«
»

Top

Testimonio fotográfico: el mercado laboral excluye a los enfermos crónicos

Publicado el 15 ene. 2019 • Actualizado el 20 feb. 2020 • Por Michael Chekroun

"He estado crónicamente enfermo desde hace 20 años. Desde entonces, he tenido que adaptarme a muchos cambios en mi vida"
Testimonio fotográfico: el mercado laboral excluye a los enfermos crónicos

 

El testimonio de Alain
El mercado laboral excluye a los enfermos crónicos

 

Imagen testimonio Alain

He estado crónicamente enfermo desde hace 20 años. Desde entonces, he tenido que adaptarme a muchos cambios en mi vida, como estudiar sin poder completar mis estudios o renunciar a introducirme en el mercado laboral como me hubiera gustado. Apenas unos años después del diagnóstico, tuve que renunciar a trabajar. Mi estado de salud ya no me permitía hacerlo. ¿Enfermo crónico? Sí.... pero no una enfermedad, ni dos, sino tres para las cuales la medicina no ofrece un tratamiento curativo y probado.

Las sensaciones físicas desagradables, la pérdida de sensaciones de bienestar son parte de mi vida diaria. Me tomó años darme cuenta y aceptarlo; pero sí, el dolor crónico es una carga que debo soportar en mi vida. Desafortunadamente, no es el único... Físicamente, la fatiga en el sentido amplio del término y los problemas de concentración me limitan mucho en mi vida diaria. Moralmente, los requerimientos de la sociedad, el juicio de los demás, las politicas de asistencia sanitaria y de la seguridad social también representan una carga sobre la que no tengo ningún control. No, no es suficiente pensar positivamente para mejorar las cosas y no, sólo porque me vea un poco mejor en un momento del día no significa que pueda considerar trabajar de nuevo con calma.

En nuestra sociedad, hay que ser eficiente, activo y estar en una buena posición para tener éxito en la vida. ¿Qué hacemos cuando no podemos cumplir con este requisito? Lo mejor que pude, y en varias ocasiones, intenté volver a una actividad profesional parcial adaptada a mis límites. Desafortunadamente, me enfrenté rápidamente a las limitaciones del sistema. Oficialmente, cualquier persona incapacitada puede reanudar una actividad parcial y adaptada; pero en realidad, las limitaciones son tales que muchas personas con enfermedades crónicas no pueden acceder. Mi médico me lo confirmó hace unos meses en una consulta.

Al mismo tiempo, nuestros representantes electos están reformando la seguridad social empujando a los pacientes a largo plazo a volver al trabajo, sin tener en cuenta los obstáculos que experimentan los más afectados. Ya he oído que los asesores médicos refieren a las personas a trabajos completamente inadecuados (empresas de trabajo "adaptado" en las que el trabajo consiste en repetir las mismas acciones como el envío de correo, paquetes...) a pesar de los niveles mucho más altos de formación y de habilidades. El problema debería reconsiderarse teniendo en cuenta también la realidad del mercado laboral: los empleadores contratan a trabajadores eficientes, dinámicos, flexibles y operativos desde el primer día. En mi experiencia, el síndrome NIMBY (Not In My BackYard) también se aplica al mercado laboral: a todo el mundo le gustaría volver a poner a trabajar a pacientes de larga duración con el pretexto de que se están aprovechando de la situación y defraudando.... siempre y cuando no vengan a mi empresa, especialmente si no pueden adaptarse como cualquier otro trabajador. Por supuesto, hay excepciones, por lo que lo que aquí escribo no será absoluto.

 

Este testimonio forma parte del proyecto de graduación de Gaëlle Regnier, estudiante de fotografía en la Escuela de Fotografía y Técnicas Visuales Agnès Varda en Bruselas. Ella eligió el dolor crónico como el tema de este reportaje fotográfico para destacar a los pacientes y su lucha.

 

Otros testimonios

Claire: Continuar trabajando con una artritis deformante
Delphine: Años de diagnóstico errante ante el síndrome de Ehlers-Danlos hipermóvil
María: El síndrome del intestino irritable impide vivir
Ornella: El síndrome de KISS, de madre a hijo
Virginia: Mantener la esperanza a pesar de los efectos secundarios de los tratamientos para la artritis reumatoide
Emmanuelle: Si el síndrome de Ehlers-Danlos pudiera hablar
Quentin: La colitis ulcerosa no me impedirá viajar
Natacha: Despertarse con la fibromialgia y con una artritis reumatoide no discapacitante

 

¡Muchas gracias a Alain por compartir su historia! No olvides comentar este testimonio para dar tu apoyo y compartir con otros miembros lo que es más difícil para ti a diario.

Carenity

avatar Michael Chekroun

Autor: Michael Chekroun, Presidente y Fundador

Michael es el fundador de Carenity, sociedad que fundó en 2011, con el objetivo de ofrecer a los pacientes y a sus familias una plataforma digital que facilite la conexión de las personas afectadas por una enfermedad... >> Saber más

16 comentarios


CHELOO
el 15/6/19

Hola , karima . Lo de caerse o sentirse inestable nos pasa a algunas , entre las que me incluyo . Todavía estoy recuperándome de dos caídas en la calle que me dejaron el tobillo deshecho . Y aún me sigue doliendo , además de que ya me doliAn por la fibro. Me caigo muchas veces en casa , y en la calle también , por eso recurro a un bastón cuando es necesario. Un abrazo y hasta pronto . Tu pregunta todo lo que quieras , que aquí estamos tod@s para aportar de nuestras experiencias.🙂✍✍

También te gustará

Fin de vida asistido: lo que los pacientes y sus familias realmente quieren

Fin de vida asistido: lo que los pacientes y sus familias realmente quieren

Leer el artículo
Ayudas financieras contra la pérdida total o parcial de ingresos

Ayudas financieras contra la pérdida total o parcial de ingresos

Leer el artículo
Conoce a Ophélie, nuestra responsable de protección de datos

Conoce a Ophélie, nuestra responsable de protección de datos

Leer el artículo
Vida profesional ¿qué derechos a la reinserción para los pacientes?

Vida profesional ¿qué derechos a la reinserción para los pacientes?

Leer el artículo