«
»

Top

La dieta FODMAP para tratar las EII

Publicado el 9 nov. 2021 • Por Claudia Lima

Las enfermedades inflamatorias intestinales crónicas (EII) incluyen la enfermedad de Crohn (EC) y la colitis ulcerosa (CU). Ambas enfermedades se caracterizan por la inflamación del revestimiento de parte del tubo digestivo debido a una desregulación del sistema inmunitario intestinal.

Pero, ¿existe una dieta que pueda ayudar a reducir los síntomas?

¡Te lo contamos todo en nuestro artículo!

La dieta FODMAP para tratar las EII

Las enfermedades inflamatorias crónicas, o EII, incluyen la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. Estas enfermedades pueden aparecer a cualquier edad y se dan principalmente en los países industrializados.

En la actualidad, la incidencia real de la enfermedad inflamatoria intestinal en España es de 16 casos por cada 100.000 habitantes-año. Se diagnostica, generalmente, en pacientes jóvenes, y se puede estimar que cada año se diagnostican aproximadamente 10.000 nuevos casos.

Una descripción de las enfermedades inflamatorias intestinales crónicas (EI)

Las enfermedades inflamatorias intestinales crónicas (EII) se caracterizan por la inflamación del revestimiento del tubo digestivo debido a una alteración del sistema inmunitario. Esta inflamación provoca daños en los tejidos.

Las EII se desarrollan en brotes inflamatorios que se alternan con fases de remisión, cuyos principales síntomas son:

  • Dolor abdominal
  • Diarrea (entre 4 y 20 deposiciones al día)
  • Incontinencia fecal
  • Pérdida de apetito y de peso
  • Gran fatiga
  • Fiebre
  • Daños en la región anal (fisura, absceso)

La enfermedad de Crohn afecta a los distintos segmentos del tubo digestivo, desde la boca hasta el ano.

La colitis ulcerosa, llamada también rectocolitis hemorrágica, afecta al recto y al colon

Ambas enfermedades son incurables, por lo que se denominan "crónicas". Se prescriben tratamientos farmacológicos para aliviar los síntomas y, en los casos más graves, se recurre a la cirugía para aliviar a los pacientes. 

Se recomiendan normas higiénico-dietéticas, como la actividad física y una dieta equilibrada, para mejorar el confort y sobre todo el tránsito.

Para mejorar la vida cotidiana, se recomiendan ciertas medicinas alternativas y prácticas complementarias: sofrología, acupuntura, hipnosis, osteopatía y yoga.

Se han implicado varios factores, tanto genéticos como ambientales, para explicar la inflamación del intestino asociada a estas enfermedades. Desde hace varios años, los investigadores estudian el papel de la alimentación.

Una dieta baja en FODMAP parece ser eficaz para mejorar los síntomas gastrointestinales funcionales en pacientes con EII.

¿Qué es la dieta FODMAP?

La mayoría de los pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal establecen una relación entre la dieta y los síntomas digestivos, lo que a menudo conduce a las dietas de exclusión o de eliminación de alimentos.

Se dice que la dieta FODMAP, desarrollada por la nutricionista australiana Sue Shepard, es una de las dietas que ha demostrado ser beneficiosa sólo durante la remisión y si los síntomas digestivos persisten.

El término FODMAP es el acrónimo de Fermentable Oligo, Di, Monosaccharides And Polyols. Se trata de pequeños hidratos de carbono que el intestino delgado absorbe mal y, por tanto, no se digieren fácilmente. Esta falta de absorción conduce a la fermentación, responsable de la distensión del colon y que provoca hinchazón, gases y dolor abdominal.

El objetivo de la dieta FODMAP es identificar los alimentos que los contienen y eliminarlos de la dieta para recuperar un buen tránsito, pero no para perder peso. Sin embargo, debido a la eliminación de un gran número de platos industriales, pasteles y bollería, por ejemplo, favorece la pérdida de peso.

¿Qué alimentos están permitidos? ¿Qué alimentos deben evitarse?

