Alimentación especial Cáncer

https://www.carenity.es/static/themes-v3/default/images/es/header/cancer.jpg

Pacientes Cáncer

1 respuesta

25 visualizaciones

Temática de la discusión


• Animadora de la comunidad
Publicado el

Un cáncer es una proliferación descontrolada de células anormales dentro de uno o más tejidos del cuerpo y que causa su destrucción. El papel de la dieta en el desarrollo del cáncer es complejo. Hoy se sabe que algunos alimentos contra el cáncer pueden proteger al cuerpo del cáncer y otros favorecen la aparición de células precancerosas. La dieta especial contra el cáncer tiene como objetivo incorporar todos los nutrientes que pueden ayudar al cuerpo a limitar el crecimiento de las células cancerosas.

dieta

Los puntos esenciales de la dieta especial contra el cáncer:

  • - Limitar los alimentos con alto contenido de azúcar y grasas saturadas
  • - Consumir más fibra dietética
  • - Tener una dieta rica en frutas y verduras
  • - Evitar el exceso de carnes rojas y embutidos
  • - Reducir el consumo de alcohol

Beneficios de la dieta rica en alimentos contra el cáncer

La dieta especial contra el cáncer tiene muchos beneficios, permite:

  • - Alcanzar y mantener un peso saludable
  • - Prevenir la aparición de cáncer y prevenir la recurrencia
  • - Armar el cuerpo para defenderse mejor contra el cáncer
  • - Soportar mejor los tratamientos administrados (quimioterapia, radioterapia, etc.)
  • - Compensar los gastos de la organización relacionados con la lucha contra la enfermedad

Bajo ninguna circunstancia deben las siguientes recomendaciones reemplazar los tratamientos médicos contra el cáncer. La comida es una arma más contra el cáncer, no es la única arma contra esta enfermedad.

El papel de la dieta en el desarrollo del cáncer es complejo. Algunos alimentos están llenos de moléculas anticancerosas cuyo consumo diario limitaría el crecimiento de las células precancerosas. Parece claro que ningún alimento o suplemento solo podría proteger contra el cáncer. En cambio, debemos confiar en una amplia variedad de moléculas anticancerígenas, consumidas en grandes cantidades y constantemente. También es necesario limitar los alimentos procarcinógenos o aquellos que crean un ambiente propicio para la formación del cáncer. Por lo tanto, la prevención del cáncer es posible en cierta medida. En 2007, el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer (WCRF) publicó un informe con 10 recomendaciones para prevenir el cáncer. Este informe proviene del estudio más grande que se haya realizado sobre el vínculo entre el estilo de vida y el cáncer. Durante 5 años, se evaluaron 500,000 estudios, al igual que los factores de riesgo para 17 tipos de cáncer. Las recomendaciones provienen de 21 eminentes expertos que colaboraron con 234 oncólogos.

La importancia de lograr un peso saludable para prevenir el cáncer

La primera recomendación es alcanzar un peso saludable para prevenir el cáncer. Sin embargo, qué desafío ser delgado en una sociedad de sobreabundancia de alimentos. Existe una fuerte evidencia de que el exceso de grasa aumenta significativamente el riesgo de los siguientes cánceres: esófago, páncreas, riñón, endometrio, mama (en mujeres posmenopáusicas) y cáncer colorrectal. El sobrepeso y la obesidad también aumentan el riesgo de cáncer de vesícula biliar. Las mujeres que desean tener hijos deben tener un peso saludable antes de quedar embarazadas y evitar ganar o perder demasiado peso durante el embarazo.

¿Cómo aumenta el exceso de grasa el riesgo de cáncer?

Los adipocitos (células grasas), especialmente alrededor de la cintura, contribuyen a la producción de hormonas del crecimiento que, en grandes cantidades, aumentan el riesgo de cáncer. Los adipocitos también pueden liberar hormonas, como el estrógeno, que también aumentan el riesgo de ciertos cánceres, incluido el cáncer de mama. Tener un peso saludable, pero aún más importante, tener una cintura saludable puede reducir el riesgo de cáncer. 

