«
»

Top

Testimonio fotográfico: el síndrome del intestino irritable impide vivir

12 feb. 2019 • 6 comentarios

"La enfermedad del intestino irritable, también conocida como "colitis funcional", tiene períodos en los que no pasa nada y luego, de repente, vuelven las crisis que te paralizan, los problemas digestivos y los calambres."
Testimonio fotográfico: el síndrome del intestino irritable impide vivir

 

El testimonio de María
El síndrome del intestino irritable impide vivir

 

Testimonio síndrome del intestino irritable

Ya hace 5 años.

Después de muchas idas y vueltas a médicos de cabecera, hospitales y especialistas, después de escuchar repetidamente "es una gastro" de los médicos de cabecera o "es una gastrointeritis contagiosa, quédate en la sala de espera" en el hospital mientras me encontraba en pleno ataque de dolor tetánico, finalmente supimos que nombre ponerle a este dolor que surge sin ningún signo previo.

La enfermedad del intestino irritable, también conocida como "colitis funcional", tiene períodos en los que no pasa nada y luego, de repente, vuelven las crisis que te paralizan, los problemas digestivos y los calambres. El dolor generalmente ocurre durante o después de una comida. Una sensación constante de hinchazón, una disminución del apetito, pero también una fatiga terrible están asociadas con ello.

Estos síntomas llegan al punto en el que tienes miedo de salir de casa por miedo a no sentirte bien, miedo de aceptar ciertas salidas porque no todas las condiciones son siempre favorables... Siempre debes tener analgésicos en caso de ataques de dolor, pero sólo los minimizarán y no los erradicarán. A diario, se llega a prestar atención a todo lo que se come, a todo lo que se hace, a todo lo que se intenta hacer para evitar las crisis y, en caso de que ocurran, a calmarlas, pero nada lo hace.

 

Este testimonio forma parte del proyecto de graduación de Gaëlle Regnier, estudiante de fotografía en la Escuela de Fotografía y Técnicas Visuales Agnès Varda de Bruselas. Ella eligió el dolor crónico como el tema de este reportaje fotográfico para destacar a los pacientes y su lucha.

 

Otros testimonios:

Claire: Continuar trabajando con una artritis deformante
Alain: El mercado laboral excluye a los enfermos crónicos
Delphine: Años de diagnóstico errante ante el síndrome de Ehlers-Danlos hipermóvil
Ornella: El síndrome de KISS, de madre a hijo
Virginia: Mantener la esperanza a pesar de los efectos secundarios de los tratamientos para la artritis reumatoide

Carenity

avatar Louise Bollecker

Autor: Louise Bollecker, Community Manager France and Content Manager

Community Manager de Carenity en Francia, Louise es también Content Manager para ofrecer artículos, vídeos y testimonios a los miembros. Su objetivo es portar la voz de los pacientes para una mejor comprensión de su realidad cotidiana.

Comentarios

el 13/3/19

@pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍  @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ ¿qué pensais vosotros de la experiencia de Maria? ¿opináis lo mismo que ella?

Un saludo,
Andrea

el 26/3/19

Hola, ante todo mucho ánimo para María.

Queríamos plantear una cuestión. La mayoría de la gente diagnosticada por el síndrome del colon irritable... ¿A cuántas pruebas se somete? Cada médico parece tener un criterio.

Creo que debería haber un consenso a la hora de diagnosticar esta enfermedad, ya que al hacerse "por descarte" a veces hay otros problemas que quedan sin diagnosticar, como por ejemplo el SIBO o alguna intolerancia.

