«
»

Top

Deficiencia de hierro: síntomas y causas, ¿cómo prevenirlos y vigilarlos?

Publicado el 4 dic. 2021 • Por Claudia Lima

El hierro es un mineral que desempeña un papel esencial en el organismo. Es esencial para muchos procesos fisiológicos del organismo. Esto se llama deficiencia de hierro o deficiencia marcial, una de las causas más comunes de anemia. 
Más de 1.500 millones de personas en todo el mundo sufren deficiencia de hierro. 

¿Cuáles son los síntomas de la deficiencia de hierro, cómo afecta al organismo y cómo puede evitarse? 

Si quieres conocer todas las respuestas, ¡lee nuestro artículo!

Deficiencia de hierro: síntomas y causas, ¿cómo prevenirlos y vigilarlos?

El hierro es un oligoelemento esencial. Es un componente, entre otras cosas, de la hemoglobina (alrededor del 70% del hierro del organismo), la proteína de los glóbulos rojos que transporta el oxígeno a todas las células, y de la mioglobina, la proteína de los músculos que pone a disposición de estos órganos una gran cantidad de oxígeno. Además, el hierro contribuye a la producción de trifosfato de adenosina (ATP), la molécula que proporciona la energía necesaria para las reacciones químicas de las células y, por tanto, para su vida. También ayuda a sintetizar el ADN y a transcribir ciertos ARN mensajeros. 

El hierro se absorbe en el duodeno, la parte superior del intestino delgado. Se almacena principalmente en el hígado y es reciclado, cuando las células que lo contienen mueren, gracias a unas células llamadas macrófagos; el hígado y los macrófagos guardan el hierro en una proteína llamada ferritina. Como hemos visto, el hierro es un componente de la hemoglobina y se utiliza principalmente en la médula ósea, donde se producen los glóbulos rojos. 

Hay que distinguir entre el hierro sérico (presente en la sangre sin contar los glóbulos), que corresponde al hierro que circula en el organismo, y el hierro contenido en la ferritina, que corresponde a las reservas de hierro del organismo. El hierro sérico puede unirse a la transferrina, una proteína de la sangre que garantiza la entrada del hierro en las células.  

El cuerpo humano no produce hierro de forma natural. Su nivel en el organismo dependerá, por tanto, de su consumo por el organismo y de la ingesta dietética. Esto explica por qué puede haber deficiencias de hierro.  

¿Qué es la deficiencia de hierro? ¿Cómo medir el hierro en el organismo? 

La deficiencia de hierro, también conocida como deficiencia marcial, es la situación en la que el cuerpo carece de hierro. Esto significa que las funciones que realiza el hierro son deficientes. Como una de sus principales funciones es entrar en la composición de la hemoglobina, una deficiencia de hierro provoca una infraproducción de hemoglobina, es decir, una disminución del nivel de hemoglobina en la sangre, de modo que los glóbulos rojos transportan menos oxígeno en el organismo. Esto se conoce como anemia ferropénica. La anemia puede tener otras causas.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se considera que los valores de hemoglobina son bajos cuando son inferiores a 13 g/dl en los hombres, 12 g/dl en las mujeres y 11 g/dl en las embarazadas. 

Durante el embarazo, el volumen de sangre aumenta. Por lo tanto, la mujer embarazada necesita más hierro para que sus órganos funcionen correctamente. En los niños, la cantidad normal de hemoglobina varía en cada etapa de crecimiento. 

En caso de anemia, se pueden prescribir varios análisis de sangre para averiguar si es ferropénica. Estas mediciones son un buen indicador del estado nutricional de una persona. Es preferible tomar una muestra de sangre por la mañana, haber ayunado al menos 8 horas y no haber bebido alcohol antes de la prueba. 