Tumores, cáncer de mama y dieta: recomendaciones dietéticas

Las recomendaciones para prevenir el cáncer incluyen la actividad física y la lactancia. También hay muchos consejos específicos de alimentos. Las siguientes recomendaciones dietéticas se aplican tanto a las personas que quieren prevenir el cáncer como a las que tienen o desean evitar la recurrencia. A continuación, te mostramos cómo aplicarlos diariamente.

Alimentos contra el cáncer

Los alimentos contra el cáncer son aquellos que tienen un efecto positivo en el desarrollo de las células cancerosas. En general, este efecto positivo está relacionado con su contenido interesante de moléculas protectoras para el cuerpo. Por ejemplo, las frutas y verduras, cereales integrales y legumbres deben consumirse en cantidades significativas. Otros alimentos como la cúrcuma, el té o el cacao también tienen su lugar para luchar contra el cáncer o prevenirlo.

Frutas y verduras

Se recomienda consumir al menos 5 porciones (150 g mínimo) de varias verduras y frutas al día. Las frutas y verduras contienen grandes cantidades de fitoquímicos, incluidos varios antioxidantes. El vínculo entre el consumo de frutas y verduras y la prevención del cáncer está bien establecido: reduce el riesgo de cáncer de pulmón, oral, faringe, esófago, estómago, mama, colon y recto. En un programa de alimentación para la prevención del cáncer, es esencial centrarse en las frutas y verduras. Las verduras con almidón (patata, batata, maíz, plátano) no deben incluirse en las 5 porciones de frutas y verduras, pero no deben evitarse.

Una porción de frutas y verduras equivale a:

  • - 1 plato de ensalada
  • - 1 tomate
  • - 1/2 pepino
  • - 250 g de vegetales verdes cocidos
  • - 1 compota de manzana
  • - 1 vaso de zumo 100% puro hecho en casa
  • - 1 manzana, naranja o pera
  • - 200 g de fresas
  • - 10 cerezas
  • - 2 clementinas, 2 kiwis, etc.

De todas las frutas y verduras que se encuentran en el mercado, algunas tienen mejores propiedades anticancerígenas que otras y merecen tener un lugar especial en nuestros menús diarios. Estas son bayas, cítricos, crucíferas, aliáceas y tomate.

Frutos rojos: los arándanos, las frambuesas, las moras y las fresas son los mejores antioxidantes que se pueden encontrar porque contienen una u otra de las tres moléculas anticancerígenas (ácido elágico, antocianidinas y proantocianidinas). Ten en cuenta que los arándanos contienen muchas menos moléculas contra el cáncer que las frutas enteras. Las cerezas, las manzanas, las ciruelas y las uvas rojas también tienen un gran poder antioxidante.

Cítricos: naranja, pomelo, limón y mandarina también pueden ayudar a prevenir cánceres, especialmente aquellos que afectan al sistema digestivo: boca, laringe, faringe, esófago y estómago. Reconocidos por su riqueza en vitamina C, los cítricos contienen varios otros compuestos químicos beneficiosos. En una naranja, hay casi 200 diferentes, ¡y es mucho más sabrosa que una tableta de vitamina C! Los ingredientes activos de los cítricos son polifenoles y terpenos. El consumo de cítricos, sin importar su forma, es una excelente forma de agregar alimentos contra el cáncer a tu dieta.

Cruciferos (repollo y coles): durante varios años, las plantas crucíferas han sido reconocidas como alimentos que pueden prevenir cánceres, especialmente los del colon, el recto, la vejiga, los senos, los pulmones, el estómago y la próstata. Esta familia de plantas incluye col verde, col lombarda, brócoli, coles de Bruselas, repollo chino, col rizada, repollo savoy, chucrut y nabo. El efecto protector de las crucíferas viene, entre otros, del alto contenido de glucosinolatos y la capacidad de éstos para liberar 2 clases de compuestos con una fuerte actividad contra el cáncer: indoles y isothiocynates, de acuerdo con el libro Los alimentos contra el cáncer de Richard Béliveau y Denis Gingras. Para aprovechar al máximo las propiedades anticancerígenas de las verduras crucíferas, se deben respetar tres condiciones: consumirlas crudas o ligeramente cocidas, no cocinarlas en agua y masticarlas bien. De todas las crucíferas, el brócoli se lleva la palma porque es la mejor fuente de sulforafano, el isotiocianato más potente. El suforafano tiene el poder de alentar al cuerpo a deshacerse de sustancias tóxicas que pueden inducir cáncer. Incluso podría matar las células cancerosas, según Richard Béliveau y Denis Gingras, investigadores del Hospital Sainte-Justine en Montreal.

