«
»

Top

¿Qué es la terapia psicodélica y cómo puede beneficiar a nuestra salud mental?

Publicado el 30 sept. 2021 • Por Courtney Johnson

Cuando pensamos en las drogas psicodélicas, a muchos nos viene a la mente aquella época "groovy" de los años 60 y 70. Pero ¿sabías que los psicodélicos también tienen una aplicación médica? 

En los últimos años, con el aumento de la legalización de ciertas sustancias psicodélicas, el continuo aumento de las enfermedades mentales en los Estados Unidos y la ralentización de los avances psicofarmacológicos, la terapia psicodélica ha visto aumentar su popularidad. 

¿Qué es la terapia psicodélica? ¿Cómo funciona? ¿Cuáles son sus posibles beneficios en el tratamiento de las enfermedades mentales? 

¡Te lo explicamos todo en nuestro artículo!

¿Qué es la terapia psicodélica y cómo puede beneficiar a nuestra salud mental?

¿Qué es la terapia psicodélica? 

La terapia psicodélica, a veces conocida como psicoterapia asistida por psicodélicos (PAP), es un tipo de psicoterapia que utiliza plantas y compuestos que pueden inducir alucinaciones para tratar ciertas condiciones de salud mental, como la depresión y el trastorno de estrés postraumático (TEPT)

Aunque las sustancias alucinógenas se han utilizado en las comunidades indígenas en entornos espirituales y terapéuticos durante miles de años, su introducción y uso en la medicina occidental es relativamente nuevo.  

En este tipo de terapia, los psicodélicos suelen combinarse con la terapia conversacional

¿Cómo funciona la terapia psicodélica?

El estudio de los psicodélicos y su potencial terapéutico tiene sus raíces en los años 50 y 60, antes de que las sustancias alucinógenas fueran prohibidas en Estados Unidos con la Controlled Substances Act de 1971. Durante este periodo, los investigadores aportaron pruebas que apuntaban a los beneficios de la terapia psicodélica en el tratamiento de la adicción, el TEPT y los trastornos mentales como la ansiedad y la depresión.

En los últimos años, el renovado interés y la inversión en la investigación de la terapia psicodélica han permitido a los científicos realizar ensayos sobre el uso de estas sustancias alucinógenas para comprender mejor sus efectos y sus posibles aplicaciones tanto en entornos clínicos como no clínicos.

Mientras que los fármacos tradicionales para las enfermedades mentales tardan varias semanas en surtir efecto o sólo funcionan mientras el paciente los toma, los investigadores han descubierto que los psicodélicos a menudo pueden aportar una mejora inmediata, incluso con una sola dosis.

Los científicos siguen trabajando para entender cómo funcionan los psicodélicos y estas drogas no son eficaces en todo el mundo. Sin embargo, los investigadores han propuesto las siguientes hipótesis:

  • Cambios en los neurotransmisores: Como hemos aprendido en nuestro artículo anterior (¿Cómo la depresión afecta físicamente al cerebro?) los neurotransmisores son mensajeros químicos en el cerebro. Muchos medicamentos para las enfermedades mentales actúan sobre estos neurotransmisores para cambiar el comportamiento del cerebro y, por tanto, nuestro estado de ánimo. Se cree que ciertas drogas psicodélicas pueden hacer lo mismo.
  • Aumento de la tendencia a ser influenciado: El uso de drogas psicodélicas puede hacer que una persona sea más influenciable, lo que significa que es más receptiva a las sugerencias positivas de un terapeuta o a los efectos positivos de las alucinaciones.
  • Experiencias espirituales o psicodélicas: Las alucinaciones que la persona experimenta mientras consume drogas psicodélicas pueden ser profundamente significativas, cambiando su mentalidad o sus creencias. Este cambio puede hacer que la persona cambie sus patrones de pensamiento o comportamientos.

¿Cuáles son los diferentes tipos de terapia psicodélica?

Dado que la investigación sobre la terapia psicodélica y las drogas psicodélicas todavía está en curso, no hay una droga que sea utilizada universalmente por los terapeutas. 

Las opciones típicas de tratamiento psicodélico incluyen:

