«
»

Top

"El cáncer de ovario fue una invitación a revisar mi forma de vivir"

27 jul. 2020 • 1 comentario

Nadine, miembro de la comunidad de Carenity Francia, tiene un cáncer de ovario que se ha propagado al hígado, al peritoneo (la membrana que recubre las paredes internas del abdomen) y al epiplón (el pliegue del peritoneo). Sin embargo, ha sabido acoger la enfermedad con curiosidad y filosofía. Ella nos cuenta su recorrido con el cáncer y cómo lo afronta a diario.

Hola Nadine, tienes cáncer de ovario y has querido testificar.
En primer lugar, ¿podrías contarnos más sobre ti (quién eres, qué te gusta hacer en la vida, tu profesión, la vida familiar...)?

Estoy a punto de cumplir 60 años. Me gusta: la vida en general, la gente, la naturaleza. Me gusta leer, escribir, aprender, descubrir y ampliar mis horizontes interiores y exteriores. Animo talleres de salud y nutrición y círculos de curación del corazón. Me gusta ir a conferencias que tratan temas relacionados con la salud y el desarrollo personal y espiritual.

¡Soy madre de tres hijos que son los regalos de mi vida! Mi hijo mayor tiene 38 años, mi hija va a cumplir 36. Mi hijo menor pronto cumplirá 25 años. Soy abuela de tres nietos. Tengo suerte de tener una buena relación con mis hijos.

Mi carrera profesional ha sido rica y variada. Me ha llevado a proporcionar apoyo y entrenamiento en integración personal y profesional. También creé una tienda de alimentos orgánicos con mi marido porque este campo nos apasiona particularmente. 

Retomé una formación superior en Economía, Social y Familiar a los 43 años y continué con servicios en el campo de la capacitación en salud (dieta saludable y equilibrada) y en desarrollo personal.  Teniendo habilidades en el campo del teatro y la animación de talleres de escritura, usé estas herramientas para promover la auto-expresión y el hablar en público. También he respondido a convocatorias de proyectos en el marco del Programa Nacional de Nutrición y Salud.

Necesito innovar y odio la monotonía. Cuando he hecho un recorrido por un campo, siento la necesidad de renovarme, disfruto transmitiendo, entrenando y guiando. 

El lenguaje corporal se convirtió rápidamente en mi pasión. Leí muchos libros sobre psicosomática y lenguaje corporal que me permitieron recibir el cáncer con una verdadera curiosidad y filosofía.



¿Cómo te enteraste de que tenías cáncer de ovario? ¿Cuáles fueron los primeros síntomas?

De una manera bastante curiosa, guiada por una intuición singular, una visión inusual, que me cuestionó durante más de una semana. Después de ocho días de interrogatorio, puse mecánicamente mis manos en la parte baja del abdomen justo antes de irme a dormir y allí sentí una enorme bola bajo mi mano, una bola tan grande que me sentí como si estuviera embarazada de 4 a 5 meses: ¡inmediatamente hice la conexión con la visión del pom-pom regordete que había tenido! 

Así que pedí una cita al día siguiente con mi médico porque sentí que había algo anormal. 

Me invitó a hacerme una ecografía, que reveló un gran quiste en el ovario derecho. Este último fue operado unas semanas más tarde por laparoscopia. También me hice un análisis de sangre para comprobar el marcador de cáncer de ovario, el famoso CA 125* con un resultado negativo.

*El nivel de CA 125 se considera normal si está por debajo de 35 U/mL. El CA 125 aumenta fuera de cualquier condición patológica durante la menstruación y durante el embarazo.

El análisis de los tejidos enfermos y de las partes operadas por el cirujano puso de manifiesto, por tanto, la presencia de un cáncer que emigraba por la trompa del ovario izquierdo y que estaba escondido por su homólogo: el ovario derecho.

Tuve mucha suerte de tener un quiste de advertencia... Señal de que el cuerpo posee realmente una inteligencia, cuando hay un desorden en algún lugar, ¡crea otras formas de equilibrio que generan por su anormalidad algún tipo de señales! 

