«
»

Top

Deporte y esclerosis múltiple. Aprende por qué son buenos aliados

7 mar. 2017

Deporte y esclerosis múltiple. Aprende por qué son buenos aliados
Deporte y esclerosis múltiple pueden ser excelentes aliados si se siguen unas pautas básicas. Te sentirás mejor porque, de hecho, estarás mejor.
 
En la esclerosis múltiple se da una combinación bastante negativa: la debilidad muscular, la fatiga y otros síntomas hacen que la persona disminuya muchos su nivel de actividad física, además de tener pocos deseos, los cuales la fatiga se ha llevado por delante.
 
Poca actividad física lleva a atrofia y debilidad muscular, a más cansancio debido a que lleva más esfuerzo realizar cualquier tarea, en fin, a peores condiciones físicas. Una especie de pescadilla que se muerde la cola y que podemos evitar si hacemos eso que por todas partes, a todas horas, nos dicen que debemos hacer: deporte, deporte, deporte.
 
Pero no deporte a la bestia, calma, que el deporte para la esclerosis múltiple debe estar adaptado a las condiciones de cada uno y …otros detalles que conocerás si sigues leyendo.
 
¿SE RECOMIENDA EL DEPORTE EN LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE?
Pregunta tonta, ya lo sé. Pero sí, se recomienda la práctica deportiva en las personas con esclerosis múltiple. Antiguamente se creía que, por el tema de la fatiga, uno de los síntomas más comunes y molestos de la enfermedad, era mejor no emplear energía en la práctica deportiva.
 
Hoy se sabe que el deporte bien practicado puede ayudar a disminuir los niveles de fatiga, o más exactamente, acondicionarte físicamente para que realices las actividades del día a día con menor esfuerzo físico.
 
Un pero habitual estaba relacionado con el surgimiento de síntomas neurológicos cuando se hacía deporte. Sucede que muchos enfermos con EM son sensibles al calor (un tema que ya tratamos con anterioridad) y con la elevación de la temperatura corporal pueden surgir síntomas que son reversibles.
 
BENEFICIOS DEL DEPORTE EN LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE.
En los beneficios no nos vamos a detener mucho, porque en buena medida son semejantes a los que obtiene una persona sana, con el añadido de que en la EM el deterioro físico es más marcado, de ahí que se necesita más.
 
Hay que mencionar que, hasta el momento, no se ha encontrado que el deporte tenga alguna influencia sobre el curso de la enfermedad en sí, sino sobre los síntomas. El ejemplo clásico es el del catarro. Puedes tomarte el paracetamol y cuantas cosas nos den en la farmacia: nos sentiremos mejor pero el virus está ahí.
 
Con el deporte y esclerosis múltiple es así; te puede hacer sentir mejor pero la enfermedad sigue un poco a su aire. Y al igual que con el catarro, sentirse mejor está muy bien ¿no?
 
El deporte mejora la fuerza muscular, los síntomas de fatiga, el estado de ánimo, la estabilidad, la marcha, la socialización y un largo etc. Sobre algunos puntos hay más evidencias que sobre otros, pero el mensaje queda claro: es bueno y se recomienda.
 
También te puede interesar leer: Depresión en la esclerosis múltiple.
 
ALGUNOS PUNTOS A TENER EN CUENTA.
Hay muchas cosas a considerar y seguro se nos escapen algunas, pero entre esas importantes están:
 
No te agotes cuando practiques deporte. Llega justo al punto anterior. Ya lo dijimos, aquí el deporte a lo bestia no se aplica.
Ve de menos a más: el querer comernos el asfalto en la primera carrera nos ha pasado a todos. Las agujetas o la lesión del día siguiente nos advierten del absurdo. Empieza poco a poco. En algunos casos empezar a hacer actividades en el hogar, como barrer, ya puede considerarse un primer paso.
Siempre que puedas, consulta con un especialista, por ejemplo, un fisioterapeuta, para que te oriente sobre el tipo y la intensidad del ejercicio recomendado en tu caso.
Adapta el ejercicio a tus condiciones. Muchas personas con EM apenas tienen limitaciones físicas, mientras otras sufren un importante grado de discapacidad, para todos hay opción.
Si tienes problemas de equilibrio, auxíliate de una barra.
 
