«
»

Top

Día Mundial sin Tabaco: ¿qué es el tabaco y cuáles son sus efectos en la salud?

Publicado el 31 may. 2021 • Por Aurélien De Biagi

La Organización Mundial de la Salud (OMS) organiza el Día Mundial sin Tabaco el 31 de mayo desde 1988. Según la OMS, en 2020 el tabaco seria la principal causa de muerte y discapacidad en el mundo, causando 10 millones de víctimas cada año. El consumo de tabaco causa más muertes en el mundo que la tuberculosis, los homicidios, los accidentes de tráfico, el sida, los suicidios y la mortalidad materna juntos.

¿Quiere saber más sobre los efectos del tabaco en la salud?

¡Lee nuestro artículo!

Día Mundial sin Tabaco: ¿qué es el tabaco y cuáles son sus efectos en la salud?

¿De dónde viene el tabaco?

El tabaco, tal como lo conocemos hoy, procede de una planta llamada Nicotiana tabacum. Originaria de América Central, sus hojas secas se utilizan para fabricar tabaco, que se encuentra en cigarrillos, puros, etc.

El tabaco fue consumido por primera vez por los amerindios durante los ritos religiosos y como planta medicinal. Cristóbal Colón fue el primero en llevar hojas y semillas de tabaco a Europa cuando descubrió América en 1492. Al principio, los europeos trataban la planta como una planta medicinal, sólo los boticarios podían venderla y se incluyó en la farmacopea de muchos países. En 1572, la publicación de un tratado que incluía el tabaco como planta medicinal confirmó esta posición. En el siglo XIX, incluso aparecieron cigarrillos medicinales elaborados con tabaco, datura, beleño, dedalera y belladona. En España, el consumo de tabaco se democratizó en los años 50.

Sin embargo, rápidamente se sospecha de sus efectos nocivos. De hecho, en 1642, el Papa Urbano VIII amenazó a todos los consumidores de tabaco con la excomunión. Además, Guy-Crescent Fagon, médico personal de Luis XIV, escribió una tesis titulada "¿Acorta la vida el consumo frecuente de tabaco?· Honoré de Balzac declaró "El tabaco, un impuesto cien veces más inmoral que el juego, destruye el cuerpo, ataca la inteligencia; aturde a una nación" en 1842. Sin embargo, será necesario esperar hasta la segunda mitad del siglo XIX y Claude Bernard, fisiólogo francés considerado el fundador de la medicina experimental, cuando se demostró el carácter tóxico del tabaco en los animales. 

En 1880 apareció la palabra "fumar". Hoy en día, se distingue entre el tabaquismo activo (el acto de fumar) y el tabaquismo pasivo (la inhalación involuntaria de humo de tabaco en presencia de un fumador).

¿Cuáles son los efectos del tabaco en nuestra salud?

Cuando se quema un cigarrillo, las hojas secas que se consumen se convierten en un aerosol. Así, las 2.500 sustancias que contiene el tabaco sin quemar se convierten en 4.000 en el humo. De ellas, la mayoría son tóxicas y unas 70 son cancerígenas.

En primer lugar, la sustancia psicoactiva responsable de la adicción es la nicotina (un alcaloide). La dependencia de la nicotina es muy fuerte: desde las primeras semanas de exposición e incluso para un bajo consumo de tabaco, el fumador puede desarrollar una adicción. Hablamos de dependencia física, psicológica y de comportamiento.

La primera se debe al efecto químico de la nicotina. La nicotina se une a los receptores nicotínicos de nuestro sistema nervioso y se libera una hormona llamada dopamina. La dopamina proporcionará al fumador una sensación de relajación y bienestar que asociará con el hecho de fumar.

El segundo también está ligado a los efectos psicoactivos de la nicotina, que proporcionará al fumador una sensación de desestrés, de estimulación intelectual, de relajación y le permitirá superar sus emociones. La nicotina actúa como ansiolítico y como anorexígeno (supresor del apetito).

El tercer tipo de dependencia está relacionado con los hábitos del fumador. Así, el movimiento de fumar, los lugares o las personas en las que y con las que el individuo solía fumar mantienen su adicción.

Además, el fumador inhala sustancias como alquitranes, gases tóxicos como el amoníaco y el monóxido de carbono o metales pesados como el cadmio y el plomo. También es importante tener en cuenta que el tabaco es tóxico independientemente de cómo se consuma (cigarrillos, puros, pipa...).

