«
»

Top

Los pacientes con asma deben evitar las temperaturas extremas

2 ago. 2016 • 1 comentario

Los pacientes con asma deben evitar las temperaturas extremas
La Sociedad Madrileña de Neumología y Cirugía Torácica (Neumomadrid) ha elaborado una serie de medidas para que las personas con enfermedades respiratorias -como asma o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)- tengan en cuenta durante estos meses de verano.
 
Evitar las temperaturas extremas, "ya que pueden ocasionar catarros, infecciones virales, irritación de las vías aéreas, etcétera"; utilizar ropa holgada y transpirable "que no acumule el sudor en la piel" y hacer ejercicio en las horas de menos calor, son algunos de los consejos más importantes. Además, para la Sociedad es "imprescindible" tomar agua abundante "para que las flemas sean más fáciles de eliminar".
 
Desde Neumomadrid han querido recordar que, si en casa se tiene aire acondicionado, hay que regular la temperatura a 25 grados para evitar problemas respiratorios, así como evitar los centros comerciales o los restaurantes a muy baja temperatura, por el "cambio brusco que supone salir a la calle", y buscar ambientes húmedos (o usar humidificadores, si fuera necesario).

Diario Médico

Comentarios

el 16/10/16

Humidificador... o deshumifificador..

depende de donde vivamos. Lo ideal es 50-60% de humedad ... 25C... condiciones de laboratorio ..protegerse en la calle y centros comerciales es otra historia... en la calle podrían utilizarse en casos de frío extremo máscaras de protección 

También te gustará

Diabetes: entender la dieta de bajo índice glucémico

Diabetes: entender la dieta de bajo índice glucémico

Leer el artículo
Seguridad informática, mejoras del sitio web... Conoce a Jérémy, responsable técnico

Seguridad informática, mejoras del sitio web... Conoce a Jérémy, responsable técnico

Leer el artículo
¿Qué enfermedades y medicamentos son incompatibles con la aspirina?

¿Qué enfermedades y medicamentos son incompatibles con la aspirina?

Leer el artículo
Los tratamientos del cáncer: bioterapia e inmunoterapia

Adamantinoma
Astrocitoma
Cáncer colorrectal
Cáncer de amígdalas
Cáncer de ano
Cáncer de boca
Cáncer de cuello uterino
Cáncer de esófago
Cáncer de estómago
Cáncer de garganta
Cáncer de glándula parótida
Cáncer de hígado
Cáncer de huesos
Cáncer de la pleura
Cáncer de la vesícula biliar
Cáncer de laringe
Cáncer de lengua
Cáncer de mama
Cáncer de nasofaringe
Cáncer de ovario
Cáncer de paladar
Cáncer de páncreas
Cáncer de piel
Cáncer de próstata
Cáncer de pulmón
Cáncer de riñón
Cáncer de testículo
Cáncer de timo
Cáncer de tiroides
Cáncer de vagina
Cáncer de vejiga
Cáncer endometrial
Cáncer vulvar
Carcinoma basocelular
Carcinoma de células de Merkel
Carcinoma de células escamosas de la cabeza y cuello
Carcinoma primario peritoneal
Condrosarcoma mixoide extraesquelético
Cordoma
Coriocarcinoma
Dermatofibrosarcoma protuberante
Feocromocitoma
Glioblastoma
Gliomas
Leucemia linfoide aguda
Leucemia linfoide crónica
Leucemia mieloide aguda
Leucemia mieloide crónica
Linfoma de Hodgkin
Linfoma no Hodgkin
Macroglobulinemia de Waldenstrom
Mesotelioma
Mielofibrosis
Mieloma múltiple
Nefroblastoma
Neoplasia endocrina múltiple
Neuroblastoma
Retinoblastoma
Sarcoma de Ewing
Sarcoma de Kaposi
Síndrome de Sezary
Síndromes mielodisplásicos
Tumor cerebral
Tumor del estroma gastrointestinal
Tumor maligno de las trompas de Falopio
Tumor neuroendocrino
Tumor neuroendocrino enteropancreático
Tumor rabdoide

Los tratamientos del cáncer: bioterapia e inmunoterapia

Leer el artículo