Ajo, cebolla, puerro (aliáceos): las verduras de la familia de los aliáceos podrían prevenir el cáncer del estómago y la próstata. Su poder contra el cáncer proviene de los compuestos de azufre que contienen (alicina, tiosulfinato, tiosulfonatos, monosulfuros, disulfuros y trisulfuros). Estas moléculas son responsables de su aroma y su sabor característico. Es mejor consumir ajo fresco en lugar de suplementos de ajo, ya que el contenido de alicina de estos no está asegurado. Además, el ajo fresco aporta mucho sabor a los platos.

Tomate: las propiedades anticancerígenas del tomate provienen del licopeno que contiene. El licopeno es parte de la gran familia de carotenoides, la clase de antioxidantes que les da a las frutas y verduras sus colores característicos: naranja, amarillo y rojo. Las salsas de tomate y pasta de tomate son las fuentes más concentradas de licopeno, ya que los tomates para cocinar aumentan la biodisponibilidad del licopeno, mientras que la materia grasa mejora su absorción. Una salsa de tomate hecha con aceite de oliva, por ejemplo, es una gran manera de aumentar tu consumo de licopeno, lo que no significa que tengas que dejar de comer tomates crudos. Una alta ingesta de licopeno sería particularmente importante para prevenir el cáncer de próstata.

Leguminosas y cereales completos

Los cereales integrales y las leguminosas contienen fibra dietética y tienen una baja densidad energética. Por lo tanto, satisfacen más, lo que ayuda a mantener un peso saludable. El Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer recomienda comer 25 gramos de fibra dietética al día para prevenir el cáncer. Al comer cereales completos o leguminosas en cada comida, además de 5 porciones de frutas y verduras, es relativamente simple alcanzar los 25 gramos de fibra por día. Los alimentos refinados con almidón como el pan blanco no contienen fibra y deben ser limitados.

Aquí hay una tabla de feculentos a limitar y de feculentos completos a privilegiar.

Feculentos refinados
A LIMITAR

Feculentos completos
A PRIVILEGIAR

  • - Productos a base de harina blanca: baguette, pan de molde, pan de sándwich, hamburguesa o hot dog, croissant, pita, bagel, etc.
  • - Bizcochos y crutones hechos de harina blanca
  • - Pasta blanca (espagueti, macarrones, lasaña, etc.)
  • - Cuscús
  • - Arroz blanco instantáneo o precocinado
  • - Risotto
  • - Fideos de arroz
  • - Gnocchi
  • - Cereales de desayuno clásicos azucarados
  • - Cereales para el desayuno ricos en fibra (que contienen 3 g de fibra por porción y menos de 5 g de azúcar)
  • - Avena
  • - Cereales integrales (bulgur, arroz integral, arroz salvaje, quinoa, cebada, alforfón o mijo)
  • - Pasta integral, kamut, espelta, alforfón o multigrano
  • - Galletas multigrano, de centeno o de trigo integral
  • - Pasteles y galletas caseras
  • - Bolleria y panes hechos de harina de trigo integral o harina multi-grano

Del mismo modo, no dudes en poner leguminosas en el menú. Son muy ricas en fibra y proteína y tienen un índice glucémico bajo. Por lo tanto, las legumbres reemplazan muy ventajosamente la carne y son muy económicas. Una cantidad de 200 g de legumbres cocidas corresponde a una porción de carne (100 g).

Cúrcuma y pimienta

La cúrcuma, que no debe confundirse con el curry del cual es un solo componente, proviene de la molienda del rizoma seco de la planta Curcuma longa, que pertenece a la familia del jengibre. La cúrcuma es uno de los componentes de la medicina ayurvédica tradicional en India. Los investigadores creen que podría jugar un papel importante en la brecha impresionante entre el número de ciertos cánceres en India en comparación con los países occidentales. La curcumina, el ingrediente activo de la cúrcuma, tiene varias propiedades, incluidas propiedades antitrombóticas, hipocolesterolémicas y antioxidantes, así como una muy alta potencia contra el cáncer. La biodisponibilidad de la curcumina es baja, pero aumenta mucho por la presencia de pimienta.

