/static/themes-v3/default/images/default/home/bg-generic.jpg?1516194360

Pacientes Enfermedades infantiles

0 respuesta

2 visualizaciones

Temática de la discusión

Miembro Carenity • Animadora de la comunidad
Publicado el

niño llorar

El dolor en los niños

El dolor es realmente parte de la vida, y los niños (especialmente) lo sienten. El dolor no tratado puede provocar miedo, pérdida de apetito, ansiedad, falta de sueño, depresión y otras emociones perturbadoras.

Los niños de diferentes grupos de edad reaccionan de manera diferente al dolor pero todos pueden sentirse mejor y recuperarse más rápidamente de la enfermedad si se les ayuda a controlarlo. Para esto, los padres juegan un papel importante cuando se trata de ayudar a su hijo a comprender y a adaptarse al dolor, ya que es importante que todos los niños sean sensibles a sus preocupaciones y que se les consuele.

Bebés

Los bebés no pueden decir dónde duele ni cuánto. En muchos casos, lloran sin parar, pierden el apetito y no duermen. En otros casos, aprietan los puños. A veces incluso duermen demasiado.

Niños pequeños

Los niños pequeños (de 1 a 3 años) usan solo unas pocas palabras para describir el dolor, pero a veces señalan con los dedos o tocan la parte sensible del cuerpo. En muchos casos, son más difíciles de lo normal, no cooperan o no están interesados ​​en juguetes ni en actividades.

Niños en edad preescolar

Los niños en edad preescolar (de 3 a 5 años de edad) tienen dificultades para comprender por qué experimentan dolor y cuándo este va a desaparecer. Algunos de ellos piensan en razones para explicar el dolor. Como todos los niños pequeños, a pesar de todos los esfuerzos desplegados, a veces es imposible consolarlos.

Niños en edad escolar

Los niños en edad escolar (de 5 a 12 años) pueden decir que sienten dolor, mostrar dónde están lastimados y decir si duele mucho o poco. Además, entienden las explicaciones sobre la causa del dolor y sobre cuánto durará.

Adolescentes

Los adolescentes (de 12 a 18 años) pueden usar muchas palabras para describir el dolor. A veces prefieren no describirlo bien porque se sienten incómodos con sus cuerpos, temen perder el control de la situación o quieren dar la impresión de que son valientes. Otras veces incluso ignoran el dolor o lo niegan. Por lo tanto, es importante observar los siguientes signos: tensión muscular, nivel de actividad reducido y pesadillas.

¿Cómo medir la intensidad del dolor?

Algunos niños pueden hablar sobre el dolor que sienten. La mejor forma de evaluar la intensidad del dolor es escuchar a yu hijo.

La escala de calificación numérica

Puedes preguntar a los niños que saben cómo contar de evaluar el dolor que experimentan, en una escala de 0 a 10, el 0 que no representa dolor y el 10, el peor dolor posible. Algunas veces ignoran el dolor o lo niegan. Por lo tanto, es necesario observar igualmente los siguientes signos: tensión muscular, nivel de actividad reducido y pesadillas.

La escala modificada con caras (preescolar a 7 años)

En algunos hospitales, piden a los niños que describan su dolor mediante dibujos. Para esto se utiliza una escala como la anterior, pero ilustrada con de caras .

escala caras

Si, debido a la edad o al nivel de desarrollo, el niño no puede hablar sobre el dolor, él/ella puede llorar, lamentarse, gimotear y hacer muecas para expresar el dolor

¿Cómo puedo saber si mi hijo tiene dolor?

Dependiendo de la edad y el nivel de desarrollo de tu hijo, el niño puede llorar, ser difícil, ser menos activo, negarse a moverse, dormir mal o dormir mucho más de lo normal.

A menudo son los padres quien conocen mejor cómo responde su hijo al dolor y cuándo se porta mejor.

Fuente: Hospital Universitario Robert Debre

Y tu, ¿qué piensas de estas afirmaciones? ¿cómo reacciona tu hijo al dolor?

icon cross

¿Este tema te interesa?

Únete a los 77 000 pacientes inscritos en la plataforma, infórmate sobre tu enfermedad o la de tus allegados y comparte con la comunidad

Es gratuito y anónimo