«
»

Top

¡Todo lo que hay que saber sobre la apnea del sueño!

Publicado el 4 nov. 2020 • Por Doriany Samair

¿Qué es la apnea del sueño? ¿Cómo saber si se tiene apnea del sueño? ¿Cuáles son las consecuencias de la apnea en la salud? ¿La apnea del sueño causa ronquidos? ¿Cómo se hace el diagnóstico? ¿Cómo curar la apnea del sueño?

¡Te contamos todo en nuestro artículo!

¡Todo lo que hay que saber sobre la apnea del sueño!

¿Qué es la apnea del sueño (fisiopatología, manifestaciones clínicas, epidemiología)?

La apnea del sueño, también conocida como Síndrome de la Apnea del Sueño Obstructiva (o SAOS o SAHOS), es un trastorno ventilatorio que se manifiesta por interrupciones repetidas y descontroladas (apneas) de la respiración durante el sueño.

Este fenómeno de obstrucción de las vías respiratorias se debe más a menudo a la relajación de los músculos de la faringe y la lengua durante el sueño. La apnea se produce cuando las vías respiratorias están completamente obstruidas y la hipopnea se produce cuando se reduce el paso del aire a través de las vías respiratorias (obstrucción parcial). Las vibraciones producidas durante el paso "reducido" del aire (en la base de la lengua y el velo del paladar) están en el origen de los ronquidos nocturnos fuertemente asociados a este síndrome.

editor_meta_bo_img_e9f3c4c61e4be619fb5485281f4b9e8d.jpg

Fuente: Clínica Beltrán, Madrid

Durante un episodio de apnea, el cuerpo se ve privado de oxígeno (hipoxia), lo que desencadena un mecanismo reflejo que permite que las vías respiratorias se vuelvan a abrir. Esto induce microdespertares inconscientes en el paciente. Estos episodios duran de 10 a 30 segundos y ocurren hasta 5 veces de media por hora de sueño (hasta 100 veces por noche). Debido a la frecuencia de estos episodios apneicos es difícil, si no imposible, tener un sueño "tranquilo". Por eso las personas con apnea del sueño suelen ser propensas a la somnolencia diurna y a la fatiga crónica. Algunos pacientes experimentan problemas de memoria o problemas de concentración, dolores de cabeza, disminución del estado de alerta (estas personas son con mayor frecuencia víctimas de accidentes de trabajo o de tráfico), irritabilidad o incluso una caída de la libido.

La mayoría de estos síntomas son reversibles gracias al tratamiento de la apnea, que se supone que reduce la fragmentación del sueño.

Este síndrome afecta a alrededor del 4% de la población, pero su incidencia aumenta linealmente con la edad.

La edad, y por lo tanto el envejecimiento (acompañado de la rigidez de las vías respiratorias) es el principal factor de riesgo de la apnea del sueño. Sin embargo, estas cifras deben interpretarse con cautela debido a la existencia de casos asintomáticos en algunas personas (posible subestimación).

Cabe señalar que este síndrome es más bien masculino: es dos veces más frecuente en los hombres que en las mujeres.

Por otro lado, el segundo factor de riesgo de esta enfermedad es la obesidad. El exceso de grasa en la zona del cuello en personas con sobrepeso u obesas las expone a más riesgos debido a la disminución del diámetro de los conductos respiratorios. Sin embargo, no todas las personas obesas tienen apnea del sueño. Puede haber una predisposición genética y anatómica (por ejemplo, un pequeño espacio detrás de la lengua, un tamaño y una morfología particular de la mandíbula) que hace que una persona sea más susceptible a la apnea del sueño.

editor_meta_bo_img_be53dba8353e77a97ade521463aa8a3b.png

Fuente: American Journal of Epidemiology

¿Cómo se diagnostica la apnea del sueño? ¿Cómo saber si tengo apnea del sueño?

Realmente hablamos de apnea del sueño cuando tenemos una interrupción de la respiración de más de 10 segundos más de 5 veces por hora de sueño.

Hay muchos cuestionarios que llevan a sospechar que existe apnea del sueño, pero cabe señalar que sólo se recomiendan y reconocen las "pruebas del sueño" para el diagnóstico de la SAOS.

En efecto, se debe realizar una polisomnografía para analizar el sueño, a menudo en un centro médico especializado. Es un examen completo, de referencia, que registra toda la actividad que emana del cuerpo durante el sueño: capta las señales eléctricas, analiza el ritmo de estas señales para describir las diferentes fases del sueño.

Requiere una serie de pruebas como un electroencefalograma (registra la actividad cerebral), un electromiograma (registra la actividad muscular), un electrooculograma (refleja los movimientos oculares), un electrocardiograma (registra la actividad cardíaca).

Además, puede solicitarse una poligrafía de ventilación nocturna, que consiste en registrar la respiración (durante al menos seis horas de sueño), la mayoría de las veces a domicilio, con la ayuda de :

  • un sensor nasal, que mide los cambios de presión en las vías respiratorias superiores, 
  • de cinturones abdominales y torácicos que siguen los patrones de respiración, 
  • un sensor de sonido para analizar los ronquidos,
  • una pulsoximetría, que consiste en colocar un oxímetro en la punta del dedo para medir la oxigenación de la sangre.

Para determinar la gravedad de la enfermedad, se mide el número de apnea/hipopnea por hora de sueño: se llama índice de apnea/hipopnea (IAH).

editor_meta_bo_img_0b75046d2578e959aa3eb0dcce301859.png

Fuente: Unidad Docente de Medicina Familiar y Comunitaria de Fuerteventura

¿Cuáles son los riesgos en la salud? ¿Cuáles son las complicaciones de este síndrome?