Desde principios del año 2015, me sorprendió tener más y más necesidades de orinar. Con un quiste operado a 23 cm de diámetro, recibí la operación con verdadero alivio, pero ¡parte de mí sabía que no sería tan simple! 

¿Hay otros cánceres en tu familia?

Mi abuelo paterno murió a la edad de 74 años de cáncer de colon. He sido seguida por esto desde los 22 años, cuando me extirparon un gran pólipo intestinal, ¡el más grande en la carrera de un cirujano según él!

Me sometí a una prueba genética que mostró que el cáncer de ovario no estaba relacionado con la genética científica.

¿Cuánto tiempo se tardó en diagnosticar el cáncer de ovario? ¿A cuántos médicos has visitado?

Me operaron el 9 de julio de 2015 y el diagnóstico fue confirmado por biopsias el 27 de julio, 18 días después. Me reuní con tres médicos: el médico de cabecera, el radiólogo y el cirujano.

¿Cómo te anunciaron que tenías cáncer?  

Mi médico, con el que me puse en contacto por la mañana para saber si tenía los resultados de la biopsia, me llamó a última hora de la mañana con los resultados de la biopsia.

Como me sentía avergonzada, le dije que estaba sentada y sabía que era cáncer, y él confirmó mi corazonada con alivio

¿Y cómo viviste este anuncio?

¡No es una sorpresa dado el contexto! Un poco desestabilizada por la idea de mi propia finitud, pero después de 5/6 días, decidí no dejarme llevar por esta idea. Me di cuenta de que somos mortales desde el día en que nacemos. Al final, esto no cambiaba muchi mi historia y sentí fuertemente que necesitaba disfrutar de la vida en lugar de torturar mi mente con un miedo innecesario.

Sentí la necesidad de estar sola y me fui a la playa, a casa de mi tía, que me prestó su casa. Sentí la necesidad de encontrarme conmigo misma y aislarme para reflexionar sobre el significado de esta enfermedad en mi vida.

¿Estás satisfecha con tu protocolo de atención (consultas, diagnóstico y tratamientos...) y con la información que recibiste sobre la enfermedad?

Mi médico de cabecera fue humano y reconfortante. Por otro lado, el cirujano fue muy frío y sin empatía.
En la segunda cita antes de la segunda operación, me dijo que si todo estaba bien con las muestras y las biopsias, ¡cerraríamos el archivo y el capítulo!

En la tercera cita: visita postoperatoria, me dijo que se había reunido un comité y me invitó a seguir una quimioterapia llamada "preventiva".

Le dije que tenía que pensarlo, sobre todo porque no se ajustaba en absoluto a la información que me había dado antes. 

En cuanto entré por la puerta de su oficina, me dijo: "¡Nos vemos el lunes en la sala de quimio!". "y su secretaria me envió inmediatamente una cita para ver a un oncólogo. Tuve una muy mala experiencia con este forzamiento y la falta de consideración por el otro. Ninguna preparación psicológica en ninguno de los dos lados.

No me presenté a la cita porque sentí que había límites en la prevención, especialmente porque las muestras estaban todas sanas. También consulté a mi médico de cabecera, que estuvo de acuerdo conmigo.

¿Qué tratamientos y cuidados has recibido?

Dos operaciones quirúrgicas, una de las cuales fue una operación llamada preventiva con curas torácicas, histerectomía de riñón y extirpación del epiplón. 

¿Tuvieron estes tratamientos y cuidados de tu cáncer consecuencias graves? 

Me volvieron a operar el 22 de agosto de 2015 y volví a trabajar el 4 de enero, sólo 4 meses y medio después de una segunda operación importante, demasiado pronto teniendo en cuenta la fatiga y la necesidad real de que mi cuerpo se recuperara. 

Me llevó más de un año recuperar algo de mi vitalidad, algo de flexibilidad y la fuerza física para levantarme a veces. ¡Un vientre abierto desde el pubis hasta el estómago no recupera su tonicidad en un año!