Té y cacao

El té verde es mucho más que solo una bebida caliente: es una verdadera cura. Muchos investigadores hoy en día reconocen sus propiedades anticancerígenas.

El té negro y el té verde provienen de la planta Camelia sinensis. Es solo su tratamiento posterior a la cosecha los diferencia. El té negro ha sido fermentado, lo que oxida las moléculas anticancerígenas de la planta y en gran medida destruye su poder protector. Esta es la razón por la cual los tés verdes tienen más virtudes que los tés negros.

El té contiene catequinas, compuestos químicos de la familia de polifenoles que son antioxidantes. Las catequinas tendrían más particularmente la capacidad de bloquear la angiogénesis, es decir, la formación de nuevos vasos sanguíneos alrededor del tumor canceroso. Como estos nuevos vasos aportan oxígeno y alimento para el crecimiento del tumor, impedir su formación es evitar que el tumor crezca. Por lo tanto, el consumo de té verde es un modo de protección contra el desarrollo del cáncer. El contenido de catequina del té varía según el lugar de cultivo, la variedad de la planta, la temporada de cosecha y el proceso de transformación. En otras palabras, no todos los tés verdes contienen la misma cantidad de catequinas. Sin embargo, se sabe que los tés verdes japoneses generalmente contienen más que los tés chinos. Siempre es mejor comprar té a granel para verificar la calidad del producto (presencia o no de tallos o pajillas).

Con respecto al cacao, investigaciones recientes muestran que, gracias a los flavonoides que contiene, el cacao es uno de los alimentos con las mayores propiedades antioxidantes, más que el té y el vino. Para disfrutarlo, elige chocolate negro con 70% de cacao. No solo es menos dulce que el chocolate con leche, sino que contiene 3 veces más flavonoides. A pesar de sus propiedades anticancerígenas, el chocolate no debe consumirse en grandes cantidades porque es muy calórico. ¡Una tableta de 100 g contiene 600 calorías!

Dieta semi-vegetariana

Dado que todos los alimentos contra el cáncer se encuentran en el reino vegetal, la adopción de una dieta semi-vegetariana hace que sea más fácil priorizar los alimentos que protegen contra el cáncer. Además, detener o reducir el consumo de carne reduce al mismo tiempo el consumo de grasas malas como las grasas saturadas. La dieta semi-vegetariana se asemeja a la dieta mediterránea. Evitamos o consumimos muy poca carne y carne fría y consumimos pescado, mariscos, aves, legumbres, tofu, nueces y cereales. Frutas, verduras y productos integrales son el centro de esta dieta. Como grasa, recomendamos aceites vegetales de buena calidad, incluyendo aceite de oliva y de colza.

Otros alimentos aconsejados 
  • - Proteínas magras
  • - Omega-3
  • - Cocina casera y de temporada
  • - Buena hidratación
  • - Actividad física

Alimentación no recomendada en caso de cáncer

A diferencia de los alimentos contra el cáncer, algunos alimentos pueden promover la formación de células precancerosas y, por lo tanto, se consideran factores de riesgo a tener en cuenta. Este es el caso del azúcar, las grasas malas, la sal, el alcohol o los embutidos. En prevención, durante el tratamiento o para prevenir la recurrencia, se recomienda limitar su consumo tanto como sea posible.

Productos dulces y grasos

Los estudios demuestran que las bebidas azucaradas pueden hacer que aumente de peso porque, como no sacian, a menudo se bebe demasiado. El aumento de peso como se mencionó anteriormente es un factor de riesgo importante para el cáncer. Las bebidas azucaradas incluyen refrescos y zumos de frutas. Para rehidratar, lo mejor es beber agua o tomar café o té sin azúcar (menos de 4 tazas al día para café y té). Para zumos de frutas naturales, es mejor no exceder de 1 vaso por día.

Del mismo modo, consumir demasiada grasa aumenta el riesgo de cáncer de pulmón, cáncer de colon, rectal, próstata y endometrial. El exceso de grasa cambia el equilibrio de la flora intestinal, lo que puede convertir los ácidos biliares en sustancias químicas cancerígenas. El exceso de grasa también influye en la síntesis hormonal. Las grasas saturadas y trans y el exceso de ácidos grasos omega-6 son los más propensos a aumentar el riesgo de cáncer. Los lípidos no deberían representar más del 30% de las calorías totales. 