El tabaco es responsable de numerosos problemas de salud, como cánceres, enfermedades cardiovasculares y afecciones pulmonares. Estas morbilidades están relacionadas con la cantidad fumada pero también con el tiempo durante el cual la persona ha fumado, dos factores calculados en paquetes-año. La definición de paquete-año es la siguiente: el número de paquetes (tomando como referencia 20 cigarrillos = un paquete) al día multiplicado por el número de años que la persona lleva fumando. Así, un paquete anual (PA) representa un paquete fumado al día durante un año, dos PA representan un paquete al día durante dos años o dos paquetes al día durante un año, y así sucesivamente. Aunque no existe un umbral por encima del cual el riesgo es alto, el factor PA da una indicación de la gravedad del tabaquismo del paciente.

Tabaco y cánceres

Se cree que uno de cada tres cánceres está causado por el tabaquismo. El más común es el cáncer de pulmón (alrededor del 80% se debe al tabaquismo). Sin embargo, los cigarrillos también están implicados en otros cánceres como los del tracto aerodigestivo: labios, boca, lengua, de los que el tabaco es responsable del 70% de ellos. 

El 50% de los cánceres de vejiga también se deben al tabaco. 

El tabaco y otras enfermedades

Desgraciadamente, el tabaquismo no sólo es responsable de los cánceres, sino también de enfermedades cardiovasculares, como el infarto de miocardio, los accidentes cerebrovasculares, la hipertensión arterial y la enfermedad arterial obliterante de los miembros inferiores (AOMI), que puede conducir a la amputación.

El tabaco también es la causa de enfermedades respiratorias. De hecho, el 85% de las enfermedades pulmonares obstructivas crónicas (EPOC) están relacionadas con el tabaquismo. Esta condición también multiplica por 2 la probabilidad de desarrollar cáncer de pulmón.

También se ha comprobado que los fumadores sufren una reducción de la fertilidad, un mayor tiempo de concepción, una reducción de las posibilidades de éxito del PRA y una disfunción eréctil.

Además, el tabaquismo pasivo aumenta el riesgo de asma en niños y bebés.

¿Cómo dejar de fumar?

Existen muchas maneras de dejar de fumar. Algunas personas lo consiguen solas, otras con la ayuda de profesionales de la salud. En ambos casos, las terapias de sustitución de la nicotina se pueden adquirir sin receta médica en las farmacias o se pueden reembolsar con receta.

Además, existen tratamientos de sustitución de la nicotina. Ayudan al paciente a dejar de fumar. El objetivo es reducir la dosis de nicotina hasta la abstinencia total. Existen en diferentes formas, como parches, chicles, pastillas o polvos para inhalar. Estos tratamientos aumentan las posibilidades de abstinencia entre un 50 y un 70%. 

También existen ayudas para la abstinencia sin nicotina, como la vareniclina y el bupropión, que sólo están disponibles con receta médica. Estos fármacos se utilizan como tratamiento de segunda línea en caso de fracaso de la terapia de sustitución de la nicotina. Requieren una estricta supervisión médica y pueden tener efectos secundarios como náuseas, mareos, dolores de cabeza, etc.

Tu médico y tu farmacéutico también pueden ayudarte a dejar de fumar y ofrecerte apoyo moral y psicológico, que a veces es necesario. Tu médico de cabecera también puede remitirte a un especialista en tabaco o a un adictólogo. 

Además, existen organizaciones que ayudan a las personas que quieren dejar de fumar: el servicio de información InfoCáncer, de la Asociación Española Contra el Cáncer así como su aplicación gratuita RespirApp.

¿Este artículo te ha sido útil?

¡Comparte tu opinión y tus interrogantes con la comunidad más abajo en los comentarios!

¡Cuidate!


avatar Aurélien De Biagi

Autor: Aurélien De Biagi, Redactor de Salud, estudiante en farmacia

Aurélien es estudiante de 5º curso de farmacia en la Universidad de Lorena. Escribe artículos de salud para Carenity. Tiene especial interés en los campos de la neuropsiquiatría y el cardiovascular.

Desea... >> Saber más

1 comentario


KarineLo
el 3/6/21

Intente dejarlo, pero para eso tengo que cambiar mi rutina y ahora mismo... pero lo volvere a intentar⚘

También te gustará

Covid-19: ¡todo lo que necesitas saber sobre las diferentes vacunas y terapias innovadoras!

Covid-19: ¡todo lo que necesitas saber sobre las diferentes vacunas y terapias innovadoras!

Leer el artículo
Vacunas contra el COVID-19 y sus variantes: ¡te lo explicamos!

Vacunas contra el COVID-19 y sus variantes: ¡te lo explicamos!

Leer el artículo
Inmunología, anticuerpos y pruebas inmunológicas: ¿qué son?

Inmunología, anticuerpos y pruebas inmunológicas: ¿qué son?

Leer el artículo
Coronavirus o gripe, ¿cuáles son las diferencias?

Coronavirus o gripe, ¿cuáles son las diferencias?

Leer el artículo