¿Cómo ha impactado tu vida?

En última instancia: pérdida de empleo y un impacto desastroso en mi vida íntima, en particular debido al dolor fisiológico posterior a la histerectomía y probablemente también debido a mis niveles hormonales.

Actualmente, ¿estás en remisión? 

El cáncer de ovario inicial se ha extendido al hígado, al peritoneo y al epiplón. 

Los tumores del hígado se descubrieron por primera vez en febrero de 2018 durante una visita ginecológica y un análisis de sangre de CA 125. Este marcador siempre había sido negativo hasta esa fecha. Opté, en ese momento, por enfoques alternativos y una dieta cetogénica (dieta muy baja en carbohidratos compensada con un refuerzo de lípidos) desde febrero de 2019 hasta octubre de 2019: seguí siendo hostil a la radioterapia y a la quimioterapia, demasiadas muertes a mi alrededor debido al cáncer y a los tratamientos pesados.
Luego, en octubre de 2019, tuve una recurrencia de un absceso en un divertículo, así como el comienzo de la eventración de la cicatriz después de la laparotomía. Durante la cirugía, me enteré de que el cáncer de ovario inicial se había extendido al peritoneo, además del hígado...  

Así que, después de dos meses de reflexión necesarios para mi progreso, acepté la quimioterapia.

¿Cómo te sientes hoy?

Me siento muy bien mentalmente, en paz y confiadaa para el futuro, la curación es un camino, una forma de evolución. Mi objetivo principal es vivir placenteramente para promover la curación, no me importan las estadísticas y los veredictos de ningún tipo. Elijo confiar en mi capacidad de curarme con los medios a mi disposición, pero también tomando en cuenta mi dieta, mi estado mental, practico la relajación y la meditación.

¿Podrías contarnos más sobre tu dieta?

La dieta cetogénica* es más favorable para la cura del cáncer, pero el consumo de demasiados vegetales, especialmente los crudos, me ha generado dos veces un absceso en un divertículo. Este absceso tuvo que ser operado en octubre de 2019.  

La dieta es un factor esencial en el proceso de curación, constituye por sí sola una base primordial y complementaria con los tratamientos - sin embargo, a la larga, me enfrenté a los límites impuestos por mi intestino. Por lo tanto, he modificado mi dieta desde entonces, comiendo más verduras cocidas para ayudar a mis intestinos, y para limitar las inflamaciones intestinales favorecidas por el exceso de celulosa.

*La dieta cetogénica es una dieta en la que los lípidos (grasas) proporcionan el grueso de las calorías (70 a 80%, o incluso 90%) mientras que los carbohidratos (azúcares) se proporcionan en cantidades muy pequeñas (máximo 10% de calorías). Cuando el cuerpo se ve privado de carbohidratos de esta manera, las grasas se convierten en su principal fuente de energía (ya sea de las comidas o de las reservas) y algunas de ellas se transforman en cetonas, de ahí el término "cetogénico". Las cetonas pueden utilizarse como combustible para varios órganos, pero se dirigen principalmente al cerebro.

¿Y cómo ves el futuro?

Estoy serena y confiada, mi intuición sigue guiándome, tengo nuevos proyectos como ser testigo de que es posible vivir con cáncer y que es posible no quedar atrapada en las garras del miedo. Hay formas de lograr la paz interior, la disciplina, así como hay un camino para la curación. Sanar es sanar un todo, un ser, un estado de ánimo. 

¿Sufres varias patologías? 

Ya se trate de un tumor hepático, de una carcinosis peritoneal o de un tumor epiploide, se trata en realidad de una misma patología debido a una alteración metabólica, no puedo disociar las diferentes partes enfermas de mi cuerpo.

¿Te apoyan tu familia y tus amigos?

Soy afortunada de tener, a través de mis actividades paralelas, una gran red de amigos y conocidos cariñosos y cordiales. He solicitado regularmente el apoyo mental de esta red para aligerar mi relación con la quimioterapia. Mis hijos están cerca y mi familia y mi cónyuge han sido una gran ayuda física en la administración de la casa cuando yo estaba en mi peor momento entre noviembre y diciembre de 2019. 

