«
»

Top

Artritis reumatoide y artrosis: ¿en qué se parecen y en qué se diferencian?

Publicado el 7 mar. 2022 • Por Courtney Johnson

Existen más de 100 tipos de artritis y afecciones articulares relacionadas. Las dos más conocidas son la artritis reumatoide (AR) y la osteoartritis (OA), también llamada artrosis. 

¿Qué son estas dos enfermedades articulares? ¿En qué se parecen? ¿Y en qué se diferencian? 

¡Te explicamos todo a continuación!

Artritis reumatoide y artrosis: ¿en qué se parecen y en qué se diferencian?

¿Qué es la artritis? ¿Qué son la artritis reumatoide y la artrosis?

La artritis es una enfermedad muy común, pero incomprendida. Aunque muchos de nosotros nos referimos a la "artritis" como una condición, en realidad no es una sola enfermedad. La artritis es un término general que engloba más de 100 enfermedades diferentes que afectan a las articulaciones, entre ellas la artritis reumatoide (AR) y la osteoartritis (OA), conocida también como osteoartrosis y artrosis.

Ambas enfermedades afectan a las articulaciones, pero tienen causas y síntomas diferentes. 

La artritis reumatoide es un trastorno autoinmune sistémico en el que el sistema inmunitario reacciona de forma exagerada contra el organismo y ataca el revestimiento de las articulaciones, denominado sinovia. Este ataque inmunitario hace que la membrana sinovial se inflame, produciendo líquido que se acumula en las articulaciones, causando dolor, inflamación, rigidez y disminución de la flexibilidad de las articulaciones. 

La artrosis es un trastorno degenerativo que implica el desgaste del cartílago, que se rompe gradualmente y hace que los huesos se rocen. Este roce entre los huesos deja al descubierto pequeños nervios, lo que provoca dolor. Aunque el sistema inmunitario no está implicado en la osteoartritis, se produce una leve inflamación. 

editor_meta_bo_img_9c3faca144a2c386f60247acde0ccc92.png

La artrosis es el tipo de artritis más común, con 7 millones de españoles afectados, mientras que alrededor de 240.000 personas viven con AR.

¿En qué se parecen y en qué se diferencian la artritis reumatoide y la artrosis?  

La artritis reumatoide y la artrosis comparten muchos de los síntomas principales, que incluyen:

  • Dolor y rigidez en las articulaciones 
  • Restricción de la movilidad en las articulaciones afectadas 
  • Hinchazón, que es más grave en la AR 
  • Síntomas más intensos por la mañana 

Características de la artritis reumatoide 

La artritis reumatoide es una enfermedad sistémica, lo que significa que puede afectar a todo el cuerpo -los pulmones, el corazón, la piel- y no sólo a las articulaciones. Los primeros síntomas de la AR pueden ser: 

  • Fatiga intensa 
  • Dolor muscular 
  • Fiebre baja, sobre todo en los niños 

La AR suele desarrollarse primero en las articulaciones más pequeñas, como las de las manos y los dedos. Con el tiempo, la AR puede progresar hacia las articulaciones más grandes, como las rodillas, los tobillos o los hombros. Además, la AR es una enfermedad simétrica, lo que significa que los síntomas se experimentan en ambos lados del cuerpo simultáneamente. 

Los pacientes con AR avanzada pueden observar bultos o masas firmes bajo la piel cerca de las articulaciones. Estas masas se denominan nódulos reumatoides y pueden causar sensibilidad y molestias.

Características de la artrosis 

Debido a su naturaleza degenerativa, los síntomas de la OA se limitan a las articulaciones, por lo que los síntomas sistémicos son poco probables. 

Al igual que la AR, la osteoartritis es común en los dedos y las manos. También afecta con frecuencia a las rodillas, las caderas y la columna vertebral. La OA es una enfermedad menos simétrica. Un paciente puede experimentar dolor en ambas rodillas, por ejemplo, pero una articulación o un lado puede ser peor. 

Los pacientes pueden desarrollar masas bajo la piel cerca de las articulaciones, pero éstas son diferentes a los nódulos reumatoides. Cuando se producen en las articulaciones de los dedos más cercanas a las puntas de los dedos, se denominan nódulos de Heberden, y cuando están en las articulaciones medias, se denominan nódulos de Bouchard. Estas hinchazones óseas suelen aparecer como nódulos de Heberden y pueden causar dolor y deformación de los dedos

Las personas con OA también son más propensas a desarrollar espolones óseos (osteofitos), que son proyecciones óseas que se desarrollan donde se juntan los huesos, en las articulaciones.

Ambas formas de artritis son más comunes en las mujeres que en los hombres y son más frecuentes en los adultos mayores, aunque la AR puede desarrollarse a cualquier edad. 

La AR también tiene un factor hereditario: una persona tiene más posibilidades de desarrollarla si uno de sus padres, hermanos o hijos la padece. 

