«
»

Top

¡Te explicamos todo sobre el tratamiento del VIH, la PrEP y la carga viral!

Publicado el 19 jul. 2021 • Por Aurélien De Biagi

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) destruye las defensas inmunitarias de los pacientes afectados. Así, en la fase final del desarrollo de la enfermedad, el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), los pacientes son víctimas de infecciones oportunistas (patógenos que se aprovechan del sistema inmunitario debilitado). En 2017, casi 37 millones de personas en todo el mundo vivían con el VIH y 940.000 murieron a causa de él. Hoy en día, los tratamientos curativos y profilácticos permiten a los pacientes llevar una vida casi normal, pero no destruyen completamente el virus. A la espera de que se descubra un viricida eficaz contra el VIH, en este artículo presentamos los diferentes tratamientos para este virus.  

¡Buena lectura!

¡Te explicamos todo sobre el tratamiento del VIH, la PrEP y la carga viral!

¿Qué es el VIH? 

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) es un retrovirus, un virus cuyo material genético está formado por ARN. Infecta a los linfocitos, células inmunitarias, portadoras del receptor CD4+ (una proteína de superficie presente en ciertos tipos de linfocitos). La etapa final del VIH es el Síndrome de la Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA).  

Cuando un paciente se infecta con el VIH, el virus se inserta en las células con el marcador CD4+, creando depósitos en estas células. Una vez dentro, el virus, a través de diversos mecanismos, transcribirá su ARN en ADN e integrará su genoma en el genoma celular. Toda la maquinaria celular se desviará así hacia la producción de nuevos virus. Estos virus serán liberados fuera de la célula para infectar a otros. 

Si quieres saber más sobre esta enfermedad, lee nuestro artículo sobre el VIH

¿Qué es la carga viral? 

La carga viral es el número de copias del virus que se encuentran en un mililitro de sangre. Se mide a lo largo de todo el seguimiento del paciente y, en particular, tras la introducción de un nuevo tratamiento. Se utiliza para medir la eficacia del tratamiento.  

Lo ideal es que esté por debajo de 50 copias/mililitro de sangre, y entonces se dice que es "indetectable". Cualquier tratamiento debe permitir obtener una carga viral indetectable en los 6 meses siguientes a su introducción para que se considere eficaz. 

Por el contrario, una carga viral de más de 100.000 copias/mililitro es preocupante y requiere tratamiento independientemente del recuento de linfocitos (otro marcador de la gravedad de la infección por el VIH). 

Además, se ha demostrado que los seropositivos con una carga viral indetectable no son infecciosos. Así, el diagnóstico y el tratamiento sistemáticos de los pacientes permiten prevenir nuevas infecciones.  

¿Cuáles son los tratamientos del VIH? 

Los tratamientos del VIH son antivirales. Tienen dos objetivos: mantener una carga viral indetectable (menos de 50 copias/mL) y un nivel suficiente de linfocitos CD4+ para tener una inmunidad óptima (500/mm3 de sangre). Sin embargo, no erradican el virus y, por tanto, no curan la enfermedad.

Los tratamientos contra el VIH se utilizan siempre en multiterapia (una combinación de 3 o 4 medicamentos antivirales). El uso simultáneo de varias moléculas ayuda a prevenir el desarrollo de resistencias. En efecto, se ha demostrado que cuando se utilizan 3 o 4 antivirales, el virus no puede desarrollar resistencia contra ellos. Esto garantiza que la eficacia de los tratamientos se mantenga en el tiempo. 

Los antivirales utilizados contra el VIH son de diferentes clases, a saber : 

Los inhibidores nucleósidos y los de la transcriptasa inversa análogos a los nucleósidos (ITIN): la zidovudina, la estavudina y la didanosina ya no se utilizan ampliamente en España debido a sus efectos secundarios. Moléculas como el tenofovir, la lamivudina, el abacavir y la emtricitabina las han sustituido porque tienen menos efectos secundarios. Estos fármacos inhiben una enzima viral: la transcriptasa inversa. La transcriptasa inversa es esencial para la transcripción inversa del genoma viral (de ARN a ADN), que luego se integra en el genoma celular. 