Gracias a todos y saludos desde nuestro blog Síntomas, dietas, productos naturales e información sobre el colon irritable [Este enlace incumple las normas del foro. Eliminado por los administradores]

el 31/3/19

ES muy cierto. Todo eso depende de los síntomas también cabe rescatar que las terapias para el colon irritable son diversas. Desde restablecer la flora intestinal, intolerancia  a la lactosa hasta problemas de ansiedad y stress. Lo último es muy importante aunque parece secundario.

el 13/4/19

Buenas a todos , a mi hace unos 5 años después de una etapa un poco mala, despido colectivo y muerte de un familiar, empecé con dolores musculares ,mareos,problemas digestivos varios , etc; entonces me mandaron con un digestivo y un reumatólogo, ambos por separado hicieron sus pruebas y por descarte uno me diagnóstico colon irritable y el otro fibromialgia .... :-( hoy en día vivo normal no tengo ninguna de esas dos solo tengo diagnosticado reflujo esofagico , gastritis por helicobacter y un poco hipocondríaco que soy... en fin con esto quiero decir que hay que calmarse que el tiempo pone todo en su sitio y que lo que tengamos ya lo tenemos así que las ansiedades , nervios , etc solo empeoran todo. Un saludo.

el 14/4/19

Hola chic@s , desde hace 8 meses estoy en cama , me levanto para ir al médico , y algunas veces , no puedo ir , por falta de fuerzas. Alguna vez , me dan ataques de ansiedad. Como no me ve nadie , lloro lo necesario y me desespero, pienso en morirme rápido , pero eso no va a suceder. Y ese es mi pensamiento diario. Mi familia no quieren saber nada , pues consideran que no tengo nada , y que no puedo tener tanto dolor y menos sentirme agotada. No pido que me tengan pena , solo comprensión. 🌼🌼🌼

También te gustará

Diabetes: entender la dieta de bajo índice glucémico

Diabetes: entender la dieta de bajo índice glucémico

Leer el artículo
Seguridad informática, mejoras del sitio web... Conoce a Jérémy, responsable técnico

Seguridad informática, mejoras del sitio web... Conoce a Jérémy, responsable técnico

Leer el artículo
¿Qué enfermedades y medicamentos son incompatibles con la aspirina?

¿Qué enfermedades y medicamentos son incompatibles con la aspirina?

Leer el artículo
Los tratamientos del cáncer: bioterapia e inmunoterapia

Adamantinoma
Astrocitoma
Cáncer colorrectal
Cáncer de amígdalas
Cáncer de ano
Cáncer de boca
Cáncer de cuello uterino
Cáncer de esófago
Cáncer de estómago
Cáncer de garganta
Cáncer de glándula parótida
Cáncer de hígado
Cáncer de huesos
Cáncer de la pleura
Cáncer de la vesícula biliar
Cáncer de laringe
Cáncer de lengua
Cáncer de mama
Cáncer de nasofaringe
Cáncer de ovario
Cáncer de paladar
Cáncer de páncreas
Cáncer de piel
Cáncer de próstata
Cáncer de pulmón
Cáncer de riñón
Cáncer de testículo
Cáncer de timo
Cáncer de tiroides
Cáncer de vagina
Cáncer de vejiga
Cáncer endometrial
Cáncer vulvar
Carcinoma basocelular
Carcinoma de células de Merkel
Carcinoma de células escamosas de la cabeza y cuello
Carcinoma primario peritoneal
Condrosarcoma mixoide extraesquelético
Cordoma
Coriocarcinoma
Dermatofibrosarcoma protuberante
Feocromocitoma
Glioblastoma
Gliomas
Leucemia linfoide aguda
Leucemia linfoide crónica
Leucemia mieloide aguda
Leucemia mieloide crónica
Linfoma de Hodgkin
Linfoma no Hodgkin
Macroglobulinemia de Waldenstrom
Mesotelioma
Mielofibrosis
Mieloma múltiple
Nefroblastoma
Neoplasia endocrina múltiple
Neuroblastoma
Retinoblastoma
Sarcoma de Ewing
Sarcoma de Kaposi
Síndrome de Sezary
Síndromes mielodisplásicos
Tumor cerebral
Tumor del estroma gastrointestinal
Tumor maligno de las trompas de Falopio
Tumor neuroendocrino
Tumor neuroendocrino enteropancreático
Tumor rabdoide

Los tratamientos del cáncer: bioterapia e inmunoterapia

Leer el artículo