«
»

Top

EHNA, o enfermedad de hígado graso: entender el tratamiento

24 ene. 2020 • 6 comentarios

Ante el diagnóstico de esteatosis hepática no alcohólica o EHNA/NASH (esteatohepatitis no alcohólica, una complicación de la esteatosis), los pacientes a menudo se encuentran desamparados: ¡esta "enfermedad de la soda" o "enfermedad del hígado graso" no tendría tratamiento! Aunque no existan medicamentos dedicados, el tratamiento de los pacientes es muy real. Lee nuestras explicaciones para comprender mejor lo anterior y sus objetivos.

EHNA, o enfermedad de hígado graso: entender el tratamiento

Entender la esteatohepatitis no alcohólica, una enfermedad compleja

La esteatohepatitis no alcohólica, también conocida como EHNA (o NASH, su acrónimo en inglés), es una enfermedad causada por varios factores y que presenta varias características, como la resistencia a la insulina, la inflamación, el estrés oxidativo, el aumento de la grasa en el hígado y la dislipidemia (concerntración demasiado elevada de lípidos en la sangre). Los pacientes presentan con mucha frecuencia comorbilidades como la obesidad, la diabetes tipo 2, la hiperglucemia, los altos niveles de triglicéridos, los altos niveles de LDL-C (el colesterol "malo") y los bajos niveles de HDL-C (el colesterol "bueno"), que aumentan significativamente el riesgo cardiovascular.

>> La EHNA, una complicación de la enfermedad de hígado graso no alcohólico: lee nuestra ficha informativa de la enfermedad.

El mtrataamiento médico de la EHNA consistirá tanto en el tratamiento de la enfermedad como, sobre todo, en la reducción del riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares en estos pacientes.

Los tratamientos de la NASH

Aunque los factores de riesgo para desarrollar la EHNA así como los componentes de esta enfermedad están bien identificados, actualmente no hay medicamentos con autorización de comercialización para esta indicación y por lo tanto no hay medicamentos específicamente indicados para esta enfermedad.  Sin embargo, existen soluciones: el tratamiento consiste principalmente en la modificación del estilo de vida (dieta, actividad física). En cuanto a los medicamentos que se pueden prescribir, son sobre todo tratamientos que tratan los síntomas de la EHNA y no la EHNA en sí misma: se dirigen a la obesidad, la diabetes, la hipertensión arterial o la dislipidemia.

Cambiar la alimentación

La modificación de la dieta alimentaria es esencial y consiste en :

- Una restricción de la ingesta calórica para perder peso
- Reducción del consumo de ácidos grasos saturados (carne, mantequilla, productos lácteos, etc.) a favor de los ácidos grasos mono y poliinsaturados (aceites vegetales, pescados grasos, oleaginosas, etc.)
- Aumento del consumo de fibra, especialmente de fibra soluble (frutas y verduras, cereales integrales, etc.)
- Consumo muy limitado o nulo de refrescos, alimentos altamente procesados, alimentos glucido lipidicos y alcohol (que se debe detener si se produce una fibrosis grave o cirrosis)
- El consumo de café parece tener un impacto bastante positivo en la esteatosis hepática y no debería limitarse (sin embargo, se recomienda no superar las 6 tazas de café al día)
- No se recomiendan las dietas no personalizadas ni los productos de adelgazamiento ya que tienen una baja relación beneficio/riesgo y se acompañan de una recuperación de peso cuando se interrumpe el tratamiento

Practicar una actividad física

La actividad física regular y adaptada es esencial y complementaria a la modificación de la dieta. Se anima a los pacientes a practicar de 2 a 4 horas de ejercicio a la semana, divididas en 3 a 5 sesiones (caminata rápida, ciclismo, natación...). Es muy importante practicar una actividad que le guste al paciente, para fomentar la adherencia al cambio.

Adoptar un enfoque conductual

Por lo general, además de las medidas y tratamientos higiénicos y dietéticos, se proporciona terapia conductual o apoyo psicológico. Se ha demostrado que esta combinación mejora la pérdida de peso en los pacientes obesos. Si el paciente tiene trastornos de la alimentación (adicción al azúcar, a la sal, bulimia, compensación por falta o estrés en la comida, etc.), se debe llevar a cabo un tratamiento especializado de la adicción y/o una terapia de conducta.