Alimentos de alta densidad energética

La densidad energética es la cantidad de calorías por gramo de comida (cal / g). La baja densidad de energía significa más comida para el mismo número de calorías. Los factores que influyen en la densidad de energía son el contenido de un alimento en agua, fibra dietética y grasa. La presencia de agua y fibra disminuye la densidad de energía, mientras que la cantidad de grasa y azúcar la aumenta. Sin embargo, es la cantidad de agua en un alimento lo que determina su densidad de energía. Centrarse en alimentos con baja densidad de energía puede ayudar a disminuir el aumento de peso e incluso a perder peso, y así reducir el riesgo de cáncer relacionado con el sobrepeso (incluido el cáncer de mama en mujeres menopáusicas y el cáncer colorrectal).

Clasificaciones de algunos alimentos según su densidad energética:

Categorías Densidad energética Alimentos

Muy baja densidad energética

A privilegiar

0 a 0.6 Frutas y verduras, leche desnatada, sopa a base de caldo, yogur sin grasa o azúcar, vinagreta sin grasa, vinagre.

Baja densidad de energía

A privilegiar

0.6 a 1.5 Frutas y verduras con almidón (plátano, patata, maíz, nabo, batata), cereales integrales, cereales integrales para el desayuno, legumbres, platos bajos en grasa preparados con muchas verduras, yogur de frutas sin grasa, tofu, atún, camarones, pavo, jamón extra-magro, aceitunas, aguacate, bebida de soja.

Densidad energética media

Consumir con moderación

1.5 a 4 Carne, aves de corral, huevo, queso, vinagreta, pan, pan de molde, helado, pasteles.

Alta densidad energética

A limitar

4 a 9 Croissants, bollos, patatas fritas, pizza, barras de cereal, crema de cacahuete, tocino, chocolate, galletas, nueces, mantequilla, aceite, margarina.

Ejemplos extraídos del libro The Volumetrics Eating Plan.

Ten cuidado, el aceite, las vinagretas, las margarinas no hidrogenadas y las nueces tienen una alta densidad de energía, pero son buenas fuentes de grasa. Así que no los elimines, solo consumelos con moderación.

Carnes rojas y embutidos

El Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer recomienda no consumir más de 500 g de carne roja por semana y evitar los embutidos. Las carnes rojas incluyen carne de ternera, cerdo, cordero y cabrito. Los embutidos incluyen carne ahumada, seca o salada, o con la adición de conservantes. Por ejemplo: jamón cocido, jamón serrano, panceta, salchichas secas, salchichón, carne de los Grisones, así como algunas salchichas.

Las carnes rojas y los embutidos están asociados con un mayor riesgo de cáncer colorrectal. Hay incluso más pruebas del vínculo entre los embutidos y el cáncer colorrectal. Los embutidos aumentan la cantidad de amoníaco y otros compuestos cancerígenos en el intestino grueso, lo que puede provocar cáncer de colon. Además, los nitritos utilizados como agentes de salmuera, salazón y conservantes en carnes procesadas y embutidos se modifican en el cuerpo. Se convierten en nitrosaminas, compuestos químicos cancerígenos.

Como fuente de proteínas, concéntrate en pollo, pavo, pescado, mariscos, tofu y leguminosas.

Cocción a alta temperatura

La cocción a alta temperatura provoca la aparición de productos tóxicos: hidrocarburos, benzopirenos y aminas heterocíclicas. Los hidrocarburos se encuentran en la parte calcinada y crujiente de la superficie de la carne. Los benzopirenos se forman cuando la grasa de la carne cae en la fuente del calor, el humo así causado ataca la carne y la contamina. Las aminas heterocíclicas se producen durante el dorado de la carne.

