/static/themes-v3/default/images/default/info/maladie/intro.jpg?1516194360

La prioridad fundamental en estos pacientes es lograr la deshabituación tabáquica, que puede acompañarse de un apoyo a la abstinencia. El abandono del tabaco ofrece beneficios en cualquiera de las fases de la enfermedad.

Existen medicamentos que permiten reducir los síntomas y mejorar la calidad de vida del paciente. En la fase inicial de la enfermedad, se prescriben broncodilatadores, que ayudan a dilatar los bronquios y a combatir la disnea. Estos medicamentos se administran en forma de aerosol. En el otro extremo, es decir, en las formas más graves de la enfermedad, es necesario suministrar oxígeno al paciente con insuficiencia respiratoria. Se habla entonces de oxigenoterapia o ventilación asistida.

Los principales tratamientos farmacológicos para la EPOC son:

- Los broncodilatadores para dilatar los bronquios y combatir la disnea;

- El tratamiento antibiótico en caso de sobreinfección bacteriana;

- La rehabilitación respiratoria.

La rehabilitación respiratoria permite reducir la disnea mediante la recuperación muscular. Esta rehabilitación es curativa en los pacientes graves y deberá iniciarse a modo anticipativo en los otros pacientes.

En algunos casos, la cinesioterapia respiratoria puede facilitar la expectoración y la ventilación. Esta terapia está más dirigida a los pacientes con una bronquitis crónica asociada que a los enfermos de EPOC y forma parte de la rehabilitación respiratoria.

TRATAR LA EPOC POR MÚLTIPLES MEDIOS

Existen dos posibles tratamientos quirúrgicos para esta enfermedad, que están indicados en situaciones muy específicas:

La cirugía del enfisema, una técnica desarrollada en la última década, está reservada a los pacientes con una forma específica de EPOC que implica la formación de grandes bullas en la parte superior de los pulmones, que causan distensión pulmonar. Lamentablemente, a menudo, la mejora de la EPOC es solo transitoria.

El trasplante pulmonar está reservado a los pacientes jóvenes con una enfermedad muy avanzada. Tan solo se registran una treintena de trasplantes de este tipo al año.

A pesar de los esfuerzos destinados a investigaciones para la reparación de los daños causados por el tabaco en el organismo, no existe actualmente ningún tratamiento milagroso. Se han desarrollado nuevos medicamentos que atenúan los efectos indeseables, pero no hay nuevas familias de fármacos que sean específicas para la EPOC.

Artículo elaborado bajo la supervisión del Profesor Gérard Huchon, Jefe del Servicio de Neumología del Hospital Hôtel-Dieu de París y Presidente del Comité Nacional de Lucha contra las Enfermedades Respiratorias (Comité National de Lutte contre les Maladies Respiratoires) de Francia. 

¿Te gustaría saber más sobre esta condición?

Únete a los 75 000 pacientes inscritos en la plataforma, infórmate sobre tu enfermedad
o la de tus allegados y comparte con la comunidad

Únete

Es gratuito y anónimo