«
»

Top

DT1 y trastornos de la conducta alimentaria: ¿cómo detectarlos y tratarlos?

Publicado el 16 dic. 2021 • Por Claudia Lima

La diabetes de tipo 1 es una enfermedad que se trata con inyecciones regulares de insulina y un control estricto de la dieta.  
Esto puede provocar trastornos de conducta alimentaria en personas susceptibles y frágiles.  

¿Qué son? ¿Cómo se activan? ¿Cómo se pueden prevenir? 

Si deseas conocer todas las respuestas, ¡lee ahora nuestro artículo!

DT1 y trastornos de la conducta alimentaria: ¿cómo detectarlos y tratarlos?

Existe una relación entre la diabetes de tipo 1 y los trastornos de la conducta alimentaria, a pesar de la importancia de una dieta equilibrada en el tratamiento de esta enfermedad.  

La diabetes es una enfermedad autoinmune y crónica, es la disfunción de los mecanismos de regulación del azúcar en la sangre. La diabetes de tipo 1 (DT1), conocida como diabetes insulinodependiente, es el resultado de la destrucción de las células del páncreas que generan la insulina. El tratamiento de esta enfermedad se basa en la inyección de insulina, que reduce el nivel de azúcar en sangre.  

Se considera que los pacientes con diabetes de tipo 1 tienen un alto riesgo de desarrollar un trastorno de la conducta alimentaria.  

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) son trastornos complejos, caracterizados principalmente por hábitos alimentarios anormales, un miedo intenso a ganar peso y una preocupación por la imagen corporal. Los diferentes tipos de TCA son la anorexia, la bulimia y la hiperfagia bulímica (un trastorno caracterizado por episodios recurrentes de atracones no asociados a conductas compensatorias como el vómito o el uso de laxantes). 

Los trastornos alimentarios son patologías frecuentes en España. Según datos de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), los TCA son más frecuentes en mujeres (9 de cada 10 casos), siendo su prevalencia en España de 4,1 a 6,4 por ciento en mujeres entre 12 y 21 años, y de 0,3 por ciento para los hombres. El 94% de los afectados son mujeres de 12 a 36 años, aunque cada vez hay más casos entre varones y gente mayor.

¿Por qué existe una relación entre la diabetes de tipo 1y los trastornos de conducta alimentaria? 

Las personas con diabetes son más propensas que la población general a presentar trastornos de conducta alimentaria. En la DT1, la falta de insulina influye mucho en la pérdida de peso, lo que puede llevar a una mala adherencia al tratamiento. Algunas personas restringen su tratamiento para perder peso, arriesgándose a complicaciones graves como la ceguera o la amputación. Este problema es especialmente importante durante la adolescencia. 

El origen de este comportamiento suele estar relacionado con el hecho de que la inyección de insulina para tratar a los diabéticos insulinodependientes permitirá que el azúcar entre en las células del cuerpo para sus necesidades energéticas y el exceso de azúcar se almacenará en forma de grasa. El principal riesgo es que, sin insulina, el exceso de azúcar permanece en la sangre y daña los pequeños vasos del cuerpo, como los de los ojos, los riñones y las extremidades.  

Estos comportamientos patológicos tienen como objetivo controlar el peso haciéndose vomitar, utilizando laxantes, diuréticos, siguiendo dietas muy restrictivas, periodos de ayuno... 

La prevalencia de la anorexia nerviosa en los pacientes con DT1 es comparable a la de la población general. Por otro lado, la prevalencia de la bulimia parece ser mayor. Esto se conoce como "diabulimia". 

¿Que es la “diabulimia”? 

Este término no médico abarca dos enfermedades: la diabetes de tipo 1 y un trastorno de la conducta alimentaria. Dos enfermedades peligrosas ya individualmente. Los medios de comunicación describen este trastorno de la conducta alimentaria como el más peligroso del mundo a causa de las desastrosas consecuencias que tiene en el organismo. 

Según un estudio de la Diabetes Care Association, los más afectados son los jóvenes con DT1, de entre 15 y 30 años, mayoritariamente mujeres, perfeccionistas, con baja autoestima y que viven en un entorno familiar complejo.  

Los pacientes con diabulimia aprovechan la acción metabólica de la insulina para mantener un peso extremadamente bajo. Normalmente, la persona que padece diabulimia limitará las dosis de insulina a riesgo de provocar comas hiperglucémicos, para mantenerse delgada y evitar que la insulina contribuya a su aumento de peso. Combinará este rechazo a la insulina con atracones. 

