaba aturdida, no me di cuenta de mi estado. 

Hice cursos de primeros auxilios y reanimación cuando tenía 17 años. Nos enseñan que la persona que no dice nada, y que en apariencia parece estar bien, puede ser la más afectada (internamente). El problema es que, cuando tú eres el herido, si nadie mira para ver en qué condiciones estás... Esto es lo que me pasó a mí. 

No me atendieron. NADA. El accidente ocurrió alrededor de las 11 de la mañana, tuve acceso a la enfermería del curso a última hora de la tarde, justo cuando todo el mundo quiere irse a casa y no pensar en el trabajo. El médico me dijo: "Usted no es de nuestro regimiento, no podemos atenderle". 

Hacia al menos 6 horas que tenía el nervio de la muela seccionado, como una descarga eléctrica de tortura, y ni siquiera me dio una pastilla para el dolor. Pasé la noche (sin dormir) y toda la mañana del viaje en camión a casa con dolor, sin nada que me calmara. 

Alrededor de la hora del almuerzo del día siguiente, finalmente pode ir a la enfermería de mi regimiento, es el aspirante quien me recibió. En lugar de pensar que era grave y ver al médico de cabecera, me dijo que viera a los dentistas militares el lunes (era viernes, ya llevaba 24 horas de dolor).

Y ahí está, ¡nada más!

No me di cuenta de que me faltaban recuerdos, porque algunos los recordaba con fuerza. 

Fue durante mi segundo parto, 6 años después, cuando tuve una primera reacción que me hizo comprender que lo que estaba viviendo no era normal. 

Luego, 10 años después del accidente, durante un sueño, recordé el sonido de la explosión antes del impacto. Tengo muchas secuelas, como lesiones en la cabeza y dificultades para aprender, memorizar, dolores de cabeza extremadamente violentos, etc. 

¿Cómo te diste cuenta de que te faltaban muchos recuerdos? ¿Cómo te sentiste cuando volvieron los recuerdos?

Fue cuando por casualidad mantuve una conversación con una persona que había encontrado y con la que me puse en contacto (sólo para agradecerle su trabajo en aquel momento, era como un imperativo, tenía que darle las gracias, para poder morir algún día con tranquilidad). Esta persona se dio cuenta de que estaba siendo muy educada y que la recordaba como una colega, no como una amiga. Al hacerme preguntas, vio que no me acordaba, fue más precisa en sus preguntas o aportando elementos y ahí, efectivamente, me di cuenta de que era el agujero negro total. 

El agujero negro, el vacío, es raro, no lo recuerdo, pero sé que es cierto porque hay pruebas de los hechos. Es muy desestabilizador, sobre todo porque acabo de descubrirlo 30 años después del accidente. Es una especie de tsunami emocional, tienes una forma de angustia y ansiedad por no recordar, y la alegría de que alguien parece estar ahí para ayudarte a recuperar esos recuerdos. Tienes (¿la ilusión?) de que va a mejorar, de que vas a entender los porqués de todo lo difícil que has vivido durante tantos años. Pero después de cinco meses, sólo tenía tres "imágenes de un segundo", es decir, tres segundos de memoria recuperada... Es difuso y fugaz como una pluma, y no viene nada más. 

¿Crees que tu vida podría haber sido diferente sin esta conmoción cerebral? Si es así, ¿de qué manera?

Habría sido diferente, menos debilitada, menos perdida, habría analizado mejor ciertas situaciones y habría evitado a ciertas personas. Habría podido hacer un trabajo psicológico más rápido para liberarme de todo este estrés postraumático. Menos estrés, menos ansiedad inútil, menos falta de confianza en una misma por falta de fuerza física. Sin dolores de cabeza, así que una mente clara para analizar las situaciones y organizarme. Habría mantenido la concentración, una mejor memorización, ¡no tenía ni 24 años cuando ocurrió el accidente! Los hermosos años de juventud fueron muy difíciles y se estropearon, el lado positivo: ¡podría haber muerto, podría haber sido peor! Sin embargo, la minusvalía invisible y no reconocida provoca la agresividad de las personas ajenas que no quieren entender. Tengo mucha más empatía que estas personas, al no poder ser voluntaria (físicamente es demasiado duro), llevo 5 años haciendo llamadas telefónicas para los ancianos (muchos están solos, no todos experimentan el mismo grado de soledad o abandono, algunos son mucho más activos que yo con más de 80 años). Me ha abierto los ojos a mi confinamiento involuntario durante años. El Covid-19 me demostró que estoy aún más confinada de lo que imaginaba y que lo he estado durante años. 

