«
»

Top

Salud mental: "Hay que rodearse de un equipo de profesionales benevolentes"

Publicado el 13 abr. 2022 • Por Candice Salomé

Camille tiene trastorno bipolar y un TOC. Cuando era adolescente, buscó por primera vez ayuda para la depresión, pero los tratamientos que le dieron no eran eficaces. Su psiquiatra sospechó entonces de un trastorno bipolar. Desde entonces, y gracias a tratamientos eficaces, ha podido recuperarse. Ahora está en "remisión" y ya no toma ninguna medicación. 

Para desestigmatizar las enfermedades mentales, ha abierto una página de Instagram en la que comparte consejos y testimonios de otros miembros. Ella comparte su historia con Carenity. 

¡Descubre ahora su historia! 

Salud mental:

Hola Camille, has accedido a testificar para Carenity y te lo agradecemos. 

Para comenzar, ¿podrías contarnos algo más sobre ti? 

Me llamo Camille, tengo 28 años y sufro de trastorno bipolar tipo 2 y TOC (trastorno obsesivo compulsivo) desde hace casi diez años. También soy la creadora de la página de Instagram It will be fine

Soy diplomada en psicología y me apasiona todo lo relacionado con la salud mental.

Hace diez años tuviste una depresión. ¿Podrías hablarnos de las primeras manifestaciones de la enfermedad? ¿Después de cuánto tiempo recibiste un diagnóstico? ¿Cuál fue la atención recibida?  

Hace diez años pedí cita con un psiquiatra al azar en la guía telefónica. Me sentía diferente desde el principio de mi adolescencia, podía sentir que algo andaba mal, pero no sabía qué. Estaba deprimida, sola, muy ansiosa y este estado de ánimo afectaba a mi comportamiento y, por tanto, tenía consecuencias en el trabajo y en la vida social. Desde la primera cita con este psiquiatra, me recetó antidepresivos. No creo recordar el haber programado una nueva cita con él. Eran las vacaciones de verano y empezaba la universidad, por lo que me mudaba a otra ciudad, así que empecé un seguimiento con otro psiquiatra. También tenía mucha ansiedad y sufría ataques de pánico

¿Qué impacto ha tenido la depresión en tu vida privada y profesional? ¿Sabes por qué se produjo la depresión? 

Era el inicio de mis estudios de psicología, el comienzo de mi vida adulta y la enfermedad mental tuvo un grandes consecuencias. No podía levantarme por la mañana para ir a clase (dormía hasta 15 horas al día), me costaba concentrarme y memorizar cosas. Socialmente, no era fácil para la gente que me rodeaba: era impulsiva, estaba deprimida, malhumorada e incapaz de gestionar mis emociones. Estaba constantemente abrumada por la ira, por la tristeza, por el miedo.  

No sé por qué empezó la depresión. Es una enfermedad de origen complejo y múltiple. 

¿Cómo evolucionó la enfermedad a lo largo de los años? ¿Cuáles fueron tus tratamientos? ¿Estabas satisfecha con ellos? 

Así que primero me trataron por depresión. Pero nos dimos cuenta de que el tratamiento no era suficiente. La depresión no explicaba todo mi comportamiento, el alcance de mi sufrimiento. No estaba bien. 

El trastorno bipolar de tipo 2 se caracteriza por la alternancia de fases hipomaníacas y depresivas. En mi caso, las fases hipomaníacas son raras y cortas. Eso es lo que hace que sean difíciles de detectar. Hasta que un día tuve una fase hipomaníaca más intensa y significativa y surgió la cuestión del trastorno bipolar.  

Acababa de ver esta patología en la universidad y mi psiquiatra me habló de ella al mismo tiempo. Además de los antidepresivos, me recetaron varios timorreguladores (hasta que encontré el que me permitió estabilizarme). Así se confirmó el diagnóstico: cuando el tratamiento hizo efecto.  

Este tratamiento, y el apoyo indefectiblemente benévolo de mi psiquiatra, me permitieron poner en orden mi vida, calmar mis emociones y gestionar mejor mi impulsividad y los altibajos de la enfermedad. 

Unos años después, te diagnosticaron bipolaridad. ¿Fue inicialmente un error de diagnóstico? ¿O el trastorno bipolar apareció más tarde? ¿O es que tienes las dos condiciones desde el principio? 

No lo sé. No sé si tuve depresión y luego apareció el trastorno bipolar o si la depresión era en realidad una fase depresiva del trastorno bipolar. Probablemente nunca lo sabré, ¡pero lo vivo bien!