  • Psilocibina: La psilocibina es el principal compuesto de las setas "mágicas" y ha sido objeto de muchos estudios de investigación recientes. Altera las percepciones, el estado de ánimo y la conciencia, y ha demostrado su eficacia en estudios sobre el tratamiento de la depresión y la ansiedad en personas con enfermedades terminales. También puede ayudar con la adicción, el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) y la depresión resistente al tratamiento. 
  • Ketamina: El psicodélico más estudiado para la terapia de salud mental, en dosis bajas la ketamina ha demostrado ser beneficiosa en el tratamiento de la depresión. Sin embargo, sus efectos no son duraderos. El estudio de esta droga ha llevado al desarrollo de Spravato®, un spray nasal a base de ketamina para la depresión resistente al tratamiento. 
  • Ayahuasca: Se cree que la ayahuasca, un brebaje psicoactivo a base de plantas originario de Sudamérica, ayuda a combatir la ansiedad, la depresión y la adicción. Hay que tener cuidado con esta sustancia, ya que puede provocar el síndrome de la serotonina e interactuar con ciertos medicamentos. 
  • MDMA (Extasis/Molly): Aunque no es una sustancia psicodélica tradicional, el MDMA es una droga que provoca "efectos psicodélicos" como la alteración de las percepciones, la euforia, el aumento de la sociabilidad y la excitación. Múltiples ensayos clínicos de fase 2, así como de fase 3, han demostrado que el MDMA puede tratar los síntomas del TEPT a largo plazo. En el ensayo de fase 3, patrocinado por la Asociación Multidisciplinaria de Estudios Psicodélicos, el 67% de los participantes con TEPT grave ya no cumplían los requisitos para recibir un diagnóstico de TEPT después de tres tratamientos, y el 88% tenía menos síntomas de TEPT. Estos resultados positivos podrían allanar el camino para la aprobación por parte de la FDA de la terapia asistida con MDMA en 2023
  • Dietilamida de ácido lisérgico (LSD): El LSD es un psicodélico potente y de larga duración que ha servido de ejemplo para los psicodélicos terapéuticos. Se ha comprobado que ayuda a combatir la ansiedad y el trastorno por consumo de alcohol en personas con enfermedades terminales. 

Todavía no existe un método estandarizado de administración, por lo que los profesionales individuales tienen sus propias técnicas y métodos de terapia psicodélica. Sin embargo, en el ámbito clínico, la terapia psicodélica suele desarrollarse en tres fases

  • Consulta, en la que se discuten los antecedentes personales del paciente, cualquier objetivo o preocupación sobre la terapia psicodélica, y se asegura que no hay contraindicaciones para la misma. 
  • Ingestión, en la que se administra una dosis de baja a moderada por vía oral o por inyección, bajo la supervisión de un profesional capacitado. 
  • Integración, un periodo tras la ingestión en el que el paciente y el terapeuta trabajan juntos para procesar la experiencia psicodélica, darle sentido e integrar su significado. 

Suele haber varias sesiones de terapia psicodélica, dependiendo de la droga utilizada y del plan de tratamiento personalizado. Por ejemplo, la terapia asistida con psilocibina y LSD suele requerir al menos dos sesiones, la terapia asistida con MDMA suele implicar al menos tres sesiones y la terapia asistida con ketamina requiere entre una y doce sesiones

¿Cómo puede la terapia psicodélica beneficiar la salud mental?

Los psicodélicos son sustancias potentes que pueden provocar efectos intensos que alteran la mente. Se cree que funcionan afectando a los circuitos neuronales que utilizan el neurotransmisor serotonina. Algunos de los beneficios potenciales son: 

  • Introspección 
  • Sensación de relajación 
  • Aumento de los sentimientos de conexión social 
  • Mejora de la sensación de bienestar 
  • Experiencias espirituales 

Cuando se utiliza en un entorno terapéutico seguro, con un profesional capacitado para administrar las drogas, supervisar la situación y ayudar al paciente a interpretar y a integrar la experiencia, la terapia psicodélica puede ser beneficiosa para aliviar los síntomas de muchas condiciones de salud mental, como: 

Trastorno de estrés postraumático (TEPT)

Se cree que los efectos psicodélicos de los alucinógenos alivian algunos de los efectos del trauma, aunque las investigaciones recientes han arrojado resultados contradictorios. 

Una revisión de 2020 que examinó cinco estudios sobre la ketamina y cuatro sobre el MDMA en el tratamiento del TEPT descubrió que las pruebas que apoyaban la eficacia de la ketamina sola eran escasas, mientras que las que apoyaban el MDMA eran moderadas. Sin embargo, un segundo estudio de 2020 que siguió a supervivientes de la pandemia de sida encontró reducciones clínicamente significativas en ciertos síntomas de TEPT tras el tratamiento con psilocibina. 