Los FODMAPs son azúcares muy comunes en la dieta, existen 4 familias:

  • Los oligosacáridos (fructano y galactano): se encuentran en algunas verduras (ajo, alcachofa, espárragos, setas), legumbres (alubias, garbanzos) y cereales (arroz integral, avena, bulgur, pan integral, etc)
  • Los disacáridos (lactosa) contenidos en cantidades variables en los productos lácteos (leche, requesón, queso fresco, yogur, etc.)
  • Los monosacáridos (fructosa): se encuentran en ciertas frutas (mango, melocotón, pera, manzana, ciruela, cereza, lichi, albaricoques secos, etc.)
  • Los polioles: muy presentes en los productos de confitería "sin azúcar" como caramelos, chicles, etc. También están muy presentes en los platos industriales y preparados, más concretamente en sus aditivos. 

También se pueden añadir los alimentos ricos en gluten (trigo, avena, cebada, centeno) que son mal digeridos por las personas sensibles o intolerantes.

Muchos alimentos son bajos en FODMAPs y, por tanto, menos arriesgados para los afectados:

  • Las verduras como pepinos, zanahorias, lechuga, canónigos, judías verdes, calabacines, apio, pimientos rojos, endibias, calabaza, calabacín, rábano, brotes de espinacas..
  • Las frutas como los cítricos (mandarina, clementina, naranja, limón...), plátano, kiwi, piña, uvas, moras, arándanos, melón, ruibarbo..
  • Los productos lácteos como quesos duros, Brie, Camembert, queso azul, productos lácteos con lactosa reducida (yogures, leche baja en lactosa, etc.)
  • Las legumbres y almidones como las lentejas coralinas, la quinoa, el arroz blanco, los biscotes, la espelta, la tapioca, la polenta, el mijo, las patatas..
  • Todas las carnes, aves y pescados.

¿Cuánto tiempo seguir esta dieta?  

No es necesario suprimir todos los alimentos FODMAP a largo plazo, ya que esto puede provocar deficiencias. Eliminar los FODMAP durante unas semanas suele ser suficiente para aliviar los problemas digestivos.

Antes de empezar, se debe pedir consejo médico y estar acompañado por un nutricionista.

Se debe proceder por etapas: evitar los alimentos ricos en FODMAPs, luego favorecer los alimentos bajos en FODMAPs, luego reintroducir gradualmente los alimentos que son fuentes de FODMAPs para probar la tolerancia digestiva, mantener una ingesta nutricional adecuada y finalmente controlar los síntomas siguiendo un plan de reintroducción adecuado. 

En resumen, la dieta sin FODMAP puede ayudar a las personas a sentirse mejor consigo mismas al evitar ciertos alimentos con alto contenido de azúcar y de difícil digestión. Ayuda a controlar los síntomas para recuperar una calidad de vida satisfactoria.

¿Este artículo te ha sido de ayuda?

¡Haz clic en "Me gusta" y comparte tu opinión y tus interrogantes con la comunidad más abajo en los comentarios!

¡Cuidate!


3

Comentarios

También te gustará

¿Qué es la bioterapia? Especial enfermedades inflamatorias

Enfermedad de Crohn

¿Qué es la bioterapia? Especial enfermedades inflamatorias

Leer el artículo
Testimonio fotográfico: el síndrome del intestino irritable impide vivir

Acalasia
Atresia de intestino delgado
Atresia duodenal
Atresia esofágica
Colitis microscópica
Diverticulitis
Diverticulosis
Enfermedad de Hirschsprung
Esófago de Barrett
Espasmo esofágico
Estreñimiento crónico
Gastritis crónica
Gastroparesia
Hernia de hiato
Ileostomía
Oclusión intestinal
Pancreatitis
Poliposis adenomatosa familiar
Reflujo gastroesofágico
Síndrome de Peutz-Jeghers
Síndrome de poliposis hiperplástico
Síndrome del intestino irritable
Úlcera gástrica

Testimonio fotográfico: el síndrome del intestino irritable impide vivir

Leer el artículo
Día Mundial contra el Cáncer: ¡Todos implicados!

Cáncer colorrectal
Cáncer de estómago

Día Mundial contra el Cáncer: ¡Todos implicados!

Leer el artículo
Premio Nobel: la promesa de la inmunoterapia en la lucha contra el cáncer

Cáncer colorrectal
Cáncer de estómago

Premio Nobel: la promesa de la inmunoterapia en la lucha contra el cáncer

Leer el artículo

Discusiones más comentadas

Fichas descriptivas de las enfermedades