Hay que aprender a amarse a uno mismo, y sentir el amor de los demás promueve esta auto-aceptación. ¡Sentirse amado y apreciado da fuerza y motivación para vivir!

Hubo, por supuesto, un pasaje algo difícil durante el cual dudé de mi capacidad para superar todas estas pruebas. Y finalmente, la fe, la vida y mi curiosidad me volvieron a poner a flote. Todo esto no es una coincidencia y algo saldrá de ello, estoy convencida.

¿Hablas mucho sobre la enfermedad?

Hablamos de ello. Respondo a sus preguntas para más claridad y para que se tranquilicen. Les digo los resultados de las pruebas. Nos mostramos afecto mútuo, y luego seguimos adelante. Es importante que la vida no gire en torno a la enfermedad, aunque nos limite un poco, ella no nos define. 

¿Crees que la detección regular del cáncer de ovario debería planificarse de la misma manera que la del cáncer de mama?

La detección temprana es un tema importante. También sería interesante comunicar sobre los signos de advertencia de los cánceres más comunes. Habiendo trabajado con asociaciones de prevención del cáncer (ADECASO), a menudo hablamos del cáncer de mama y de colon, los otros son más descuidados.

Por último, ¿qué te gustaría aconsejar a las miembros con cáncer de ovario?

Lo primero que les diría es: "¡No tengáis miedo!". La enfermedad no está aquí para matarte. Al contrario, es una invitación a curarte. Es una profunda llamada de ayuda de tu organismo, de tu SER, una invitación a revisar tu forma de vivir o de malvivir. Es una invitación a tomar el control de ti misma. ¡Debes aprender a convertirte en tu PRIORIDAD!

No te avergüences de la idea de buscar ayuda. El día que naciste, una comadrona estaba allí para ayudarte a venir al mundo. Bien, ahora, busca a tu alrededor gente que te ayude a renacer esta vez con confianza y dulzura.                                                        

Además, si no te llevas bien con tu oncólogo, cámbialo, ¡es importante! Tu curación depende de vuestra colaboración. Es importante caminar de la mano, y luego tienes derecho a tomar iniciativas por ti misma, hay terapias complementarias. Esta es una oportunidad para abrirse a lo nuevo y a lo que hablará a tu intuición. Confía en ti misma. ¡Ámate a ti misma y sé tu mejor amante!

Muchas gracias a Nadine por aceptar testificar para Carenity.
Y tú, ¿cuál es tu actitud hacia la enfermedad?

No dudes en hablar de ello en los comentarios, ¡estamos aquí para apoyarnos!

Si también quieres testificar, ¡sólo tienes que hacer clic aquí!

Buena suerte a todas, ¡cuidaos!

avatar Candice Salomé

Autor: Candice Salomé, Community Manager de Francia

Candice Salomé es la Community Manager de Francia en Carenity. También participa en la redacción de artículos para la Revista de Salud. Es responsable de la participación de los... >> Saber más

Comentarios

Asereje
el 27/7/20

Hola Nadine, que valiente eres, a ñi me detectaron también cáncer de ovario en fase III C, M es dieron tres sesiones de quimioterapia antes de operarme, tenía carcinomatosis peritoneal sin afectar a ningún órgano principal, todo fue bien, me dieron otras tres sesiones de quimio y, pero a las cuatro meses regreso otra vez, me cambiaron la quimio y tras 9 sesiones desapareció, es un milagro, llevo 5 meses sin tratamiento y muy bien, puede volver o no, yo he rezado mucho y también han rezado por mi, gracias a Dios sigo viva, mucho ánimo 

También te gustará

Adicción a los medicamentos: ¿cuáles son los riesgos y cómo desintoxicarse?

Adicción a los medicamentos: ¿cuáles son los riesgos y cómo desintoxicarse?

Leer el artículo