Para cocinar carne en la barbacoa, aquí hay algunos consejos para aplicar:

  • - Retira la grasa más evidente de las piezas de carne antes de cocinar. En el caso de las aves de corral, quita la piel.
  • - No cocines demasiado la carne y quita todas las partes carbonizadas antes de comer.
  • - Ajusta la rejilla para evitar que los alimentos se quemen. Algunas carnes pueden estar parcialmente cocidas de antemano para reducir el tiempo de barbacoa.
  • - Las salchichas se pueden hervir durante unos minutos, por ejemplo.
  • - Envuelve la comida en papel de aluminio o coloca una hoja de papel de aluminio directamente sobre las parrillas para limitar el goteo de grasa.
  • - Usa adobo o salsa, no mantequilla ni aceite.
  • - El cerdo, la ternera y el conejo se disfrutan mejor con una cocción lenta, a bajas temperaturas. Podemos consumir su carne rosada.
  • - Marinar la carne en ingredientes ácidos (limón, vinagre) y sin aceite reduce la producción de carcinógenos.

Alcohol

El umbral desde el cual el alcohol puede estar relacionado con el riesgo de cáncer aún es poco conocido. Por esta razón, se recomienda no exceder las siguientes dosis de alcohol:

  • - para mujeres: 1 consumo por día
  • - para hombres: 1 a 2 bebidas por día

El consumo excesivo de alcohol podría contribuir a los cánceres de la laringe, la boca, el esófago, la faringe, los senos y el hígado, además de causar daño hepático. De hecho, el alcohol causa deficiencias nutricionales, incluido el ácido fólico, una vitamina con propiedades antioxidantes. Además, el alcohol o sus metabolitos afectan a los niveles hormonales, incluida la leptina asociada con la obesidad.

Una porción de alcohol es igual a:

  • - 12.5 cl de vino
  • - 250 ml de cerveza
  • - 2.5 cl de alcohol fuerte

Sal

Los alimentos salados son probablemente una de las causas del cáncer de estómago. En exceso, la sal puede causar daño a la mucosa gástrica y causar la transformación de células sanas en células cancerosas.

Preservar los alimentos en sal (por ejemplo, salmón ahumado) puede provocar la formación de carcinógenos. Durante el ahumado, la combustión de la madera produce los llamados hidrocarburos aromáticos policíclicos, que se sospecha que contribuyen al desarrollo del cáncer de estómago. La mayor parte del sodio que comemos no proviene de la sal que agregamos a nuestros platos y recetas, sino de los alimentos preenvasados ​​y listos para el consumo. Los alimentos que se sirven en los restaurantes, especialmente los de comida rápida, generalmente contienen grandes cantidades de sodio. Además, debido a que la sal sirve como conservante y mejora el sabor de los alimentos, la industria alimentaria lo usa ampliamente. Los sándwiches, hamburguesas, sopas, pizzas, platos congelados y preparados, quesos, salsas, embutidos y galletas contienen grandes cantidades de sodio.

Complementos alimentarios

Los suplementos dietéticos no se recomiendan para la prevención del cáncer. Los estudios demuestran que cuando se toman en exceso, pueden ser protectores o inducir cánceres.

De hecho, si tomas una pastilla de 1000 mg de vitamina C, consumes 14 veces la dosis recomendada de vitamina C, además de que esta vitamina C (pastilla) está aislada de su entorno natural. Este no es el caso cuando comes una naranja, porque además de la vitamina C que contiene, la naranja aporta más de 200 antioxidantes que funcionan en estrecha sinergia con esta vitamina. Después de jugar su papel antioxidante, la vitamina C se volvería prooxidante y podría afectar al ADN. De hecho, cuando la vitamina C está acompañado por otros antioxidantes (como es el caso en una naranja), estos últimos reciclan los subproductos oxidados y los hacen inocuos. La vitamina C, tomada sola y en dosis altas, puede por lo tanto contribuir a la formación del cáncer en lugar de la prevención. Sin embargo, esta hipótesis aún no se ha demostrado en estudios en humanos.

Los suplementos de vitamina D son la excepción

Recientemente, los niveles bajos de vitamina D en la sangre se han asociado con un mayor riesgo de cáncer de colon, próstata y mama (3 de los 4 cánceres más comunes). Es fácil entender que esta asociación ha atraído rápidamente el interés de los investigadores en este campo de la salud. Por lo tanto, se recomienda tomar un suplemento de 1000 UI de vitamina D por día para adultos en otoño e invierno. Especialmente, porque obtener 1,000 UI de vitamina D por día en la dieta es muy difícil. En cualquier caso, busca el consejo de tu médico antes de tomar un suplemento de vitamina D.

