«
»

Top

Mantener una dieta sana cuando se padece esteatosis hepática no alcohólica (EHNA)

Publicado el 2 ene. 2023 • Por Rahul Roy

La esteatosis hepática no alcohólica (EHNA) es una enfermedad que provoca daños e inflamación del hígado. Aunque el desarrollo de la EHNA no está vinculado al consumo de alcohol, los factores de riesgo relacionados con el estilo de vida, como las elecciones dietéticas y la actividad física, pueden ayudar a controlar los síntomas.  

¿Quién corre el riesgo de desarrollar EHNA? ¿Cómo pueden ayudar los alimentos a controlar los síntomas de la EHNA?  

¡Descúbrelo en este artículo!

Mantener una dieta sana cuando se padece esteatosis hepática no alcohólica (EHNA)

La EHNA es una enfermedad hepática en la que la acumulación excesiva de grasa en el hígado provoca inflamación y cicatrices. Esto puede impedir que el hígado realice sus funciones primarias y vitales, como producir bilis, almacenar vitaminas, glucógeno o minerales, y metabolizar grasas, proteínas e hidratos de carbono.

Cuando el metabolismo del hígado no funciona como es debido, puede producirse un almacenamiento excesivo de grasa en las células, lo que a veces puede llevar a la inflamación e incluso a la pérdida de tejido hepático funcional. 

¿Quiénes corren el riesgo de desarrollar una esteatosis hepática (EHNA)? 

Es difícil determinar la razón exacta del desarrollo de la EHNA, ya que la grasa se acumula en el hígado en algunas personas y en otras no. Los investigadores aún no conocen del todo las razones por las que algunos hígados grasos desarrollan inflamación y cicatrices y otros no.

En general, los principales factores de riesgo de EHNA parecen ser: 

La mayoría de estos factores de riesgo pueden evitarse mediante elecciones de estilo de vida, por lo que el ajuste de la dieta y la actividad física suelen ser las primeras recomendaciones que se hacen a los pacientes con EHNA.

¿Cuáles son los signos y las fases de la esteatosis hepática no alcohólica (EHNA)? 

La EHNA es una enfermedad progresiva que mejora o empeora con el tiempo, dependiendo del estilo de vida de la persona afectada. Si no se trata durante mucho tiempo, puede ser bastante peligrosa. La gravedad de la enfermedad se define en términos de estadios.

Estadio 1: El hígado funcionará normalmente en este estadio, pero la acumulación de grasa habrá superado el 5%, lo que se denomina esteatosis, que puede provocar una inflamación de bajo grado y una posible reducción de la eficacia de las funciones hepáticas. En esta fase, la EHNA aún se considera leve y a menudo puede revertirse en cierta medida mediante cambios en el estilo de vida. 

Estadio 2: Además de los efectos negativos del estadio 1, empiezan a aparecer cicatrices o fibrosis. La cicatrización se refiere a una cantidad anormalmente alta de tejido cicatricial en el hígado, que se debe a que el hígado intenta repararse a sí mismo. El hígado se deteriora hacia la insuficiencia y se encuentra en un estado de gravedad moderada. 

Estadio 3: El hígado alcanza su condición más deteriorada, es decir, la cirrosis. Es el estadio más grave de todos y requiere un trasplante de hígado en la mayoría de los casos. 

Dado que la EHNA es una enfermedad que no presenta síntomas fácilmente visibles y que las personas que la padecen suelen sentirse bien, el diagnóstico puede ser muy complicado. La naturaleza progresiva de la enfermedad significa que las personas no suelen experimentar síntomas hasta que el daño hepático ha empeorado.

Sin embargo, he aquí algunas señales que pueden alertarte: 

  • Dolor o molestias cerca del abdomen,
  • Fatiga o cansancio,
  • Un vientre hinchado,
  • Moratones y sangrado fácil,
  • Vasos sanguíneos visibles y dilatados bajo la superficie de la piel,
  • Cambios de comportamiento y dificultad para hablar,
  • Coloración amarillenta de la piel y los ojos (ictericia). 


Los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a controlar mejor la salud del hígado, y los alimentos ingeridos desempeñan un papel importante en este sentido. 

¿Qué alimentos pueden ayudar al hígado? 

Las verduras

El consumo regular de verduras proporciona al organismo abundantes fuentes de nutrientes y vitaminas. Se recomienda que los adultos coman entre 2 y 4 tazas de verduras al día. Las verduras de hoja verde, en particular, pueden ayudar a mantener bajo el almacenamiento de grasa en el hígado. 

La fruta

La fruta es una excelente fuente de vitaminas y nutrientes y puede ser un postre apropiado. Como algunas frutas contienen altos niveles de sacarosa y fructosa que pueden contribuir al almacenamiento de grasa en el hígado, es mejor elegir frutas con bajo contenido en azúcar como las bayas, los cítricos, el kiwi o la sandía. 

Los cereales integrales

Los cereales integrales proporcionan un buen aporte de proteínas y fibra que pueden mantener el estómago lleno durante más tiempo. Cereales como la quinoa, la cebada, el arroz integral y el farro son cereales integrales ricos en fibra.

Los frutos secos

Los frutos secos no sólo son una excelente fuente de proteínas, sino que se ha sugerido que una dieta rica en frutos secos reduce la inflamación debido a su contenido en omega-3. Los frutos secos también pueden ayudar a reducir la resistencia a la insulina y mejorar la salud intestinal. Son una excelente opción que puede ayudar a reducir la grasa del hígado, según un estudio de 2021.