¿Cómo se ha manifestado el trastorno bipolar en tu vida? ¿Qué impacto ha tenido la enfermedad en tu vida diaria? 

Como he dicho anteriormente, las fases depresivas están más presentes en mi caso. Durante estas fases, estoy deprimida, apagada, cansada y tengo pensamientos oscuros. Sonreír, fingir que todo está bien, lidiar con las cosas cotidianas, ver a los amigos, etc. Todo esto requiere mucha energía.  

Durante las fases hipomaníacas, tengo un exceso de energía, me vuelvo muy impulsiva, agitada y mis pensamientos y mi ritmo de habla van a 1000 por hora. 

También hay fases mixtas (mezcla de las dos fases con varios síntomas mezclados) y fases sin síntomas

Hoy, tras varios años de experiencia, las fases son menos numerosas y menos intensas. No son agradables, ni fáciles, pero no afectan a mi funcionamiento, ni a mi vida profesional o social. 

A partir de este segundo diagnóstico, ¿cómo te las arreglaste? ¿Quedaste satisfecha? ¿Cuáles fueron tus tratamientos? 

Así que me trataron con antidepresivos y timorreguladores. Mi psiquiatra me puso en contacto con varios psicólogos en el momento del diagnóstico, pero creo que no estaba preparada en ese momento. Por fin empecé una TCC (terapia cognitivo-conductual) hace dos años, y era el momento adecuado, estaba más estable y era más madura.  

Hace cuatro años te declararon "en remisión", ¿qué significa eso? ¿Cómo te sientes a día de hoy? 

Después de varios años de tratamiento, mi psiquiatra y yo decidimos reducir y luego suspender los tratamientos. Quería ser capaz de prescindir de ellos. No quería depender de la medicación. Y sentía que, a pesar de todos los beneficios de la medicación, también era menos creativa, estaba más "somnolienta".  

La remisión (y no sé si este término está muy extendido entre los profesionales de la salud mental en relación con el trastorno bipolar) es, por tanto, la capacidad de gestionar el trastorno sin tratamiento y sin que repercuta en los diferentes aspectos de la vida del paciente

Por lo que a mí respecta, la enfermedad sigue ahí, forma parte de mí, pero ya no me controla. Puedo sentir la llegada de las fases (especialmente porque las fases depresivas tienden a ser estacionales), mis familiares están informados y atentos, y sé qué hacer para sentirme mejor. 

Has decidido lanzar tu cuenta de Instagram "It Will Be Fine". ¿Por qué has tomado esta decisión? ¿Qué mensajes te gustaría transmitir a tus seguidores? 

Lo más difícil de mi diagnóstico fue mantener la esperanza y lidiar con la soledad.  

Como seguro que haría cualquiera en esta situación, busqué en Internet. Quería encontrar testimonios, encontrar gente a la que le fuera bien, descubrir soluciones innovadoras... Pero lo único que encontraba era gente en la misma situación que yo, perdida, que no sabía si debía seguir creyendo. En aquel momento pensé que nunca me pondría bien, que estaba condenada a sufrir la enfermedad. Afortunadamente, soy bastante testaruda: dime que no puedo hacer algo y puedes estar seguro de que sólo pensaré en conseguir ese objetivo. 

¡Y eso es lo que hice!

A continuación, lancé It will be fine, donde comparto testimonios positivos y optimistas (no sólo sobre el trastorno bipolar) para tratar de dar esperanza a las personas que están sufriendo. También me pareció importante vulgarizar al máximo algunos conceptos clave de la psicología, porque también es a través de la psicoeducación como mejoramos.  

Finalmente, en los últimos años, parece que se está corriendo la voz sobre las enfermedades mentales. Por eso es importante continuar la labor de desestigmatización. Muchas cuentas en Instagram están se han involucrado, y yo intento aportar mi granito de arena

¿Qué temas tratas? ¿Qué reacciones recibes de tus seguidores? ¿Qué aporta a tu vida cotidiana? 

Hablo de la enfermedad mental en general, no sólo del trastorno bipolar o del TOC. Los comentarios que he recibido son positivos: es una comunidad extremadamente benevolente y atenta. Cuando comparto una historia, los comentarios son siempre sin prejuicios y llenos de apoyo.  

En el día a día, me ayuda a no olvidar mis clases de psicología. Más en serio, a menudo me anima, sobre todo en las fases depresivas. 

¿Cuáles son tus planes para el futuro? 

Si estos son mis planes en relación con la página: no lo sé. No pensé que la página pudiera evolucionar tanto y que fuera útil para otros. Me alegra mucho ver que ha podido animar a algunas personas. Para continuar, iré paso a paso.