Otros alimentos desaconsejados
  • - Queso en exceso
  • - Productos lácteos enteros
  • - Platos transformados y preparados
  • - Comida rápida
  • - Frituras y alimentos empanados
  • - Tabaco
  • - Estrés y exceso de trabajo
  • - Estilo de vida sedentario

Ideas de menú para integrar alimentos contra el cáncer

Los siguientes menús, desarrollados por SOSCuisine.com, satisfacen todas las recomendaciones anteriores. Aquí hay un ejemplo de un menú rico en alimentos contra el cáncer para una mujer y un hombre que desean prevenir el cáncer o prevenir una recurrencia.

Menú tipo de un día - Mujer - 1.800 kcal

Desayuno Desayuno Ginebra (naranja, pan integral, crema de cacahuete, yogur y fresas)
Tentempié Una taza de té verde
Comida Crema de tomate, una rebanada de biscotes, Pad Thai (fideos de arroz, tofu, camarones, huevo, frijoles germinados) y un vaso de leche desnatada 0%
Tentempié Zanahoria y apio
Cena Pollo con frutos secos, puré de brócoli con mantequilla de avellana, arroz integral al vapor y yogur
Tentempié Un cuadrado de chocolate negro

Menú tipo de un día - Hombre - 2.400 kcal

Desayuno Desayuno Ginebra (naranja, pan integral, crema de cacahuete, yogur y fresas)
Tentempié Verduras crudas y queso
Comida Sopa de brócoli, una rebanada de pan (integral), pollo con mantequilla de la India, arroz integral al vapor, naranja y un vaso de leche desnatada 0%
Tentempié Una taza de té verde
Cena Ensalada de lentejas y tomate con menta, rebanada de pan (trigo integral), espaguetis con salsa de tomate y crema de tofu a los frutos rojos
Tentempié Un cuadrado de chocolate negro

Para ir aún más lejos

Cáncer de mama, de endometrio, de la próstata y alimentación rica en soja: ¿qué recordar?

La soja es una leguminosa. A diferencia de otros miembros de su clase, contiene muchos fitoestrógenos. Durante mucho tiempo se ha creído que la soya puede reducir el riesgo de cánceres dependientes de hormonas, como el cáncer de mama, el cáncer de endometrio y el cáncer de próstata. Excepto que esta creencia proviene de estudios realizados en países donde se consume mucha soja (Japón, por ejemplo) y esta disminución del riesgo podría estar relacionada con otros factores. Hasta la fecha, no hay suficientes estudios para confirmar o refutar la hipótesis de que los fitoestrógenos actúan como estrógenos y contribuyen al desarrollo del cáncer de mama. En prevención, la integración de productos de soja (tofu, bebidas de soya, miso, soja tostada, tempeh) como parte de una dieta variada no está contraindicada.

Cuidado con los cereales o leguminosas mohosos

Cuando la comida se almacena demasiado tiempo a altas temperaturas, puede aparecer moho, produciendo aflatoxinas. Es probable que los cereales como el trigo, la cebada, el centeno, el maíz y la avena estén contaminados, así como las leguminosas, en particular los cacahuetes. Las aflatoxinas son reconocidas como una causa de cáncer de hígado. Son producidos por Aspergillus flavus y A. parasiticus. En los países industrializados, el uso de fungicidas reduce la presencia de aflatoxinas y las inspecciones pueden eliminar las existencias contaminadas. Por contra, a pesar de estas precauciones, todavía podemos terminar con alimentos contaminados. Por estas razones, asegurate siempre de que los cereales integrales y las leguminosas secas que compras sean frescos.

Fuente: Passeport Santé

Y tu, ¿sigues alguna dieta especial contra el cáncer?

Inicio de la discusión - 23/8/18

Alimentación especial Cáncer


Publicado el

Hola buenas tardes antes que nada gracias por aceptarme, Yo fui operada hace 22 días de cáncer de hígado por 2da vez la primera en el 2016 donde me extirparon 40% del hígado izquierdo pero en esta ocasión no fue posible resecar el tumor estoy haciendo una dieta bastante balanceada 

Discusiones más comentadas