Vientre hinchado, duro o doloroso: los 7 culpables más comunes

/static/themes-v3/default/images/default/home/bg-generic.jpg?1516194360

Pacientes Acalasia

0 respuesta

45 visualizaciones

Temática de la discusión


• Animadora de la comunidad
Publicado el

Demasiado inflado, demasiado duro, doloroso... El estómago es un órgano sensible. Compuesto de millones de neuronas, es nuestro segundo cerebro. Un descubrimiento reciente que explica por qué está mal por el estrés y las emociones.

Mal - Ventre.jpg

Hinchazón, dolores, trastornos del tránsito, el lote completo... y muchas veces ¡a diario!, especialmente para aquellas personas que sufren de colopatía funcional. El intestino también alberga 100.000 millones de bacterias con las cuales las células intestinales interactúan de forma continua. Averigua qué factores pueden estresar el vientre.

El estrés

"El estrés causa la producción de acetilcolina, un neurotransmisor, dice la Prof. Francisca Joly Gomez, gastroenteróloga. Esta señal, emitida en el cerebro, pasa a través del nervio vago y estimula las neuronas intestinales. Este último da la orden de contraer el intestino, lo que acelera el tránsito".

¡Es por eso que el nerviosismo antes de un evento importante nos hace correr al baño! En condiciones estresantes, los dolores se activan, las heces se vuelven más frecuentes y demasiado líquidas, sin ninguna relación con la dieta, y si uno padece o no una enfermedad intestinal.

Esto también explica por qué algunas personas responden bien a la relajación y la hipnosis.

Cambios de vacaciones

Cambios de lugar, de ritmo, de comida... las vacaciones pueden generar problemas de tránsito. En el extranjero, o sin ir muy lejos.

"En verano, comemos más ensaladas de verduras y frutas que de costumbre, dice Julie Delorme, dietista. Esto puede provocar hinchazón y, en algunos casos, diarrea".

Además, comer en diferentes momentos no es un problema, "lo principal es comer cuando tienes hambre, despacio y masticar bien", señala la profesora Joly Gomez.

La saliva contiene enzimas que ayudan a la digestión, y los problemas estomacales son más comunes en aquellos que comen rápido. También, algunas veces sucede que no podemos ir al baño cuando queremos.

"Hay momentos para evacuar, un reflejo gastrocólico estimula el colon. La falta de respeto a esta fisiología puede inducir estreñimiento", dice la profesora Joly Gomez.

Antibióticos

"Tomar antibióticos altera la flora intestinal y puede conducir a la aparición de bacterias patógenas, incluido Clostridium difficile, que causa colitis y diarrea", advierte el profesor Joly Gomez.

Y eso no es todo. Sabemos que para protegerse contra enfermedades intestinales o metabólicas como la obesidad, es mejor tener una flora intestinal diversa.

Según el profesor Patrick Berche, director del Instituto Pasteur de Lille, el riesgo de enfermedades inflamatorias del tracto digestivo está relacionado con el número de curas a base de antibióticos.

Y la terapia con antibióticos en los primeros meses de vida conduce al sobrepeso. Los especialistas aconsejan evitar la prescripción de antibióticos antes de los dos o tres años, porque la flora intestinal se forma durante los primeros años de vida.

Estar sentado demasiado tiempo

El estreñimiento está claramente asociado con la falta de actividad física de una manera "dependiente de la dosis".

En otras palabras, cuanto menos se mueva, mayor será su riesgo de sufrir estreñimiento, o lo que es lo mismo: ya no existen los espasmos intestinales naturales que pueden evacuar las heces, y no importa la edad.

Fumar y dejar de fumar

La nicotina tiene un efecto laxante porque estimula los músculos del intestino, promoviendo su contracción y eliminación del bolo. Además, aquellos que dejan de fumar pueden experimentar episodios de estreñimiento.

Las relaciones entre el tabaco y el vientre son más complejas en personas con enfermedad inflamatoria intestinal crónica: si el tabaco promueve y empeora la enfermedad de Crohn, protege y mejora el curso de la colitis ulcerosa, probablemente influyendo en respuestas inmunes.

Desfase horario

"Un desfase que conduce a picotear, comer sin hambre y durante el día puede alterar el funcionamiento del intestino", dice Francisca Joly Gomez.

Si compensamos la fatiga bebiendo más café de lo normal, se debe saber que la cafeína también tiene un efecto laxante.

Exceso de chicle

En estos productos, el azúcar a menudo se reemplaza por sorbitol, un compuesto de la familia de los poliol.

Estes últimos pueden causar una fermentación en el colon que causa hinchazón, dolor, más raramente, diarrea. Debe consumirse mucho: ¡de 20 a 30 por día, según estudios científicos!

Fuente: Magazine Santé

Discusiones más comentadas