«
»

Top

Testimonio: "Más de dos meses después, ¡todavía no estoy completamente recuperada!"

15 jun. 2020

Bybyche, miembro de Carenity Francia que vive con espondilitis anquilosante, quiso compartir su experiencia al ser infectada con el COVID-19. Nos cuenta cómo pasó por esta prueba y cómo el virus contribuyó a agravar su espondilitis anquilosante.

Testimonio:

Hola Bybyche, tienes espondilitis anquilosante y sigues un tratamiento con AINEs (Medicamentos Antiinflamatorios No Esteroideos), ¿te aconsejó tu médico que dejaras de tomarlos al comienzo de la pandemia del Coronavirus? Si es así, ¿qué diferencia supuso esto para tu estado de salud en relación con la EA?

Estaba pasando por un brote inflamatorio 15 días antes del comienzo del confinamiento y, por lo tanto, estaba tomando AINEs.

El fin de semana anterior al confinamiento, ante la información de las noticias en Francia sobre la toma de antiinflamatorios y al no haber podido contactar con mi médico, dejé de tomarlos por precaución. Más tarde, mi médico me dijo que podría haber seguido el tratamiento pero que había sido prudente hacerlo porque me infecté con COVID-19 muy poco después de haberlos dejado.

Algún tiempo después, te infectaste con COVID-19.  ¿Cuáles fueron los primeros síntomas? ¿Qué te hizo pensar que era una infección por el Coronavirus?

Entré en aislamiento el 18 de marzo. Los primeros síntomas aparecieron 3 días después de que el confinamiento comenzara. Noté un brote mucho más intenso de lo normal con un dolor muscular insoportable, realmente horrible. Entonces pensé que era una recaída de mi brote de espondilitis anquilosante, ya que había dejado los AINEs. No tenía ninguna sospecha de infección por coronavirus.
Luego tuve una especie de rinitis ardiente y luego fiebre.

Me enteré de los casos de infección entre mis colegas. Eso fue lo que me alertó principalmente. Sin embargo, cumplimos con todas las medidas de barrera y recomendaciones.

¿Te hicieron la prueba del Coronavirus?

Mi médico pensó inmediatamente en el COVID-19. Sin embargo, no me hicieron una prueba PCR (una prueba de diagnóstico) porque no había ningún sitio de detección o prueba disponible. No recibí tratamiento en ese momento. Afortunadamente, no necesité ser hospitalizada.
Más tarde, a finales de abril, más de un mes después de la aparición de los síntomas, me hicieron una prueba serológica (una prueba de anticuerpos no reembolsada, en ese momento a 54 euros) que mostró la presencia de anticuerpos IgG e IgM.

Me traté sólo con paracetamol con codeína para aliviar los dolores articulares y musculares y para bajar mi temperatura.

¿Cuánto tiempo sentiste los síntomas del COVID-19? ¿Cómo progresó la enfermedad?

Los dolores articulares y musculares persistieron durante todo el tiempo. La fiebre duró dos días en dos ocasiones. Tuve diarrea y dolor intestinal durante dos semanas. Las migrañas y la falta de aire duraron 5 semanas en total. Perdí la voz 3 semanas después de la aparición de los síntomas y esto duró un mes.
Todavía no tengo ni gusto ni olfato (anosmia y agnosia). Y la fatiga sigue presente. 

Los síntomas han variado considerablemente y han recaído. Por ejemplo, después de las dos primeras semanas de enfermedad, experimenté una pausa de dos días, y luego una recaída bastante severa.

¿Tienes un protocolo especial para los tratamientos habituales de la espondilitis anquilosante?

No, ninguno en absoluto. Aparte de descontinuar mis AINEs.
Sin embargo, he tenido la suerte de poder continuar con mis sesiones de fisioterapia a distancia dos veces por semana. Mi fisioterapeuta también me dio una lista de ejercicios para hacer en casa.

¿Cuáles son los síntomas predominantes de la espondilitis anquilosante? ¿Se intensificaron durante este período?

Los síntomas más significativos son los dolores articulares, especialmente en la parte baja de la espalda, las caderas, los talones y el cuello. Estos dolores se intensificaron durante este período, especialmente cuando detuve mi tratamiento antiinflamatorio. Esto resultó en una ciática alternada que causa dolor en ambos glúteos y se extiende desde las piernas hasta los talones.

Recientemente, mi médico sintió que podía reintroducir los AINEs ya que todavía estaba protegida y por lo tanto lejos de las fuentes potenciales de exposición al COVID-19.

¿Qué gestos de barrera has puesto en marcha en tu casa para evitar la transmisión a los miembros de la familia?

Nos desinfectamos las manos en la puerta de entrada y nos desnudamos en el garaje y luego nos lavamos las manos con jabón esta vez, antes de subir.
Desinfectamos los pomos de las puertas, los interruptores de la luz y los baños después de cada visita. Aireamos las habitaciones de nuestra casa durante un período de tiempo considerable todos los días.

No usamos mascarillas en el interior. Esto se debe principalmente al hecho de que no había mascarillas disponibles durante mucho tiempo en Francia.

¿Cómo te sientes hoy? ¿Te sientes completamente recuperada?

Todavía tengo un dolor intenso, estoy exhausta y cansada. Me falta el aliento cuando camino. No me siento recuperada en absoluto.

 

Muchas gracias a Bybyche por aceptar compartir su historia en Carenity.
¿Qué hay de ti, tuviste que lidiar con el coronavirus? ¿Cuáles fueron tus primeros síntomas?

No dudes en compartir tu experiencia con el virus en los comentarios, ¡estamos aquí para apoyarnos!

¡Cuidaos!

avatar Candice Salomé

Autor: Candice Salomé, Community Manager de Francia

Candice Salomé es la Community Manager de Francia en Carenity. También participa en la redacción de artículos para la Revista de Salud. Es responsable de la participación de los... >> Saber más

Comentarios

También te gustará