Medicamentos para tratar los síntomas

Si los cambios en la dieta y la actividad física no son suficientes para corregir los factores metabólicos (diabetes, hiperlipidemia e hipertensión arterial), se deben utilizar medicamentos con baja hepatotoxicidad (con poco peligro para el hígado).

El arsenal terapéutico disponible para la EHNA incluye tratamientos sintomáticos como:

- Las estatinas como la ATORVASTATINA para reducir el colesterol y los triglicéridos
- Los fibratos como el FENOFIBRATO para reducir los triglicéridos
- La METFORMINA para reducir los niveles de azúcar en la sangre
- Los medicamentos antihipertensivos como LOSARTAN
- Los anti-TNFα para reducir la inflamación
- La ADIPONECTINA que tiene una acción anti-lipogénica.

Existen igualmente tratamientos con un objetivo más preciso como:

- El ARAMCHOL (Galmed) o el VICTOZA que tienen como objetivo la estehatosis hepática
- El ELAFIBRANOR (Genfit), que es un nuevo tratamiento dirigido a la inflamación y al "ballooning hepatocelular", que espera recibir una indicación para la EHNA en 2020
- GILEAD, TOBIRA, GALECTINA o CONATUS que se dirigen a la fibrosis y cirrosis avanzada

La cirugía bariátrica

La cirugía bariátrica está considerada como el tratamiento más radical pero más eficaz para lograr una pérdida de peso significativa y duradera (40-71%) en pacientes con obesidad mórbida y aquellos con diabetes además de obesidad. Sin embargo, aunque se ha demostrado su efecto en la pérdida de peso, su impacto directo en la EHNA aún no está probado.

Otros tratamientos

Otras alternativas no farmacológicas han sido presentadas como útiles en el manejo de la NASH, tales como:

- El Rice Bran Arabinoxylan Compound ou RBAC, que es un suplemento dietético, compuesto de fibra soluble de salvado de arroz parcialmente hidrolizado por la acción de una enzima natural compleja extraída de la seta Shiitake. Es una importante fuente de fibra soluble para la acción laxante, reductora del colesterol y antioxidante.
- Los probióticos también podrían utilizarse como complemento de una dieta adaptada y controlada en pacientes que sufren de EHNA.

Estas sustancias no reemplazan la dieta del paciente, simplemente la complementan.

El tratamiento de la EHNA en resumen

- Ante una esteatosis y una sospecha de la aparición de EHNA, se inicia una modificación del estilo de vida y un tratamiento específico para reducir la esteatosis.
- En el caso de EHNA leve o avanzada sin fibrosis o con fibrosis mínima, se deben iniciar medidas de salud dietéticas, un tratamiento crónico para reducir o eliminar la EHNA y un tratamiento específico para reducir la esteatosis.
- En el caso de fibrosis o cirrosis avanzada, se debe iniciar un tratamiento de emergencia para detener la fibrosis, un tratamiento crónico para reducir o eliminar la EHNA y un tratamiento dirigido a la esteatosis para reducirla, todo ello en paralelo con medidas higiénicas y dietéticas.

Luchar contra la EHNA es, ante todo, luchar contra los malos hábitos alimenticios, adoptados por demasiadas personas en todo el mundo, contra los alimentos altamente procesados, el sedentarismo y el estrés. Esta lucha implica un enfoque global e individualizado para corresponder a cada paciente.

Atención, este artículo es general y no reemplaza una receta médica. No menciona ningún caso especial que pueda existir. Cada paciente es diferente, ¡así que habla con tu médico!

avatar Camille Dauvergne

Autor: Camille Dauvergne, Junior Community Manager Francia

Camille Dauvergne es actualmente Comunity Manager Junior en Carenity. Acompaña al Community Manager France en la animación de la plataforma, facilitando la navegación de los miembros y promoviendo sus interacciones. Camille también participa en la redacción de los artículos científicos disponibles en la Revista de Salud, así como en la actualización de las fichas de salud y de medicamentos.