¿Qué opinas de los foros de salud como Carenity? ¿Crees que estos foros pueden cambiar la forma de tratar las enfermedades crónicas? 

Utilicé Carenity cuando me diagnosticaron hace unos años, sobre todo para los tratamientos. Solía ir a mi psiquiatra y decirle que los comentarios sobre tal o cual tratamiento en Carenity eran excelentes. El foro también me hizo sentir menos sola. Creo que es importante crear comunidades positivas y solidarias: eso es lo que mantiene viva la esperanza.

Por último, ¿qué consejo darías a los miembros de Carenity que, como tú, están afectados por la depresión y el trastorno bipolar? 

En primer lugar, deben seguir bien su tratamiento. Si los efectos secundarios son demasiado fuertes o si la medicación no funciona, no hay que dudar en hablar con su psiquiatra para cambiarla o adaptarla. La psicoeducación también es esencial: conocer su enfermedad, ser capaz de reconocer los síntomas, etc. 

Para el trastorno bipolar, las rutinas y los hábitos también me han ayudado mucho.  

Por último, hay otro elemento que entra en juego, que es rodearse de un equipo de profesionales benevolentes que quieren trabajar con el paciente. Pero esto no siempre es fácil de encontrar. Soy consciente de que tuve suerte en este sentido y que mi diagnóstico fue bastante rápido en comparación con las cifras habituales.  

¿Una última palabra?  

Sé que a veces es difícil tener esperanza, que la vocecita de la enfermedad mental suele hablar más alto que la voz del optimismo. Pero aunque sea un camino difícil y largo, la remisión o incluso la recuperación (según el trastorno) es posible. En cualquier caso, ¡eso es lo que os deseo! 


¡Muchas gracias a Camille por haber accedido a compartir su historia en Carenity!

¿Este testimonio te ha sido útil?  
 
¡Haz clic en "Me gusta" y comparte tu opinión y tus interrogantes con la comunidad más abajo en los comentarios!   
 
¡Cudate!   


7
avatar Candice Salomé

Autor: Candice Salomé, Redactora de Salud

Candice es creadora de contenidos en Carenity y se especializa en la redacción de artículos de salud. Le interesan especialmente los campos de la psicología, el bienestar y el deporte. 

Candice tiene un máster... >> Saber más

1 comentario


Aliceniceworld • Miembro Embajador
el 29/4/22

Hola de nuevo.

Bueno yo tambien dí mi testimonio y de cómo he podido "normalizar" mi vida-

Comparto contigo esos momentos de ira tristeza y miedo a la vez, pues precisamente ahora estoy pasando una mala etapa que creo es eufórica pero acompañada con picos de tristeza. Si bien como dices he aprendido a conocerme, a veces se me olvida todas las herramientas que tengo a mi alcance.

Por ello he decidido que debo parar de sabotearme e ir a mi medico para que me facilite pautas farmacológicas o tal vez confirmar que estoy haciendo lo adecuado.

Como puntos positivos de tu testimonio resalto que para los que padecemos de bipolaridad es muy importante mantener las rutinas de alimentacion, sueño, evitar el stress lo maximo posible y tener personas de confianza a las que acudir. Porque al menos en mi caso a veces me descuido y luego soy incapaz de gestionar mis emociones. Se me va todo al garete y hago de cualquier cosa un problema mayor de lo que pueda ser.

Y tambien me gusta lo que me has dicho sobre fingir que todo esta bien, porque no sé qué tipo de arte tenemos que a los ojos de todos somos optimistas, resolutivos y alegres pero cuando en mi caso vuelvo a la soledad de mi casa llega la oscuridad.

Gracias por tu testimonio me ha gustado mucho saber que has conseguido autorregularte y conocerte, porque creo que ya yo tambien estoy en ese camino. Si bien la menopausia ha hecho que las cosas cambien creo que ha sido a mejor, porque cuando veo que empiezo a no dormir y sentir la euforia ya sé que debo o cuidarme estrictamente o medicarme y ya si con eso no sirve, pues acudir a mi medico.

Un saludo

También te gustará

Ver el testimonio
Ver el testimonio
Seguir adelante a pesar del TAG y aprender a controlar la enfermedad

Ansiedad crónica - Estrés
Depresión
Trastorno de ansiedad generalizada

Seguir adelante a pesar del TAG y aprender a controlar la enfermedad

Ver el testimonio

Discusiones más comentadas

Fichas descriptivas de las enfermedades