Las complicaciones de la diabulimia incluyen un mayor riesgo de daño renal, mayor riesgo de ceguera o retinopatía diabética, compromiso de la circulación sanguínea periférica (pie diabético), retraso o no aparición de la menstruación, parada del crecimiento, pérdida de cabello, problemas cutáneos y cetoacidosis, entre otros. Además, la tasa de suicidio es alta entre esta población. 

En la actualidad, la diabulimia aún no está reconocida como un TCA, aunque se estima que el 6-7% de los DT1 la padecen. Por lo tanto, todavía no hay tratamiento.

¿Cuáles son los factores de riesgo para desarrollar un trastorno alimentario con la DT1?  

Algunos aspectos de la diabetes pueden contribuir a la aparición o al mantenimiento de uno de estos trastornos. 

Por ejemplo, hacer dieta para el tratamiento de la diabetes puede ser un factor desencadenante, el manejo de la enfermedad requiere cuantificar la ingesta de carbohidratos y tener un mayor control sobre la dieta, si la persona es psicológicamente vulnerable puede estar predispuesta a desarrollar un TCA.  

También se ha comprobado que la mayoría de las personas recién diagnosticadas de diabetes de tipo 1 ganan peso al principio del tratamiento. Además, la insulina es una hormona que puede promover el almacenamiento de grasa en una persona sedentaria y, por el contrario, promover el desarrollo de masa muscular en una persona físicamente activa, lo que puede aumentar el peso en la báscula. 

También hay que tener en cuenta el impacto psicológico de esta enfermedad crónica.  

¿A qué señales hay que prestar atención? 

Dado el riesgo de muerte en los pacientes diabéticos con trastornos de conducta alimentaria, es esencial identificar los signos de forma temprana.  

Por ejemplo, un paciente con DT1 que presente un desequilibrio inexplicable de la glucemia debe ser examinado para detectar un posible TCA.  

Además, la pérdida de peso significativa es el primer signo de advertencia de que un diabético de tipo 1 puede tener un TCA. Otros signos que requieren especial atención son:  

  • Comer pocos alimentos o bajos en calorías,
  • Comer a escondidas,
  • Saltarse las comidas,
  • Usar laxantes,
  • Obligarse a vomitar,
  • Practicar una actividad física de forma excesiva,
  • Tener infecciones repetidas,
  • Cancelar de citas médicas,
  • Estar demasiado preocupado por el peso o la imagen corporal,
  • Mostrar signos de depresión, trastorno del estado de ánimo, fatiga severa,
  • Privarse de dosis de insulina,
  • Llevar ropa holgada o en capas,
  • Tener una hemoglobina glicosilada superior a la normal durante un periodo de tiempo prolongado,

La detección y el diagnóstico de un trastorno de conducta alimentaria es difícil porque a menudo se niega u oculta el trastorno. Sin embargo, en caso de sospecha de un TCA, existe el cuestionario de cribado SCOFF, que consta de cinco preguntas no específicas para la DT1 y dos preguntas específicas para explorar el uso de la insulina. Una respuesta positiva a al menos dos preguntas es indicativa de la presencia de un TCA.  

El manejo de los TCA en pacientes con DT1 es complicado y requiere un enfoque multidisciplinar que aborde aspectos nutricionales, psicológicos y ambientales, así como cuestiones directamente relacionadas con la DT1 y su tratamiento.  


¿Este artículo te ha sido útil?
 
¡Haz clic en "Me gusta" y comparte tu opinión y tus interrogantes con los miembros de la comunidad más abajo en los comentarios!    

¡Cuidate! 


2

Comentarios

También te gustará

Ver el testimonio
Entrevista con un experto: diabetes y nutrición (1/3)

Diabetes tipo 1

Entrevista con un experto: diabetes y nutrición (1/3)

Ver el testimonio
9 alimentos que ayudan  a controlar la diabetes

Diabetes tipo 1

9 alimentos que ayudan a controlar la diabetes

Leer el artículo
Diabetes y problemas dentales: ¡todo lo que hay que saber!

Diabetes tipo 1

Diabetes y problemas dentales: ¡todo lo que hay que saber!

Leer el artículo

Discusiones más comentadas

Ficha descriptiva de la enfermedad