La probabilidad de desarrollar AR aumenta si tu:

  • Tienes sobrepeso u obesidad 
  • Tienes diabetes 
  • Tienes gota 
  • Tienes deformidades articulares 
  • Has sufrido una lesión articular traumática 

¿Cuáles son los distintos tipos de tratamiento para la artritis reumatoide y para la artrosis? 

La AR y la OA son dos enfermedades crónicas, lo que significa que no desaparecen. No hay cura para ninguna de las dos enfermedades, pero los tratamientos pueden ayudar a los pacientes a controlar los síntomas, retrasar la progresión de la enfermedad y mejorar la calidad de vida. 

En ambas enfermedades, los objetivos del tratamiento son: 

  • Reducir el dolor 
  • Mejorar la movilidad y la función de las articulaciones 
  • Limitar el daño a las articulaciones 

Sin embargo, la estrategia de tratamiento será diferente según el paciente tenga AR u OA. 

Los regímenes de tratamiento habituales incluyen medicamentos como los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) para reducir la inflamación, aliviar el dolor y la rigidez y mejorar la amplitud de movimiento. 

Los médicos también pueden utilizar medicamentos basados en esteroides para tratar la inflamación. Éstos pueden inyectarse directamente en la articulación para tratar la inflamación rápidamente y en su origen durante un brote. 

En el caso de la AR, el Sistema Nacional de Salud recomienda el uso de fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FAME), en combinación con AINE o esteroides y productos biológicos. Los FAME están diseñados para bloquear el proceso inflamatorio mediante la supresión del sistema inmunitario, reduciendo así el daño a los tejidos y las articulaciones. 

En el caso de la OA, se recomienda los AINE tópicos y orales y las inyecciones de esteroides, además de enfoques de autogestión como la dieta, el ejercicio y los dispositivos o ayudas médicas. 

La fisioterapia puede ser beneficiosa tanto para la AR como para la OA, ya que ayuda a mejorar la movilidad y a mantener la flexibilidad de las articulaciones. 

Por último, es aconsejable introducir una serie de cambios en el estilo de vida para ambas enfermedades. Seguir una dieta sana y equilibrada y seguir un plan de ejercicios regular y adaptado también puede ayudar. Mantener un peso saludable puede reducir la presión sobre las articulaciones y aliviar los síntomas. También se recomienda dejar de fumar y evitar ser fumador pasivo, especialmente en el caso de los pacientes con AR. 

¿Este artículo te ha sido útil?  
¡Haz clic en "Me gusta" y comparte tu opinión y tus interrogantes con la comunidad más abajo en los comentarios!  
¡Cuidate!


8

3 comentarios


NuriMon • Miembro Embajador
el 7/3/22

Muy interesante, no conocía las diferencias, de hecho en reumatología, que me acaban de dignosticar poli artrosis en ambas manos (hace años tengo artrosis en ambas caderas y artrosis facetaria de la C4 a la S1), me dijeron que la poli artrosis era la segunda fase del proceso inflamatorio de la artritis reumatoide. Tratamiento, naproxeno cada doce horas con omeprazol en ambas tomas, antes sólo tomaba por la mañana pero empecé con unos ardores de estómago insoportables me mandaron tomarlo también a la noche. Disminución del dolor? Pues prácticamente inexistente, de hecho le plantearé a mi médico de cabecera eliminarlo como rutina.

Gracias por la información.


Viroba
el 8/3/22

Muy interesante el Artículo es una información más clara y específica en mi caso tengo el AR se me detecto en 2018 y de ese año llevo con tratamiento Biológica Sarulimab inyectandome cada 15 día.

Soy demasiado Joven tengo 54 años pero también trato de hacer todo lo posible para que esta enfermedad no siga aunque últimamente estoy sufriendo brotes mucho dolor de espalda y rigidez. Deseo luchar contra todo esto puesto que deseo tener una vida suficiente y normal.gracias

Si algo más que me podáis recomendar para mi caso os agradecería.

También te gustará

El diagnóstico de la artritis reumatoide contado por los miembros de Carenity

Artritis reumatoide

El diagnóstico de la artritis reumatoide contado por los miembros de Carenity

Leer el artículo
Diseñado un gel muy prometedor para el tratamiento de la artritis reumatoide

Artritis reumatoide

Diseñado un gel muy prometedor para el tratamiento de la artritis reumatoide

Leer el artículo
¿Qué es la bioterapia? Especial enfermedades inflamatorias

Artritis reumatoide

¿Qué es la bioterapia? Especial enfermedades inflamatorias

Leer el artículo
Testimonio fotográfico : Mantener la esperanza a pesar de los efectos secundarios de los tratamientos para la artritis reumatoide

Artritis reumatoide

Testimonio fotográfico : Mantener la esperanza a pesar de los efectos secundarios de los tratamientos para la artritis reumatoide

Leer el artículo

Discusiones más comentadas

Fichas descriptivas de las enfermedades