Los inhibidores de la transcriptasa inversa no análogos de los nucleósidos (ITINN) incluyen las siguientes moléculas: efavirenz, nevirapina, doravirina y etravirina. Estos fármacos actúan directamente sobre la transcriptasa inversa y la inhiben de forma no competitiva, a diferencia de los ITIN, que actúan de forma competitiva. 

Los inhibidores de la proteasa (IP) que incluyen: atazanavir, darunavir, lopinavir y ritonavir (utilizados como antivirales o en dosis bajas como refuerzo). Estos fármacos actúan sobre la proteasa, inhibiendo su acción y evitando así que se produzca el ciclo de replicación viral. 

Los inhibidores de la integrasa, de los que el raltegravir y el dolutegravir son los representantes. Estas moléculas inhiben la integrasa, una enzima viral responsable de la integración del ADN viral (recién transcrito del ARN por la transcriptasa inversa) en el genoma celular. 

Los inhibidores de fusión, de los cuales la enfuvirtida es el único representante. Este fármaco impide que el virus entre en las células.  

El antagonista del receptor CCR5, maraviroc, inhibe la entrada de los virus en las células. Sin embargo, sólo es eficaz contra los virus con tropismo CCR5 (identificados mediante análisis de sangre). 

Así, el tratamiento del VIH combinará varios fármacos de estas clases. La combinación más habitual es la siguiente: dos inhibidores nucleósidos y los de la transcriptasa inversa análogos a los nucleósidos (ITIN) y un inhibidor de la transcriptasa inversa no análogo de los nucleósidos (ITIN) o un inhibidor de la proteasa reforzado con ritonavir. El ritonavir actúa como potenciador del inhibidor de la proteasa, lo que significa que mantiene una concentración efectiva en la sangre durante más tiempo, lo que hace que se necesiten menos dosis.  

¿Qué es la PrEP ? 

La PrEP o profilaxis prexposición es un tratamiento del VIH disponible en España para las personas con alto riesgo de infección y que se suma a otras medidas de prevención: preservativo masculino o femenino para toda penetración y contacto orogenital. Las personas consideradas de alto riesgo de contaminación son:

  • Personas consideradas, caso por caso, de alto riesgo de infección por el VIH por vía sexual; 
  • Hombres que tienen relaciones sexuales homosexuales; 
  • Personas transgénero que tienen relaciones sexuales con personas transgénero que han tenido sexo anal sin protección con diferentes parejas; 
  • Personas que han tenido una infección de transmisión sexual durante el año; 
  • Personas que han recibido tratamiento postexposición durante el año; 
  • Personas que consumen drogas durante las relaciones sexuales. 

Este tratamiento preventivo, que sólo está disponible bajo prescripción inicial por los médicos o servicios especializados, después del diagnóstico y cribado del VIH y de la hepatitis, consiste en la administración concomitante de tenofovir y emtricitabina, dos ITIN utilizados también en el tratamiento curativo del VIH. Además, para que se prescriba, debe confirmarse previamente la ausencia de infección por el virus.

Por último, en esta indicación, la PrEP está cubierta al 100% por la seguridad social. 

¿Te ha sido de ayuda este artículo? 

¡Haz clic en " Me gusta" o comparte tu opinión e interrogantes con la comunidad más abajo en los comentarios! 

¡Cuidate!


Comentarios

También te gustará

¡Segundo caso mundial de remisión en un paciente con VIH!

VIH/SIDA

¡Segundo caso mundial de remisión en un paciente con VIH!

Leer el artículo
VIH: la justicia de la UE allana el camino para los genéricos del Truvada

VIH/SIDA

VIH: la justicia de la UE allana el camino para los genéricos del Truvada

Leer el artículo
Ver el testimonio
¿Hacia un gran avance en la lucha contra el VIH?

VIH/SIDA

¿Hacia un gran avance en la lucha contra el VIH?

Leer el artículo

Ficha descriptiva de la enfermedad