>> Saber más

Comentarios

el 24/1/20

Ya lo habéis dicho todo en este artículo, de hecho yo pasé por este nuevo enfoque de modificación de la alimentación, que me trajo la curación, ¡sin mencionar el ayuno que acelera la desaparición de la grasa!

el 24/1/20

¡Muchas gracias por tu comentario @pseudónimo oculto‍! @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ @pseudónimo oculto‍ hola a todos y a todas, ¿qué pensáis vosotros del tratamiento de la enfermedad del hígado graso no alcohólico? ¿cuál es vuestro tratamiento actual?

Un saludo,
Andrea

el 24/1/20

Yo no tengo tratamiento para hígado Graso...solo tengo tratamiento para enfermedad de Wilson

..

Tono dos comprimidos al dia de Wilzin   de 50'. Me lo dan en  el hospital..

el 27/1/20

Totalmente de acuerdo con este artículo, yo modifiqué completamente mis hábitos alimenticios, empecé a practicar deporte.... Hoy en día miAsat, ALAT y Ggt están en los valores normales!

el 27/1/20

En mi caso el deporte intenso (en mi caso soy corredor de unos 70 km semanales) me ha ayudado a bajar el nivel de transaminasas , perder peso y también a bajar el nivel de trigliceridos.  Fui diagnositcado de EHNA con fibrosis leve mediante biopsia de higado.

Graicias por el artículo que da con la clave de porqué el higado graso es tan frecuente en la sociedad actual.

También te gustará

El aire contaminado engorda y desarrolla diabetes, ¿es posible?

Obesidad

El aire contaminado engorda y desarrolla diabetes, ¿es posible?

Leer el artículo
El diagnóstico de la enfermedad de Crohn contado por los miembros de Carenity

Enfermedad de Crohn

El diagnóstico de la enfermedad de Crohn contado por los miembros de Carenity

Leer el artículo
El diagnóstico del cáncer contado por los miembros de Carenity

Adamantinoma
Astrocitoma
Cáncer colorrectal
Cáncer de amígdalas
Cáncer de ano
Cáncer de boca
Cáncer de cuello uterino
Cáncer de esófago
Cáncer de estómago
Cáncer de garganta
Cáncer de glándula parótida
Cáncer de hígado
Cáncer de huesos
Cáncer de la pleura
Cáncer de la vesícula biliar
Cáncer de laringe
Cáncer de lengua
Cáncer de mama
Cáncer de nasofaringe
Cáncer de ovario
Cáncer de paladar
Cáncer de páncreas
Cáncer de piel
Cáncer de próstata
Cáncer de pulmón
Cáncer de riñón
Cáncer de testículo
Cáncer de timo
Cáncer de tiroides
Cáncer de vagina
Cáncer de vejiga
Cáncer endometrial
Cáncer vulvar
Carcinoma basocelular
Carcinoma de células de Merkel
Carcinoma de células escamosas de la cabeza y cuello
Carcinoma primario peritoneal
Condrosarcoma mixoide extraesquelético
Cordoma
Coriocarcinoma
Dermatofibrosarcoma protuberante
Feocromocitoma
Glioblastoma
Gliomas
Leucemia linfoide aguda
Leucemia linfoide crónica
Leucemia mieloide aguda
Leucemia mieloide crónica
Linfoma de Hodgkin
Linfoma no Hodgkin
Macroglobulinemia de Waldenstrom
Mesotelioma
Mielofibrosis
Mieloma múltiple
Nefroblastoma
Neoplasia endocrina múltiple
Neuroblastoma
Retinoblastoma
Sarcoma de Ewing
Sarcoma de Kaposi
Síndrome de Sezary
Síndromes mielodisplásicos
Tumor cerebral
Tumor del estroma gastrointestinal
Tumor maligno de las trompas de Falopio
Tumor neuroendocrino
Tumor neuroendocrino enteropancreático
Tumor rabdoide

El diagnóstico del cáncer contado por los miembros de Carenity

Leer el artículo
Nuestra guía para una cita médica exitosa

Nuestra guía para una cita médica exitosa

Leer el artículo