Los elementos que se medirán son:  

  • El hierro sérico: entre 0,65 y 1,8 g/l, 
  • La transferrina (el transportador de hierro en la sangre): entre 2 y 4 g/l, a veces medido como "capacidad total de fijación del hierro". Un aumento es un signo de deficiencia de hierro (el cuerpo produce más transferrina para tratar de compensar la deficiencia de hierro), 
  • La ferritina (la reserva de hierro): entre 18 y 270 µg/l en hombres, 18 y 160 µg/l en mujeres, 7 y 40 µg/l en niños. Una disminución es un signo importante de deficiencia de hierro, 
  • El nivel de hemoglobina, mínimo 13 g/dl en hombres, 12 g/dl en mujeres y 11 g/dl en mujeres embarazadas, 
  • El volumen corpuscular medio (el volumen que ocupa uno de los glóbulos rojos): entre 80 y 95 fl. Se dice que la anemia ferropénica es "microcítica", es decir, que da lugar a glóbulos rojos más pequeños que la media. 

¿Cuáles son las razones de una deficiencia de hierro? 

Una vez confirmado el diagnóstico de anemia ferropénica, el médico de cabecera debe investigar la causa. Las preguntas estarán relacionadas primero con la alimentación para evaluar si la ingesta de hierro es suficiente (por ejemplo, dieta vegana o vegetariana), seguidas de preguntas sobre cualquier pérdida de sangre visible (menstruaciones abundantes, hemorragias entre períodos) e invisible (hemorragias digestivas). 

Otro mecanismo que puede conducir a la deficiencia de hierro es la malabsorción de hierro debido a una enfermedad intestinal crónica o autoinmune en el tracto digestivo. La colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn son dos enfermedades intestinales inflamatorias crónicas que disminuyen la absorción de hierro. 

Para tener la certeza de estas causas, se realizará una evaluación complementaria mediante la búsqueda de sangre en las heces y/o en la orina, una exploración ginecológica, una endoscopia o una colonoscopia, entre otras. Se trata de un enfoque multidisciplinar con la posible participación de un ginecólogo, un gastroenterólogo o un urólogo para obtener asesoramiento médico especializado.

¿Cuáles son las manifestaciones de una deficiencia de hierro? 

La anemia ferropénica puede provocar diversos síntomas. Las mujeres embarazadas y los niños son especialmente vulnerables a la deficiencia de hierro, que supone un mayor riesgo de mortalidad materna e infantil. La prevalencia de la anemia sigue siendo alta en todo el mundo, especialmente en los entornos de bajos ingresos. 

¿Cuáles son los síntomas? 

  • Fatiga inusual, disminución de la fuerza física, 
  • Falta de aire, disnea, 
  • Piel y mucosas pálidas,  
  • Mareo, vértigo,  
  • Dolores de cabeza, 
  • Palpitaciones, 
  • Cambio en el aspecto de las uñas, aumento de la caída del cabello, 
  • Prurito cutáneo (sensación desagradable que provoca la necesidad de rascarse), 
  • Falta de motivación, 
  • Disminución de la libido, 
  • Problemas cognitivos (pérdida de concentración, palabras, lentitud intelectual),  
  • Hipotensión ortostática (mareo, pérdida de conciencia, caída al pasar de una posición sentada o acostada a una posición de pie). 

A diferencia de la deficiencia de hierro, existe una sobrecarga de hierro. La causa principal es la hemocromatosis, una enfermedad genética en la que el intestino absorbe todo el hierro de la dieta en lugar de sólo una parte. El hierro, que entonces está presente en el cuerpo en cantidades excesivas, se vuelve tóxico para los órganos. 

¿Cómo tratar una deficiencia de hierro? 

Para compensar una deficiencia de hierro debida a una dieta desequilibrada, hay que aumentar el consumo de hierro favoreciendo los alimentos ricos en hierro: carnes rojas, vísceras, pescado, marisco, legumbres, cereales integrales, semillas de sésamo, espirulina, nueces, avellanas, almendras, perejil, chocolate negro o espinacas. Se debe limitar el consumo de té y café y prestar atención a las dietas veganas estrictas.  

