«
»

Top

Espondilitis anquilosante: complicaciones oculares, cardíacas, respiratorias y gastrointestinales, ¡todo lo que hay que saber!

Publicado el 29 abr. 2022 • Por Candice Salomé

La espondilitis anquilosante (EA) es una enfermedad que pertenece al grupo de las espondiloartropatías que comparten características comunes. La EA es la forma más típica pero también la más grave de las espondiloartropatías. Afecta al esqueleto axial, pero también puede afectar a las articulaciones periféricas o a las entesis (la zona en la que los tendones, ligamentos y cápsulas articulares se insertan en el hueso). 

Pero pueden producirse otras complicaciones, como las oculares, cardíacas, respiratorias y gastrointestinales. 

¿Qué es la espondilitis anquilosante y qué la causa? ¿Cuáles son las razones por las que pueden surgir ciertas complicaciones? ¿Cómo se pueden tratar? 

¡Te lo contamos todo en nuestro artículo! 

Espondilitis anquilosante: complicaciones oculares, cardíacas, respiratorias y gastrointestinales, ¡todo lo que hay que saber!

¿Qué es la espondilitis anquilosante y cuáles son sus causas? 

La espondilitis anquilosante es una artritis de la columna vertebral. El término "anquilosante" significa que hay rigidez. De hecho, la espondilitis anquilosante es un tipo de artritis que provoca rigidez y dolor en la columna vertebral

Además del dolor en la columna vertebral, la espondilitis anquilosante también provoca hinchazón, rigidez y dolor en las grandes articulaciones, los dedos de los pies y de las manos. 

La espondilitis anquilosante es 3 veces más frecuente en los hombres que en las mujeres y suele aparecer entre los 20 y los 40 años

Actualmente se desconocen las causas de la espondilitis anquilosante. Sin embargo, la enfermedad suele aparecer cuando existe una predisposición familiar. La genética tiene parte de la culpa. 

La enfermedad es entre 10 y 20 veces más frecuente en personas cuyos padres o hermanos están afectados. 

>> Para saber más sobre la espondilitis anquilosante, su diagnóstico y tratamiento, descubre nuestra ficha informativa dedicada a la enfermedad << 

¿Cuáles son las complicaciones de la espondilitis anquilosante?

La espondilitis anquilosante puede tener manifestaciones extraarticulares como la uveítis (inflamación en el interior del ojo), la insuficiencia aórtica, la afectación intestinal u otras lesiones sistémicas, cuya frecuencia y gravedad varían de un paciente a otro. 

La afectación ocular

La uveítis es la manifestación extraarticular más frecuente en la espondilitis anquilosante. Se produce en un 20 a 30% de los casos durante el curso de la enfermedad. En el 90% de estos casos, la uveítis es anterior, aguda y unilateral

Los signos clínicos son un ojo rojo, doloroso, hipersensible a la luz y lloroso que provoca una disminución de la agudeza visual. 

Con el tratamiento, la evolución es favorable en 2 a 3 meses y no deja secuelas

Sin embargo, los episodios pueden repetirse. Si el tratamiento ha sido inadecuado, pueden producirse complicaciones graves como sinequias (adherencias inflamatorias entre la superficie posterior del iris y la cápsula anterior del cristalino), cataratas, glaucoma y, en casos más raros, ceguera

La uveítis es una urgencia terapéutica en la que el tratamiento local con corticoides debe combinarse con un colirio dilatador de la pupila para evitar la formación de sinequias. 

Cuando la uveítis es global (llamada anteroposterior) y no responde al tratamiento local, se consideran las inyecciones subconjuntivales y, a veces, cursos cortos de corticoides sistémicos. 

La afectación cardíaca

La afectación cardíaca suele producirse en una fase tardía de la enfermedad. En las lesiones cardíacas predominan los trastornos de la conducción (variaciones anormales del ritmo de los latidos), las valvulopatías (mal funcionamiento de la válvula cardíaca), especialmente la insuficiencia aórtica y las miocardiopatías

Numerosos estudios han informado de que los pacientes con espondilitis anquilosante presentan una mortalidad por causas cardiovasculares estimada en un 20-40% superior a la de la población general. Además, el riesgo de infarto se multiplica por 3

La inflamación crónica, el aumento de la PCR, la disminución del colesterol HDL y el TNFα, así como el uso de AINE, son factores importantes en el aumento del riesgo cardiovascular en la espondilitis anquilosante. 

Para limitar el riesgo de enfermedades cardiovasculares, se han establecido recomendaciones. 

El manejo de estas complicaciones requiere un control adecuado de la espondilitis anquilosante. La prescripción de antiinflamatorios no esteroideos (AINE) debe ser cautelosa y los corticosteroides deben utilizarse a la menor dosis posible. La evaluación del riesgo de enfermedad cardíaca debe realizarse anualmente

La afectación pleuropulmonar

Otra complicación de la espondilitis anquilosante es el daño respiratorio. En la literatura existente, la incidencia de la enfermedad respiratoria varía de 0 a más del 30%. 

La rigidez torácica secundaria a la lesión de la articulación costovertebral perturba la mecánica ventilatoria parietal con la aparición de un síndrome restrictivo en las pruebas de función respiratoria. 

También se han descrito lesiones pleuropulmonares. Las más frecuentes son la fibrosis del lóbulo superior del pulmón, así como la infiltración intersticial y el engrosamiento pleural

Sin embargo, como estas manifestaciones suelen ser asintomáticas y las radiografías de tórax no pueden detectar daños pulmonares tempranos, la afectación pleuropulmonar se ha considerado durante mucho tiempo una manifestación rara y tardía de la espondilitis anquilosante. 

Por ello, los clínicos deben seguir estrictamente las recomendaciones de cribado y prevención de la afectación pleuropulmonar, especialmente en los casos de daño pulmonar preexistente. 

La afectación gastrointestinal

En varios estudios se han destacado los vínculos entre la espondilitis anquilosante y la inflamación del tracto gastrointestinal. De hecho, en los pacientes afectados por espondilitis anquilosante, en el transcurso de la enfermedad aparece una enfermedad inflamatoria intestinal (EII) crónica en el 2 al 18% de los casos, con un retraso de hasta 20 años, ya sea la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa.


¿Este artículo te ha sido útil?      
     
¡Haz clic en "Me gusta" y comparte tu opinión y tus interrogantes con la comunidad más abajo en los comentarios!      
        
¡Cuidate!    


2

Comentarios

También te gustará

¿Qué es la bioterapia? Especial enfermedades inflamatorias

Espondilitis anquilosante

¿Qué es la bioterapia? Especial enfermedades inflamatorias

Leer el artículo
Espondilitis anquilosante: vencer al dolor crónico gracias al cannabis terapéutico

Espondilitis anquilosante

Espondilitis anquilosante: vencer al dolor crónico gracias al cannabis terapéutico

Ver el testimonio
Dieta especial para la espondilitis anquilosante

Espondilitis anquilosante

Dieta especial para la espondilitis anquilosante

Leer el artículo
Novartis presenta nuevos datos de 'Consentyx' en espondilitis anquilosante

Espondilitis anquilosante

Novartis presenta nuevos datos de 'Consentyx' en espondilitis anquilosante

Leer el artículo

Discusiones más comentadas

Ficha descriptiva de la enfermedad