Formas de artrosis

La artrosis es una enfermedad que afecta a diferentes articulaciones: las manos, los dedos, la cadera, etc.

/static/themes-v3/default/images/default/info/maladie/intro.jpg?1516194360

Distinguimos distintos tipos de artrosis en función de sus ubicaciones: 

La artrosis de la columna vertebral es la forma más frecuente, si bien a menudo es "silenciosa" o asintomática. Afecta especialmente a los dos extremos de la columna vertebral: las vértebras cervicales y las vértebras lumbares. 

En las vértebras cervicales, el dolor se manifiesta de manera principal a través de rigidez en el cuello. Se trata de una región muy asociada a la artrosis, ya que es la más móvil de la columna vertebral. En cuanto a la artrosis de las vértebras lumbares, se manifiesta en ambos lados de la columna o en uno solo. Puede notarse en la cama al cambiar de postura. 

La artrosis de mano es muy frecuente, especialmente la artrosis de dedos, que es la más habitual después de la de columna vertebral. Se han demostrado factores genéticos para la artrosis de mano, con auténticas "familias con artrosis". 

En la región de la mano, existen 3 tipos de artrosis diferentes:

La artrosis de muñeca, que aparece, sobre todo, después de un traumatismo: una fractura o un esguince en la adolescencia pueden revelarse años más tarde y provocar dolor.

La artrosis de pulgar (o "rizartrosis"), especialmente frecuente en las mujeres, se presenta en la base del pulgar y suele ser dolorosa e incapacitante. Provoca movimientos torpes, así como dificultades en el agarre. Existe riesgo de una deformación muy importante que imposibilite el agarre por un fallo de la capacidad de oposición del pulgar con respecto a los otros cuatro dedos. 

Las artrosis de los otros dedos ("artrosis digital") se manifiesta sobre todo en mujeres posmenopáusicas. Las articulaciones afectadas son las de las falanges. Esta artrosis se caracteriza por dolor y deformaciones denominadas nudosidades.

LAS ARTICULACIONES DE CARGA SUELEN VERSE AFECTADAS

La artrosis de cadera, también denominada "coxartrosis", afecta tanto a hombres como a mujeres. 

Existen dos tipos de artrosis de cadera:

- La artrosis de cadera primitiva es una forma denominada "idiopática", es decir, sin causa aparente, y normalmente se manifiesta a partir de los 60 años.

- La artrosis de cadera secundaria está relacionada con una malformación, una patología o cualquier otra causa inicial, que será la causa de la enfermedad. Normalmente, esta artrosis se manifiesta antes que la artrosis primaria. 

La primera señal de una coxartrosis es el dolor, que normalmente se presenta en el pliegue de la ingle e irradia hacia delante o hacia el interior del muslo. También puede estar presente en la nalga e irradiar hacia la parte trasera del muslo, o provocar dolor en la rodilla o incluso un dolor aislado en la parte trasera del muslo. El dolor aumenta durante un esfuerzo. 

La destrucción de cartílago se produce en la articulación coxofemoral, situada entre la pelvis y el fémur, y que conecta la cabeza del fémur con el cotilo (cavidad ósea de la pelvis donde se aloja la cabeza del fémur). 

Llegado el momento, puede implantarse una prótesis total de cadera para sustituir la cabeza del fémur y el cotilo. Los resultados de esta operación son excelentes y se han comunicado resultados muy buenos tras la rehabilitación. 

La artrosis de rodilla o "gonartrosis" también es muy frecuente. Como en el caso de la coxartrosis, existen las formas primitivas (idiopáticas) y secundarias. 

La gonartrosis primitiva se presenta sin causa aparente, pero a menudo se dan ciertos factores que la favorecen, como una edad superior a 50 años, ser del sexo femenino, un sobrepeso significativo y, del mismo modo, una anomalía de los ejes entre el fémur y la tibia con un morfotipo "varo" con las piernas arqueadas, o "valgo" con las piernas "en X". 

La gonartrosis secundaria está principalmente vinculada a una anomalía morfológica de los extremos óseos, una fractura o una contusión articular durante un traumatismo. Se presenta principalmente en los jóvenes con repetidas luxaciones de rótula.

La artrosis de rodilla se localiza, en la mayoría de las ocasiones, en la zona femorotibial y, en ese caso, suele ser mejor y soportarse durante más tiempo. Del mismo modo, existe la gonartrosis de la zona femoropatelar, entre la rótula y el fémur. 

Existen otros tipos de artrosis, como la de hombro, de codo, de tobillo, etc.

Por último, la artrosis denominada difusa o "poliartrosis" es una artrosis que puede afectar en paralelo a todas las articulaciones del cuerpo. 

¿Te gustaría saber más sobre esta condición?

Únete a los 75 000 pacientes inscritos en la plataforma, infórmate sobre tu enfermedad
o la de tus allegados y comparte con la comunidad

Únete

Es gratuito y anónimo