La avena

La avena es rica en fibra y se ha sugerido que reduce el colesterol, los triglicéridos y el azúcar en sangre, que suelen ser más elevados en los pacientes con EHNA. La avena también puede ayudar a reforzar nuestro sistema inmunitario, ¡lo que siempre es una ventaja! 

El pescado y la carne magra

Los pescados grasos tienen un alto contenido en ácidos grasos omega-3, que ayudan a reducir la grasa del hígado y a disminuir los triglicéridos.

Además de ser excelentes fuentes de proteínas, el pescado graso (salmón, sardinas, atún, etc.) y las carnes magras (pollo, pavo, etc.) también pueden ayudar a reducir la inflamación.  

Las legumbres

Las legumbres, como los garbanzos, las lentejas y la soja, contienen almidones que mejoran la salud intestinal y ayudan a reducir el azúcar en sangre e incluso los triglicéridos en algunas personas. Además de ser densas en nutrientes, las legumbres han demostrado ser muy prometedoras para reducir la acumulación de grasa visceral en el hígado. 

¿Qué alimentos evitar para mantener la buena salud del hígado? 

El alcohol

El consumo de alcohol, incluso en pequeñas cantidades, puede provocar una mayor progresión de la enfermedad y también retrasar la regresión de la EHNA. El hígado intenta descomponer el alcohol consumido, creando sustancias más nocivas que el alcohol, y el consumo regular puede acelerar el desarrollo de cirrosis hepática. 

El azúcar añadido

Los alimentos ricos en azúcar son una fuente importante de calorías. Los productos alimenticios como helados, caramelos, chocolates, donuts, etc. contienen fructosa que debe ser degradada por el hígado. La fructosa tiene que ser descompuesta por el hígado, lo que puede empeorar la carga hepática que ya padecen los pacientes con EHNA. Los alimentos ricos en azúcar también pueden contribuir a la acumulación de grasa en el hígado y a aumentar la resistencia a la insulina. 

Los alimentos grasos, fritos y ricos en sal

Los alimentos grasos y fritos, como las alitas de pollo, las patatas fritas o los churros, contienen una cantidad considerable de grasas saturadas que pueden aumentar el contenido de grasa del hígado y contribuir al riesgo de desarrollar enfermedades cardiacas. Dado que los alimentos ricos en grasas saturadas también aumentan significativamente la ingesta calórica, deberían representar menos del 10% de la ingesta energética total en adultos, según las recomendaciones dietéticas mundiales. 

La carne roja

La ternera, el cerdo y la charcutería tienen un alto contenido en grasas saturadas y son más difíciles de descomponer en el organismo, a diferencia del pescado y las carnes magras. Una dieta rica en grasas saturadas puede aumentar el riesgo de acumulación de grasa en el hígado y la resistencia a la insulina. 

Los productos a basa de harina blanca

Los carbohidratos procesados como el pan blanco, la pasta y el arroz blanco consumidos en grandes cantidades pueden contribuir a aumentar la tensión arterial. Como suelen contener cantidades bajas de fibra, puede ser útil sustituirlos por productos integrales (por ejemplo, pasta y arroz integrales, pan integral, etc.) para el tratamiento de la EHNA. 

Las bebidas procesadas

El azúcar de estos productos es difícil de descomponer por el hígado. El alto contenido en fructosa de los refrescos y gaseosas puede interferir en el funcionamiento óptimo del hígado, sobre todo si se consumen regularmente y en grandes cantidades.


Además de una dieta equilibrada, el tratamiento de la EHNA debe incluir ejercicio físico y un estilo de vida activo. En general, comer alimentos sanos y hacer ejercicio son complementarios.

Habla con tu médico sobre qué dieta es la mejor para ti y qué actividades físicas puedes realizar para mejorar la salud de tu hígado. ¡También es importante dormir bien!


¿Este artículo te ha gustado?

¡Haz clic en me gusta y comparte tu opinión y tus interrogantes con la comunidad más abajo en los comentarios!

¡Cuidate!
2
avatar Rahul Roy

Autor: Rahul Roy, Redactor de Salud

Rahul es creador de contenido en Carenity, especializado en la redacción de textos sobre salud. Rahul está cursando un máster en gestión en la EDHEC Business School. En su tiempo libre, le gusta jugar al fútbol y... >> Saber más

¿Quién hizo la revisión?: Laury Sellem, Doctora en Nutrición

Laury es doctora en Ciencias de la Nutrición (Universidad de Reading, Reino Unido) y tiene un máster en Nutrición y Salud Humana (AgroParisTech, Francia). Ha dirigido proyectos de investigación clínica y... >> Saber más

Comentarios

También te gustará

EHNA, o enfermedad de hígado graso: entender el tratamiento

Enfermedad del hígado graso no alcohólico y EHNA

EHNA, o enfermedad de hígado graso: entender el tratamiento

Leer el artículo
Combatir el hígado graso, una enfermedad que avanza en los países occidentales

Enfermedad del hígado graso no alcohólico y EHNA

Combatir el hígado graso, una enfermedad que avanza en los países occidentales

Leer el artículo
Comer mejor cuando se tiene una hepatitis

Enfermedad del hígado graso no alcohólico y EHNA

Comer mejor cuando se tiene una hepatitis

Leer el artículo
Ácido graso para tratar pacientes con inflamación crónica del hígado

Enfermedad del hígado graso no alcohólico y EHNA

Ácido graso para tratar pacientes con inflamación crónica del hígado

Leer el artículo

Discusiones más comentadas

Ficha descriptiva de la enfermedad