Ansiedad y otros trastornos del estado de ánimo

Como se mencionó anteriormente, los psicodélicos pueden tener un efecto positivo sobre el estrés y el estado de ánimo, lo que podría beneficiar a las enfermedades mentales crónicas como la ansiedad y la depresión

Las investigaciones han respaldado esta creencia: un ensayo controlado aleatorio a doble ciego realizado en 2016 descubrió que la terapia asistida con psilocibina contribuía a reducir significativamente la depresión y la ansiedad en pacientes en tratamiento contra el cáncer, y un estudio de 2017 sobre personas con depresión resistente al tratamiento descubrió que el tratamiento basado en la psilocibina daba lugar a una reducción significativa de los síntomas a lo largo del tiempo

Trastornos por abuso de sustancias y alcohol 

Las primeras investigaciones sobre los psicodélicos demostraron que podían ayudar en los trastornos por abuso de sustancias. Las adicciones y otros trastornos de salud mental, como la depresión o la ansiedad, suelen darse juntos, lo que podría explicar su eficacia. Se postula que, al reducir los síntomas de otras condiciones de salud mental, las drogas psicodélicas facilitan la ruptura de las adicciones

Dos estudios -en 2015 y 2016- en los que se utilizó la psilocibina en combinación con técnicas de psicoterapia produjeron altas tasas de éxito para frenar el consumo adictivo de alcohol y tabaco

¿Cuáles son los riesgos de la terapia psicodélica? 

Aunque las sustancias psicodélicas pueden aportar grandes beneficios a ciertos pacientes, es importante saber que no son para todo el mundo y que también pueden provocar efectos como:

  • Paranoia 
  • Alteración del sentido del tiempo 
  • Distorsión de la realidad y de las experiencias perceptivas 
  • Emociones o percepciones intensas 
  • Oír, ver o percibir cosas que normalmente no se experimentan 

Según el National Institute on Drug Abuse (NIDA), estos efectos secundarios pueden considerarse un tipo de psicosis inducida por las drogas, ya que provocan una "distorsión o desorganización de la capacidad de la persona para reconocer la realidad, pensar racionalmente o comunicarse con los demás".  

La terapia psicodélica se encuentra todavía en fase experimental, por lo que la comunidad médica aún tiene mucho que aprender. Además, cabe saber que en España, esta práctica aún no ha sido legalizada, pero las investigaciones existentes y en curso son muy prometedoras, especialmente para los pacientes con ansiedad grave, depresión y TEPT. 

Los defensores de los pacientes y los grupos de presión están dando pasos para despenalizar ciertas sustancias psicodélicas con el fin de avanzar en la investigación y mejorar el acceso de los pacientes. ¡Quizá en los próximos años veamos la terapia psicodélica como una alternativa a las opciones de tratamiento farmacéutico convencional para las enfermedades mentales!

¿Este artículo te ha sido de ayuda? ¿Te interesa la terapia psicodélica? ¿Te gustaría que fuera aprobada en nuestro país?

¡Haz clic en "Me gusta" y comparte tu opinión y tus interrogantes con la comunidad más abajo en los comentarios!  

¡Cuidate! 


1
Fuentes: 


avatar Courtney Johnson

Autor: Courtney Johnson, Redactora de Salud

Courtney es creadora de contenidos en Carenity y se concentra en la redacción de artículos sobre salud. Le apasiona especialmente explorar los temas de la nutrición, el bienestar y la psicología.

Courtney... >> Saber más

1 comentario


CintaA
el 30/9/21

Interesante artículo. Se resalta que "no son para todo el mundo"; estaria bien describir algunos criterios de aceptación o exclusión de personas en la terapia.

También te gustará

Decir “¡reacciona!” a una persona deprimida es inútil

Depresión

Decir “¡reacciona!” a una persona deprimida es inútil

Leer el artículo
Un libro polémico revive el debate sobre los antidepresivos en Francia

Alexitimia
Ansiedad crónica - Estrés
Ciclotimia
Depresión
Hipomanía
Neurosis
Paranoia
Psicosis
Síndrome de Asperger
Tics
Trastorno bipolar
Trastorno de ansiedad generalizada
Trastorno de estrés postraumático
Trastorno de pánico
Trastorno del espectro autista
Trastorno dismórfico corporal
Trastorno límite de la personalidad
Trastorno obsesivo-compulsivo
Trastornos psicóticos
Tricotilomanía

Un libro polémico revive el debate sobre los antidepresivos en Francia

Leer el artículo
Personas mayores adictas a la marihuana en los Estados Unidos

Drogodependencia

Personas mayores adictas a la marihuana en los Estados Unidos

Leer el artículo
Un cómic explica porqué es tan dificil luchar contra la depresión y la ansiedad

Alexitimia
Ansiedad crónica - Estrés
Ciclotimia
Depresión
Hipomanía
Neurosis
Paranoia
Psicosis
Síndrome de Asperger
Tics
Trastorno bipolar
Trastorno de ansiedad generalizada
Trastorno de estrés postraumático
Trastorno de pánico
Trastorno del espectro autista
Trastorno dismórfico corporal
Trastorno límite de la personalidad
Trastorno obsesivo-compulsivo
Trastornos psicóticos
Tricotilomanía

Un cómic explica porqué es tan dificil luchar contra la depresión y la ansiedad

Leer el artículo

Fichas descriptivas de las enfermedades