Tratamientos de la Psoriasis

El principal objetivo del tratamiento de la psoriasis es espaciar los brotes y reducir su intensidad.
/static/themes-v3/default/images/default/info/maladie/intro.jpg?1516194360

Son varios los tratamientos que se suelen proponer para la psoriasis, y a menudo utilizar una combinación de ellos puede ayudar a mejorar su eficacia.

- Hidratación
La hidratación de la piel es esencial en la psoriasis.  Es necesario hidratarla adecuadamente, con ayuda de bálsamos, cremas o leches. La ausencia de sequedad previene la aparición de placas y disminuye el picor y la comezón en las placas ya existentes.

- Tratamiento local
Estas cremas pueden contener corticosteroides locales o derivados de la vitamina D, que aportan un refuerzo más allá de la hidratación. No obstante, se evita utilizar corticosteroides de forma prolongada y sobre una superficie corporal grande, puesto que son perjudiciales a largo plazo. Existe el riesgo de efecto rebote de la psoriasis en caso de la interrupción repentina del tratamiento con corticosteroides, por lo tanto deben reducirse de forma progresiva.

- Fototerapia
En general, la fototerapia no se utiliza de forma aislada. Suele recurrirse a ella cuando el tratamiento no es suficientemente eficaz, en combinación con un tratamiento local.
La fototerapia UVB se utiliza para la psoriasis poco severa.
La terapia PUVA está indicada para las psoriasis resistentes al tratamiento y las psoriasis extendidas. En este caso el paciente suele recibir cuatro sesiones por semana. Se trata de un método muy eficaz puesto que, en un 90 % de los casos, se observa mejora al cabo de seis semanas de tratamiento con fototerapia.
En función del paciente y de la dosis de UV recibida, el riesgo de cáncer puede verse aumentado. Por este motivo, se utiliza la dosis mínima eficaz, de modo que la psoriasis se reduzca sin que el riesgo de cáncer aumente.

- Tratamiento sistémico
Cuando la psoriasis está muy extendida y es grave, se puede recurrir a tratamientos sistémicos (que actúan sobre el organismo en su conjunto). Estos tratamientos se toman por vía oral o mediante inyección. Son principalmente inmunosupresores o inmunomoduladores, lo que significa que actúan disminuyendo el número o la actividad de los glóbulos blancos, que en la psoriasis se encuentran hiperactivados. Pueden dirigirse hacia una molécula diana relacionada con la inflamación, como lo hacen las terapias biológicas recientemente desarrolladas. La acitretina actúa disminuyendo la renovación de la piel, que se encuentra acelerada en esta enfermedad.
Existen otros medicamentos como el metotrexato, la ciclosporina, o incluso terapias biológicas como el etanercept, el infliximab, el adalimumab o el ustekinumab. Estos tratamientos pueden conllevar efectos indeseables más importantes que los tratamientos locales, por este motivo su prescripción se hace tras un profundo estudio y el seguimiento del paciente resulta esencial.

Existen además algunos remedios naturales eficaces en la lucha contra la psoriasis, tales como las curas a base de sales del Mar Muerto, y las curas tópicas específicas a base de aceite de carapa procera.

¿Te gustaría saber más sobre esta condición?

Únete a los 75 000 pacientes inscritos en la plataforma, infórmate sobre tu enfermedad
o la de tus allegados y comparte con la comunidad

Únete

Es gratuito y anónimo