El síndrome de la apnea del sueño no es directamente mortal, sino que expone a los pacientes a complicaciones cardiovasculares y cerebrovasculares (hipertensión arterial, trastornos del ritmo cardíaco, arteriosclerosis, isquemia cardíaca, insuficiencia cardíaca), o incluso a la diabetes tipo 2 o a un síndrome metabólico (obesidad abdominal asociada a trastornos metabólicos). Este tipo de condición aumenta el riesgo cardiovascular general del paciente, es decir, el riesgo de que ese individuo sucumba a una patología cardíaca en un período de 10 años. 

Los episodios de apnea (o hipopnea) que privan temporalmente (o reducen) al cuerpo de un suministro normal de oxígeno tienen consecuencias deletéreas. Varias veces por hora de sueño, para superar estos episodios de hipoxia (falta de oxígeno), el organismo establece reflejos estimulando excesivamente el sistema nervioso simpático (que controla la frecuencia cardíaca, la fuerza de contracción del miocardio o el músculo cardíaco) que liberará factores que influyen en los parámetros metabólicos y cardíacos (como el cortisol liberado en caso de estrés o las catecolaminas como la adrenalina). Mecánicamente, en un estado de hipoxia, el cuerpo lo compensará aumentando el trabajo del corazón y la presión arterial, se dice que "si no hay más oxígeno es porque el corazón no bombea suficiente sangre (portador de oxígeno a los órganos)". Además, la mayor exposición de las células de las paredes vasculares al estrés oxidativo y la inflamación promueve y acelera el fenómeno de la aterosclerosis (el depósito de grasa en las paredes de los vasos sanguíneos) que conduce a la mayoría de las enfermedades coronarias.

¿Cómo curar la apnea del sueño (higiene de vida, tratamientos y consejos...)?

En primer lugar, la atención se centra en las medidas higiénico-dietéticas: se recomiendan los horarios regulares de sueño, dejar de fumar, evitar el alcohol o los somníferos (incluidas las drogas y los ansiolíticos) para promover el sueño natural y el control de peso (dieta equilibrada).

Se han destacado trucos para aumentar la comodidad por la noche, incluyendo evitar la posición dorsal que promueve los ronquidos. Dormir de lado reduciría el número de episodios obstructivos por noche.

Los aparatos dentales llamados ortesis de avance mandibular están indicados en casos de apnea leve a moderada (IAH entre 15 y 30) sin síntomas graves: consiste en empujar la mandíbula inferior hacia adelante (aumentando el espacio entre la base de la lengua y la faringe) y mantener la lengua en una posición anterior, lo que facilita el paso del aire. Estos son dispositivos hechos a medida para ser usados todas las noches. A veces se utilizan en caso de fallo o intolerancia de la ventilación con presión positiva continua de las vías respiratorias.

La ventilación nocturna está indicada en casos de apnea grave (IAH >30) o apnea moderada si los síntomas son graves (enfermedad cardiovascular subyacente). Utiliza dispositivos de presión positiva continua en las vías respiratorias (conocidos como APPC): esto implica enviar aire (ligeramente sobrepresurizado) a través de una mascarilla facial a las vías respiratorias para mantenerlas abiertas durante el sueño. Este tipo de instalación es restrictiva pero ofrece muy buenos resultados. Hay diferentes tipos de máscaras (fosas nasales, que cubren la nariz y/o la boca), dispositivos y accesorios para ayudar a los pacientes a encontrar el modelo más cómodo.

Cabe señalar que los dos tratamientos tienen una eficacia comparable. De hecho, a pesar de los resultados más obvios para el APPC, los pacientes que usan un aparato dental por la noche tienden a mantenerlo puesto durante más tiempo, por lo que la eficacia general es relativamente similar.

Como último recurso, y si otros tratamientos de la apnea del sueño fallan, se puede utilizar la cirugía. Sin embargo, esta opción está reservada a los pacientes con anormalidades anatómicas de las esferas ORL y maxilofacial.

La apnea del sueño expone a los pacientes a importantes riesgos cardiovasculares, de ahí el reto de diagnosticar esta patología crónica. 

Los objetos conectados parecen ayudar al usuario a tomar conciencia de la importancia de la higiene de sueño y de su salud.

Podemos mencionar los relojes conectados Fitbit, el Apple Watch, el reloj Polar Sleep + que generan datos de las actividades físicas y del sueño o el reloj francés "Withings Scanwatch", una verdadera herramienta de control médico (habiendo recibido la validación médica de la CE) porque es capaz de registrar un ECG (electrocardiograma). 

Aunque no son un sustituto de un verdadero diagnóstico médico de la apnea del sueño, se espera que estos tipos de dispositivos conectados ayuden a los usuarios a estar atentos a los primeros signos de la enfermedad.


¿Te ha sido útil este artículo?

¡Comparte tus sentimientos e interrogaciones con la comunidad en los comentarios más abajo!

¡Cuidate!

avatar Doriany Samair

Autor: Doriany Samair, Asistente de Marketing Digital

En el equipo de Marketing Digital, Doriany está a cargo de escribir fichas de enfermedad así como artículos científicos. También se encarga de la moderación y animación de la comunidad en el foro de Carenity Francia,... >> Saber más

Comentarios

También te gustará

Ver el testimonio
Trastornos del sueño: ¡lo que piensan los miembros de Carenity!

Trastornos del sueño: ¡lo que piensan los miembros de Carenity!

Leer el artículo
Covid-19: ¿Cuáles son los efectos secundarios relacionados con el uso de la mascarilla?

Covid-19: ¿Cuáles son los efectos secundarios relacionados con el uso de la mascarilla?

Leer el artículo

Ficha descriptiva de la enfermedad