«
»

Top

La estimulación cerebral profunda para la enfermedad de Parkinson

7 feb. 2020

Diagnosticado con la enfermedad de Parkinson, Daniel se sometió primero a un tratamiento con fármacos antes de aceptar ser neuroestimulado: gracias a esta operación, sus síntomas disminuyeron y su calidad de vida mejoró. Nos cuenta los pasos de su trayectoria hasta este procedimiento, que a menudo asusta a los pacientes.

La estimulación cerebral profunda para la enfermedad de Parkinson

Hola, muchísimas gracias por aceptar responder a nuestras preguntas. ¿Podrías presentarte en unas cuantas líneas?

Me llamo Daniel Schmitt, 61 años, casado y padre de 2 hijas. Tengo la discapacidad de grado 2 desde marzo de 2016 y no he trabajado desde mayo de 2016, cuando fui despedido por incapacidad física. Soy una persona muy activa, pinto, escribo, he escrito un libro "Parkinson, mi renacimiento gracias a la neuroestimulación" (libro disponible solamente en francés) que desdramatiza esta operación y en el que recomiendo a las personas elegibles que la acepten cuando sea posible.

Desde este año, soy también delegado del Comité 67 de la asociación France Parkinson.

daniel-temoignage-carenity

¿Cuáles fueron los primeros síntomas de la enfermedad de Parkinson?

El balanceo del brazo izquierdo, la posición encorvada y a menudo me quedaba enganchado con el pie izquierdo en los adoquines de la acera. El diagnóstico se hizo más bien en la ignorancia de mi parte sobre la enfermedad. Aparte de los síntomas descritos anteriormente, no tenía otras preocupaciones y podía seguir con mis ocupaciones como antes.

¿Qué tratamientos te han prescrito?

La medicación que me recetaron fue sólo ropinirol (requip) 12mg por la mañana y 8mg por la tarde 6 meses después del diagnóstico. Luego cambié de neurólogo porque no estaba muy contento con el que tenía. Fui al centro de expertos en Parkinson en Estrasburgo donde mi neurólogo me sugirió la neuroestimulación en enero de 2018.

¿Fue difícil la decisión de aceptar la neuroestimulación?

Sí, por eso también escribí el libro que mencioné antes. Había empezado a mirar las opiniones en Internet y como a menudo las personas que dan su opinión son más bien negativas, perdí el deseo de aceptar. Luego traté de hablar con gente que ya estaba neuroestimulada, y en ese momento dí un giro de 180 grados. Todos estaban contentos con la operación: me dije a mí mismo que también podía probar la ECP.

¿Cómo se desarrolla una operación como esa?

La operación consiste en insertar dos electrodos en el cerebro y suministrar voltaje a una de las 4 almohadillas de cada electrodo hasta obtener la mejor respuesta en términos de reducción de síntomas. La introducción de los cables no es en absoluto dolorosa, no se siente nada. De hecho, durante este período de la operación, se está despierto y el neurólogo pide que cuentes hasta 10 o que recites los meses del año al revés. Por otro lado, la batería (recargable por inducción) se inserta bajo anestesia general. Todo fue extremadamente bien: al segundo día, estaba caminando como antes de la enfermedad.

¿Cuáles fueron los beneficios de la estimulación cerebral?

El número de medicamentos que se deben tomar. Antes de la operación tomaba 1 requip 8mg, levodopa y 2 sinemet 100/10, este último cada 2 horas hasta la noche y finalmente 1 sinemet LP. Después de la operación cambié a 1 requip 4mg y 1 sinemet 100/10 cada 4 horas.

¿Cómo estás hoy? ¿Qué tratamientos estás siguiendo y qué planes tienes?

Estoy bien, todavía voy al hospital cada 3 meses para reajustar la tensión pero debo admitir que ahora he cambiado a 1.5 comprimidos de sinemet 100/10 cada 2h15 con 1 requip 4mg por la mañana.

A finales de agosto, terminé la parte francesa del Camino de Santiago, en una bicicleta normal (sin asistencia eléctrica). ¡165 km en 5 días desde Aire sur l'Adour hasta Saint Jean Pied de Port! Salimos para Lanzarote el 8 de febrero y yo quería ir a Australia, pero todavía es sólo una idea.

¿Qué consejo le darías a un paciente con la enfermedad de Parkinson que se mostrara reacio a someterse a esta operación?

Si te ofrecen esta operación, acéptala, puede que te cambie la vida. Atención al límite de edad de 70 años; después de esto, ya no es posible. Si no estás convencido, lee mi libro y estoy seguro de que le dirás que sí al neurocirujano. Ten cuidado, sin embargo, no sueñes, no se trata de curar sino de una nueva calidad de vida.

--

Nota del editor: Este testimonio no sustituye al consejo médico. ¡Habla con tu médico!

avatar Louise Bollecker

Autor: Louise Bollecker, Community Manager France and Content Manager

Community manager di Carenity in Francia, Louise è anche redattore capo della Rivista Salute per proporre articoli, video e testimonianze concentrati sul vissuto dei pazienti e che portano la loro voce. Con una formazione pluridisciplinare orientata sul giornalismo, coordina la redazione dei contenuti delle piattaforme Carenity e facilita l’esperienza dei membri sul sito.

>> Saber más

Comentarios

También te gustará