¿QUÉ EJERCICIOS SE RECOMIENDAN?
Depende bastante de las condiciones físicas y de lo que quieres mejorar. Según un excelente informe elaborado en el año 2015 por la asociación Esclerosis Múltiple España sobre el tema del deporte y la EM, se recomiendan los tres tipos de ejercicios básicos:
 
Aeróbicos (caminar, correr), que ayudarían con la fatiga. Puede hacerse tres veces por semana durante 30 minutos, aunque si este tiempo es excesivo, se puede dividir en bloques más pequeños, por ejemplo, de 15 minutos dos veces al día.
De fuerza: que ayudaría a evitar la atrofia y debilidad muscular. Y aquí hay que tener bien presente lo de ir de menos a más. Primero puede ser buena idea centrarse en fortalecer aquellos músculos que se sientan más débiles.
Estiramientos: para contrarrestar la espasticidad y mantener la longitud de los músculos. Se recomienda que se hagan a diario, ente una y dos veces al día.
A continuación, te proponemos un vídeo de la asociación MS Society en que se muestran ejercicios que puede hacer una persona con EM. Está en inglés, pero nos decidimos por él debido a que cada actividad está adaptada a personas con diferentes condiciones físicas.  En Youtube podrás encontrar más vídeos, de esta asociación y de otras empresas, solo ten en cuenta la validez de la fuente.
 
¿DEPORTES EN ESPECIAL?
En realidad, sobre deportes en específico no hemos encontrado recomendaciones precisas. Se habla muy favorablemente de la natación, del yoga y del Tai Chi. Este último tiene la ventaja de que puede realizarse sentado de ser necesario.
 
¿PRACTICAR DEPORTE CON UN BROTE?
Aunque seguro no estés en condiciones ni con ganas, la duda puede surgir. Y no, no se recomienda practicar deporte con una crisis. Mejor dejar a que los síntomas pasen y poco a poco volver a la rutina.
 
Y SI PADEZCO DE SENSIBILIDAD TÉRMICA ¿QUÉ HAGO?
La sensibilidad al calor puede manejarse. Por ejemplo, hacer los ejercicios en una habitación climatizada, tomar líquidos fríos mientras te ejercitas o usar un chaleco de enfriamiento, esto último no es muy común en nuestro medio, pero en otros países es bastante conocido.
 

2ti

Comentarios

También te gustará

El diagnóstico de la enfermedad de Crohn contado por los miembros de Carenity

Enfermedad de Crohn

El diagnóstico de la enfermedad de Crohn contado por los miembros de Carenity

Leer el artículo
El diagnóstico del cáncer contado por los miembros de Carenity

Adamantinoma
Astrocitoma
Cáncer colorrectal
Cáncer de amígdalas
Cáncer de ano
Cáncer de boca
Cáncer de cuello uterino
Cáncer de esófago
Cáncer de estómago
Cáncer de garganta
Cáncer de glándula parótida
Cáncer de hígado
Cáncer de huesos
Cáncer de la pleura
Cáncer de la vesícula biliar
Cáncer de laringe
Cáncer de lengua
Cáncer de mama
Cáncer de nasofaringe
Cáncer de ovario
Cáncer de paladar
Cáncer de páncreas
Cáncer de piel
Cáncer de próstata
Cáncer de pulmón
Cáncer de riñón
Cáncer de testículo
Cáncer de timo
Cáncer de tiroides
Cáncer de vagina
Cáncer de vejiga
Cáncer endometrial
Cáncer vulvar
Carcinoma basocelular
Carcinoma de células de Merkel
Carcinoma de células escamosas de la cabeza y cuello
Carcinoma primario peritoneal
Condrosarcoma mixoide extraesquelético
Cordoma
Coriocarcinoma
Dermatofibrosarcoma protuberante
Feocromocitoma
Glioblastoma
Gliomas
Leucemia linfoide aguda
Leucemia linfoide crónica
Leucemia mieloide aguda
Leucemia mieloide crónica
Linfoma de Hodgkin
Linfoma no Hodgkin
Macroglobulinemia de Waldenstrom
Mesotelioma
Mielofibrosis
Mieloma múltiple
Nefroblastoma
Neoplasia endocrina múltiple
Neuroblastoma
Retinoblastoma
Sarcoma de Ewing
Sarcoma de Kaposi
Síndrome de Sezary
Síndromes mielodisplásicos
Tumor cerebral
Tumor del estroma gastrointestinal
Tumor maligno de las trompas de Falopio
Tumor neuroendocrino
Tumor neuroendocrino enteropancreático
Tumor rabdoide

El diagnóstico del cáncer contado por los miembros de Carenity

Leer el artículo
Nuestra guía para una cita médica exitosa

Nuestra guía para una cita médica exitosa

Leer el artículo
Trastornos del sueño: ¿cuándo y cómo pueden ser tratados?

Trastornos del sueño: ¿cuándo y cómo pueden ser tratados?

Leer el artículo