Artritis reumatoide y fatiga

La fatiga es algo subjetivo y personal. Es un sentimiento de lasitud física y mental que puede ser severo y abrumador para algunos enfermos de artritis reumatoide.
/static/themes-v3/default/images/default/info/maladie/intro.jpg?1516194360

No es lo mismo la fatiga aguda (a corto plazo) que la fatiga crónica (a largo plazo).

La mayoría de personas se sienten fatigadas después de una larga jornada de trabajo, pero se recuperan con una noche de sueño de calidad. Las personas que tienen una enfermedad como la artritis reumatoide tienen que lidiar con la fatiga a diario, independientemente de la actividad que hayan realizado. Además de la fatiga, otros síntomas principales de la artritis reumatoide son el dolor, la rigidez y la pérdida de movilidad en las articulaciones.

Existen diversas causas que pueden contribuir a la sensación de fatiga.

El proceso de la enfermedad (inflamación crónica de las articulaciones y otros tejidos) es, sin lugar a dudas, la causa principal. Es posible que exista también una relación entre la fatiga y la actividad de la enfermedad. La actividad de la enfermedad se mide por el número de articulaciones inflamadas y dolorosas y por los niveles de los marcadores sanguíneos, como por ejemplo la velocidad de sedimentación o la proteína C-reactiva. Las citocinas, unas moléculas que son enviadas por las células del sistema inmunitario, son las principales responsables de la actividad de la enfermedad y, en consecuencia, de la sensación de fatiga. 

Hay otros factores que contribuyen a la aparición de la fatiga:

- Los dolores agotan al enfermo y le sumergen en un estado de fatiga intensa. Además, el dolor puede despertar al enfermo durante la noche y perturbar su sueño.
- Algunos medicamentos que se utilizan para tratar la artritis también pueden aumentar la fatiga. Los medicamentos para el dolor, por su parte, pueden provocar somnolencia e interferir en la concentración. Los medicamentos antinflamatorios pueden asimismo perturbar la capacidad de concentración.
-La pérdida de masa y de tono muscular, como consecuencia de la inactividad de algunos pacientes (debido a la pérdida de movilidad y las dificultades para desplazarse) así como de la inflamación, se traduce en que el paciente debe hacer un esfuerzo adicional para realizar determinadas actividades.

¿Te gustaría saber más sobre esta condición?

Únete a los 75 000 pacientes inscritos en la plataforma, infórmate sobre tu enfermedad
o la de tus allegados y comparte con la comunidad

Únete

Es gratuito y anónimo