Artritis reumatoide y herencia

Aún no se conocen en profundidad las causas de la artritis reumatoide. Sin embargo, estudios recientes indican que el peso de la herencia podría ser relativamente importante.
/static/themes-v3/default/images/default/info/maladie/intro.jpg?1516194360

Aunque se desconozcan las causas de esta enfermedad, se sabe que el sistema inmunitario juega un papel determinante en la aparición de este tipo de inflamación y de las lesiones que se derivan. Efectivamente, el sistema inmunitario, por razones que todavía no están claras, empieza a producir, en determinadas condiciones, anticuerpos que atacan a las estructuras articulares sanas y otros órganos. Están implicadas en esta reacción inmunitaria numerosas células y sustancias, pero los elementos fundamentales son los linfocitos T, cuya activación provoca la secreción de sustancias inflamatorias.

AR: una enfermedad multifactorial

Los estudios científicos llevados a cabo indican que las causas de la artritis reumatoide podrían estar ligadas a determinados factores ambientales que serían capaces de contribuir, en el marco de una predisposición genética, a desencadenar esta enfermedad. Se apunta a infecciones virales o bacterianas, aunque hasta el momento no ha sido confirmado con precisión. La artritis reumatoide no es en ningún caso una enfermedad contagiosa.

La artritis reumatoide tiene, no obstante, un componente hereditario. En efecto, los estudios científicos realizados sobre el complejo de histocompatibilidad humana, un conjunto de genes del individuo, han permitido demostrar que las personas con un familiar que padece artritis reumatoide tienen en promedio una probabilidad de desarrollar la enfermedad 4 veces mayor. Este riesgo varía en función del sexo del paciente: en efecto, el riesgo es del 2 % para los hijos (sexo masculino) de una persona con artritis reumatoide, mientras que asciende al 6 % para las hijas (sexo femenino). En el caso de gemelas, es decir hermanas genéticamente idénticas, el riesgo de desarrollar artritis reumatoide cuando una de las hermanas ya padece la enfermedad, es del 12 %. Esto demuestra el carácter multifactorial de la artritis reumatoide, de modo que no depende únicamente de factores genéticos sino también ambientales.

En Francia, se diagnostican cada año 10 nuevos casos de artritis reumatoide por cada 100 000 personas. Cuando un miembro de la familia padece artritis reumatoide, el riesgo de desarrollar la enfermedad a lo largo de su vida es 5 veces superior en el caso de los hombres y se multiplica por 15 en el caso de las mujeres. Además, estos factores de riesgo genéticos predisponen también a otras enfermedades autoinmunitarias que funcionan mediante mecanismos similares.

¿Te gustaría saber más sobre esta condición?

Únete a los 76 000 pacientes inscritos en la plataforma, infórmate sobre tu enfermedad o la de tus allegados y comparte con la comunidad

Es gratuito y anónimo