En algunos casos, pueden recetarse suplementos de hierro, que pueden tomarse en forma de comprimidos orales. Se prescribe en perfusión cuando la pérdida de hierro es mayor que su absorción por el tracto digestivo. En casos excepcionales, puede considerarse la posibilidad de realizar una transfusión de sangre al inicio del tratamiento, sobre todo si la anemia se ha producido de forma repentina (hemorragia importante) o si los síntomas provocados no se toleran bien. 

Además del aporte de hierro, hay que tratar la causa de la anemia, es decir, la causa de la pérdida de hierro, que puede deberse a una úlcera péptica, un fibroma uterino, un pólipo colónico, una enfermedad celíaca, etc. 

Se prescriben pruebas de seguimiento para comprobar que el paciente muestra una mejora de estos síntomas tras unas semanas de tratamiento. 


Cuando no se debe a una hemorragia, la anemia ferropénica es un indicador de mala nutrición y puede ir acompañada de repercusiones en otros aspectos de la nutrición en general. En los niños, hay retraso en el crecimiento, emaciación, bajo peso al nacer o, por el contrario, sobrepeso y obesidad, falta de concentración y de energía para las actividades escolares y físicas. Esto tiene un impacto negativo en la escolarización de los niños y, en el caso de los adultos, una reducción de la productividad laboral, con consecuencias sociales y económicas para el individuo y su familia. 

Las estrategias mundiales de salud pública pretenden prevenir y combatir la anemia mediante la maximización de la diversidad dietética, el enriquecimiento de los alimentos con hierro (así como con ácido fólico y otros micronutrientes), la distribución de suplementos alimenticios con hierro y la lucha contra la malaria, uno de cuyos síntomas es la pérdida de hierro. 

¿Esta artículo te ha gustado?    
¡Haz clic en "Me gusta" y comparte tu opinión y tus interrogantes con la comunidad más abajo en los comentarios!    

¡Cuidate! 


4
avatar Claudia Lima

Autor: Claudia Lima, Redactora de salud

Claudia es creadora de contenidos en Carenity, especializada en la redacción de textos sobre salud.

Claudia tiene un MBA en Dirección Comercial y Marketing y sigue desarrollándose en Marketing Digital.

En... >> Saber más

¿Quién hizo la revisión?: Antoine Seignez, Farmacéutico jefe de proyecto de Data Science

Antoine es titular de un doctorado en farmacia y de otro en ciencias de la vida, especializado en inmunología. Estudió en la Universidad de Borgoña. Varios de sus trabajos han sido publicados en revistas... >> Saber más

2 comentarios


carambilla • Miembro Embajador
el 6/12/21

Yo noté esa falta de hierro  por la caída del cabello, cuando me lo lavaba , peinaba o   simplemente secaba dejaba pelos por todas partes pero no supe la causa hasta que en un análisis de sangre salieron los niveles bajos. Entonces comenzó un calvario pues ningún fármaco  que me daban me sentaba bien al estómago , me producían diarrea. Al final unas ampollas bebidas fueron  la solución


julianagomez
el 8/12/21

A mi se me caia el pelo una barbaridad y ya no sabia con q detener la caida. Ahora les digo q hay solucion para ello, con capsulas augmentum logre superarlo.

También te gustará

Enfermedades crónicas: ¿cuál es tu relación con tus médicos? ¡Los miembros de Carenity responden!

Enfermedades crónicas: ¿cuál es tu relación con tus médicos? ¡Los miembros de Carenity responden!

Leer el artículo
¡La toxina botulínica (Botox) también puede utilizarse para tratar ciertas patologías crónicas!

¡La toxina botulínica (Botox) también puede utilizarse para tratar ciertas patologías crónicas!

Leer el artículo
Falsos recuerdos: ¿puede nuestra memoria traicionarnos?

Falsos recuerdos: ¿puede nuestra memoria traicionarnos?

Leer el artículo
¿Cuál es el impacto social de las enfermedades crónicas invisibles? ¡Los miembros de Carenity responden!

¿Cuál es el impacto social de las enfermedades crónicas invisibles? ¡Los miembros de Carenity responden!

Leer el artículo

Discusiones más comentadas