Sí, ¡la vida tendría que ser diferente! Por un lado, podría haber seguido haciendo deporte, amar a los animales, disfrutar de paseos por la naturaleza y de actividades artísticas y culturales. Por otro lado, estoy lesionada, con dolor en la cabeza, el cuello, la mandíbula, los dientes, los hombros, los brazos, la espalda y en todas partes, y estoy perdiendo el tiempo buscando a alguien que realmente se preocupe por mi estado para ayudarme a mejorar.

Todo se ve afectado: la vida emocional, la familia, los amigos, la vida amorosa, el trabajo, las aficiones, la vida social, la vida cotidiana, el aprendizaje. TODO se ve afectado, NADA se salva. Y además, me siento culpable y otros saben cómo hacerme sentir aún más culpable.

Recientemente te han diagnosticado fibromialgia. ¿Por qué buscaste ayuda? ¿Qué síntomas has experimentado? ¿Cuánto tiempo se tardó en hacer el diagnóstico?

En 2017 tuve una consulta por sospechas de fibromialgia (centro del dolor en Chartres), me mandaron a paseo, me dijeron que era una enfermedad comodín, que todo estaba en la cabeza (rellené 100% positivamente el cuestionario de fibromialgia). Llevaba al menos diez años describiendo los síntomas. 

Fui a un neurólogo por mis dolores de cabeza. Ella vio mi cuaderno con los bocetos de dolor, lo llamó fibromialgia en 2018, pero yo considero que ha sido realmente reconocida y escrita en diciembre de 2020.

¡Entonces llegó la depresión! ¡Es una cosa más que hay que superar!

¿Cuál es tu tratamiento actual? ¿Estás satisfecha con él? ¿Por qué?

Mi tratamiento podría ser más que mejor, pero podría ser peor (es decir, nada en absoluto). Donde sí me hubiera gustado que me ayudaran es con el papeleo del seguro militar obligatorio que tienes que contratar cuando empiezas a estudiar y esta aseguradora no me pagó ni un céntimo. A los errores de no asistencia a una persona en peligro, se suman las reiteradas faltas profesionales: el regimiento no hizo el expediente obligatorio de invalidez.

Además del dolor físico, ¡estaba la desesperación de no ser escuchada ni ayudada! 

Me hubiera gustado poder vivir tranquilamente y con normalidad con un sueldo decente y con actividades de ocio y una vida familiar de la que pudiera ocuparme. La primera dificultad que encuentro en mi vida diaria es llevar a mis hijos a sus actividades o al colegio: es difícil conducir con dolores de cabeza invalidantes. También me resulta difícil lavarme el pelo, llevar gafas, incluso las más ligeras, me provocan neuralgias. El frío, el calor, el viento, las olas, la presión atmosférica, las luces de neón, el ruido, el aire acondicionado y los olores desencadenan la neuralgia.

Por último, ¿qué consejo darías a los miembros de Carenity que te leen?

Te animo a que encuentres tus propias formas personales de adaptarte a tus problemas de salud, a que sigas tu sentido común y tu instinto (evita la charlatanería o los malos médicos/practicantes). Ver lo que queda de bueno en la "botella" y no lo que se pierde. Encontrar un nuevo camino, necesariamente diferente del que podría haber sido sin accidente o enfermedad. Puede que hayamos perdido algunas cosas, pero que hayamos mejorado en otras. Os deseo a todos esperanza, valor, inventiva y las personas adecuadas que encontréis en el momento oportuno para que os den ayuda real y no "consejos cortados a medida" que no se adaptan a vuestra particularidad.

¿Este testimonio te ha sido útil?

¡Comparte tu opinión e interrogantes con la comunidad más abajo en los comentarios!

¡Cuidate!

avatar Candice Salomé

Autor: Candice Salomé, Community Manager de Francia

Candice Salomé es la Community Manager de Francia en Carenity. También participa en la redacción de artículos para la Revista de Salud. Es responsable de la participación de los... >> Saber más

Comentarios

También te gustará

Vacunas contra el COVID-19 y sus variantes: ¡te lo explicamos!

Vacunas contra el COVID-19 y sus variantes: ¡te lo explicamos!

Leer el artículo
Trastornos del sueño: ¡lo que piensan los miembros de Carenity!

Trastornos del sueño: ¡lo que piensan los miembros de Carenity!

Leer el artículo
Inmunología, anticuerpos y pruebas inmunológicas: ¿qué son?

Inmunología, anticuerpos y pruebas inmunológicas: ¿qué son?

Leer el artículo
Covid-19: ¿Cuáles son los efectos secundarios relacionados con el uso de la mascarilla?

Covid-19: ¿Cuáles son los efectos secundarios relacionados con el uso de la mascarilla?

Leer el artículo